Relación trauma psicológico – dolor crónico

La investigación disponible indica que, si bien es posible que el trauma psicológico no cause directamente el dolor crónico, ciertamente hace que las personas sean más vulnerables a desarrollar dolor crónico.

Hay muchos estudios que relacionan el dolor crónico con el trauma emocional. El Instituto para el Dolor Crónico afirma que hasta el 90% de las mujeres con fibromialgia y hasta el 60% de los pacientes con artritis reportan trauma psicológico en algún momento de sus vidas.

Como punto de comparación, las personas con dolor crónico suelen tener al menos el doble de la tasa de trauma psicológico previo en comparación con la población general. El Departamento de Asuntos de Veteranos de los E.U. explica que entre el 15 % y el 35 % de los pacientes con dolor crónico también tienen trastorno de estrés postraumático (TEPT)

Exploremos por qué el trauma emocional está tan profundamente relacionado con el dolor crónico y qué podemos hacer al respecto.

Qué es un trauma

Antes de que podamos entender cómo el trauma está relacionado con el dolor crónico, debemos entender qué es el trauma. El trauma se puede definir como un evento, una serie de eventos o un conjunto de circunstancias experimentadas por un individuo como física o emocionalmente dañinas o potencialmente mortales con efectos adversos duraderos en el funcionamiento del individuo y sus funciones mentales, físicas, sociales, emocionales o espirituales.

Esencialmente, un evento traumático es uno que es potencialmente mortal y que abruma los mecanismos naturales de afrontamiento del cuerpo.

Cualquier persona en cualquier área del mundo, de cualquier género o edad puede experimentar un trauma. El trauma no discrimina. Los eventos traumáticos pueden incluir:

  • Un accidente o trauma médico
  • Abuso sexual o físico en la edad adulta
  • Abuso sexual, físico o negligencia en la niñez
  • Estar en una situación de combate
  • Un desastre natural

Como resultado del trauma, las personas pueden sufrir una variedad de afecciones de salud mental que incluyen ansiedad, depresión , trastorno de estrés postraumático (PTSD), trastorno de estrés postraumático complejo (CPSTD) y trastornos disociativos como el trastorno de identidad disociativo (DID: si el trauma fue repetido y en la primera infancia antes de los 6 años).

El vínculo entre la mente y el cuerpo

Sabemos que nuestra mente y cuerpo están conectados. Pueden influirse mutuamente de muchas maneras. También sabemos que el estrés y el dolor crean un ciclo, perpetuándose el uno al otro. Hay muchas maneras en que el estrés empeora el dolor, incluso provocando tensión en los músculos y aumentando la inflamación. El trauma y los problemas emocionales no resueltos causan estrés, por lo que contribuyen al ciclo del dolor y el estrés.

Esto significa que cuando experimentamos un trauma que nos afecta emocionalmente, también puede tener efectos físicos. Esto no hace que nuestro dolor crónico sea menos válido ni significa que ‘todo está en nuestra cabeza’, como suele dictar el estigma. Todo el dolor es creado por nuestro cerebro . El dolor crónico es tan válido como el dolor agudo o cualquier otra condición de salud física.

Síntomas de traumatismos que pueden influir en el dolor crónico

Los pacientes con antecedentes de trauma psicológico pueden experimentar una amplia gama de síntomas. Algunos de estos síntomas pueden estar relacionados con el dolor crónico y muchos pueden influir en los niveles de dolor.

Sistema nervioso demasiado activo

El trauma hace que el sistema nervioso se vuelva hiperreactivo, lo que significa que está atrapado en un estado de estrés y excitación persistente. Cuando observamos el dolor crónico, podemos ver que ocurre la misma hiperactividad.

El dolor crónico cambia nuestro cerebro y sistema nervioso. El sistema nervioso se vuelve demasiado sensible (al igual que con un trauma) y sobreprotector. Esto se llama sensibilización al dolor central.

La sensibilización central significa que tu sistema nervioso está atascado en alerta máxima. Al igual que un sistema de alarma defectuoso, envía mensajes de dolor en reacción a las amenazas percibidas, incluso cuando no existe una amenaza real. Por ejemplo, la alodinia es un síntoma de la fibromialgia. Significa que las cosas que no deberían causar dolor (como que te rasques una picazón) pueden causar un dolor extremo.

Entonces, tanto el dolor crónico como el trauma hacen que el sistema nervioso esté demasiado activo, lo que vincula fuertemente ambas experiencias. La investigación sobre este vínculo sugiere que los pacientes con antecedentes de trauma pueden estar más predispuestos a la sensibilización central.

Re-experimentando

Re-experimentar significa que los pacientes que han experimentado un trauma pueden ‘revivir’ aspectos de su trauma. Esto es involuntario y muy angustioso. Puede implicar volver a experimentar ciertos aspectos del trauma, incluidos los sentimientos físicos, las imágenes, los sonidos y los olores, o las emociones del trauma, como si realmente estuvieran sucediendo nuevamente. Esto puede venir en forma de flashbacks o pesadillas, entre otras experiencias.

Cuando las personas vuelven a experimentar su trauma, regresan a ese estado emocional elevado nuevamente. Sus cuerpos y mentes están activamente en ese modo de ‘lucha o huida’ mientras intentan enfrentar la amenaza percibida. Este regreso regular a una respuesta de estrés tan elevada puede causar y empeorar el dolor crónico.

Sueño perturbado

Los pacientes que han experimentado un trauma a menudo tienen dificultades para tener un sueño reparador. Esto a menudo se debe a la reexperimentación que discutimos. Aquellos con dolor crónico también tienden a luchar contra el insomnio y el sueño no reparador. La falta de sueño puede exacerbar los síntomas del dolor crónico y dificultar que los pacientes lo afronten de manera efectiva.

Entumecimiento emocional

A menudo, los pacientes que experimentan los efectos del trauma pueden comenzar a retraerse y evitar las conexiones o actividades sociales. Esto puede deberse a que quieren evitar cualquier cosa que pueda recordarles su trauma emocionalmente o evitar posibles desencadenantes (es decir, cosas que podrían causar un flashback o una respuesta emocional negativa grave). Esta falta de sentimiento se llama adormecimiento emocional.

Este retraimiento social también es común en pacientes con dolor crónico y puede resultar perjudicial para la salud tanto física como mental. Los seres humanos necesitan la interacción social para ser felices y mantenerse saludables. Interactuar con los demás nos ayuda a mantener nuestro estado de ánimo, mejorar el funcionamiento cognitivo y obtener el apoyo de los demás. Cuando falta esto, puede contribuir a la depresión, percepciones negativas de dolor e inactividad.

Hiperexcitación

Aquellos que han experimentado un trauma psicológico pueden sobresaltarse fácilmente y estar constantemente atentos a posibles amenazas (también conocido como hipervigilancia). Pueden estar muy ansiosos y les resulta difícil relajarse. Estos síntomas de hiperexcitación pueden causar músculos muy tensos que pueden ser dolorosos y contribuir al dolor crónico. Este estado de hiperexcitación también perpetúa el ciclo de estrés y dolor.

La hipervigilancia del dolor es un síntoma común del dolor crónico y puede hacer que la respuesta al dolor sea más profunda. Al estar hipervigilantes con respecto a nuestro dolor, estamos retroalimentando a nuestro cerebro para que continúe produciendo mensajes de dolor. Dado que aquellos que han experimentado un trauma ya están hipervigilantes, están más inclinados a volverse hipervigilantes sobre su dolor crónico.

Incapacidad para regular las emociones

Las mismas áreas del cerebro que regulan nuestras emociones, forman recuerdos y nos ayudan a centrar nuestra atención, también se utilizan para procesar y regular el dolor. Entonces, puede ver cómo el dolor crónico y las emociones pueden influirse directamente entre sí.

La incapacidad para regular las emociones (particularmente las emociones negativas) se ve comúnmente en aquellos que han experimentado un trauma. Estas dificultades pueden conducir a comportamientos de afrontamiento desadaptativos (inútiles) con la salud mental y la salud física.

Una gran cantidad de investigaciones han demostrado que los comportamientos de afrontamiento desadaptativos empeoran el dolor crónico y alimentan el ciclo del dolor crónico. Estos comportamientos de mala adaptación pueden llevar a que las condiciones de salud no se traten o que no se utilicen los comportamientos de autocontrol .

Depresion y ansiedad

La enfermedad mental es común como resultado de un trauma y como síntoma de dolor crónico. Es posible que los pacientes no practiquen el autocuidado o controlen su dolor de manera proactiva cuando se encuentran en un estado mental negativo. Este estudio sobre el vínculo entre el TEPT y el dolor crónico explica que “el modelo biopsicosocial postula que los síntomas depresivos pueden exacerbar o provocar un aumento del dolor y una función deteriorada”.

Este estudio en profundidad sobre la comorbilidad del TEPT y el dolor crónico afirma que la ansiedad es, de hecho, el factor más importante que vincula a los dos. La hiperexcitación que discutimos anteriormente y el mayor riesgo de ansiedad hacen que los pacientes con dolor crónico sean más propensos a desarrollar comportamientos catastróficos y de evitación del miedo, como concluyó este estudio.

El catastrofismo significa que es más probable que los pacientes piensen negativamente y se preocupen excesivamente por su dolor, lo que contribuye a niveles elevados de estrés. Evitar el miedo significa que los pacientes con dolor evitan la actividad por temor a empeorar sus síntomas de dolor.

La abstinencia de la actividad puede hacer que el cuerpo se desacondicione y pierda forma física. Esto hace que sea más doloroso cuando los pacientes intentan estar activos. Por ejemplo, si estás acostumbrado a caminar y has desarrollado un nivel de forma física, pero luego permaneces inactivo durante un largo período de tiempo, la próxima vez que intentes caminar, es probable que te sientas rígido y sin aliento. Lo mismo puede decirse de cualquier actividad en la vida. Si el cuerpo no se utiliza activamente, pierde forma física.

Conexiones neuronales dañadas por un trauma infantil

Cuando se experimenta un trauma psicológico en la niñez, tanto los efectos mentales como físicos pueden durar hasta la edad adulta. El estado prolongado de ‘lucha o huida’ puede ser muy perjudicial para el cuerpo y la mente en desarrollo de un niño. Cuando esta respuesta permanece altamente activada en un niño durante un período prolongado de tiempo sin la influencia calmante de un padre que lo apoye o una figura adulta, se produce estrés tóxico y puede dañar conexiones neuronales cruciales en el cerebro en desarrollo.

Agotamiento suprarrenal

Cuando estás atrapado en un estado prolongado de estrés, tu sistema suprarrenal está produciendo un mayor volumen de hormonas del estrés de lo que está diseñado. Estas hormonas incluyen cortisol y adrenalina. Al igual que otras áreas de tu cuerpo que se desgastan por el uso excesivo, tus glándulas suprarrenales pueden agotarse. Esto puede ocurrir tanto con el dolor crónico como con el estrés crónico, como en las personas con PTSD.

PTSD UK (una organización benéfica que trabaja para crear conciencia sobre el PTSD) explica que el agotamiento suprarrenal también aumenta el nivel de prolactina (una hormona que ayuda a regular el dolor) y, por lo tanto, aumenta tu sensibilidad al dolor.

Percepciones negativas del dolor

Aquellos que han pasado por un trauma son más propensos a tener una visión negativa de su futuro y de sus propias habilidades. El trauma puede afectar las creencias de una persona sobre el futuro a través de la pérdida de esperanza, expectativas limitadas sobre la vida, temor de que la vida termine abruptamente o antes de tiempo, o anticipación de que los eventos normales de la vida no ocurrirán.

Los pacientes que están deprimidos o ansiosos tienen más probabilidades de tener percepciones negativas del dolor, como sentirse impotentes y no poder hacer nada para mejorar su situación. Estas creencias negativas sobre el dolor tienen un impacto negativo significativo en el manejo del dolor crónico y los niveles de dolor.

Tratamientos disponibles para tratar el trauma psicológico y evitar más dolor

Hay terapias psicológicas disponibles que pueden tratar enfermedades mentales y lidiar con traumas. Hay muchas terapias psicológicas que también son muy efectivas para el dolor crónico. Un enfoque multidisciplinario para tratar tanto el trauma como el dolor crónico puede brindar resultados altamente efectivos para los pacientes, brindándoles alivio de los síntomas físicos y mentales.

A continuación se presentan algunas de las terapias que pueden sugerirse para tratar el trauma y el dolor crónico.

Terapia cognitiva conductual (TCC)

La TCC es una terapia de conversación que ha demostrado resultados tanto para el dolor crónico como para el TEPT. La TCC puede ayudar a introducir pensamientos más positivos y, a su vez, conductas de afrontamiento más adaptativas para lidiar con el dolor y la angustia emocional. A través de la TCC, los pacientes pueden cambiar su forma de pensar y sentirse empoderados, listos para tomar el control de sus vidas. Las técnicas cognitivas y conductuales integradas que abordan simultáneamente los síntomas del TEPT y el dolor crónico pueden ayudar a maximizar la eficacia.

Programas de manejo del dolor

Los programas o clínicas de manejo del dolor abordan al paciente como un todo, implementando enfoques de tratamiento que tratan tanto el cuerpo como la mente. Las terapias psicológicas son a menudo un aspecto de los programas de manejo del dolor. Cuando estas terapias se combinan con tratamientos más manuales como la fisioterapia, los síntomas pueden reducirse notablemente.

Atención plena como terapia para trauma psicológico

La atención plena es una excelente manera de aprender a reducir el estrés y regular tus emociones y, a su vez, reducir tus síntomas de dolor crónico. El mindfulness (como también es conocido en inglés) guiado puede darte las herramientas para practicar atención plena en tu día a día. Esto ayuda a mantener bajos tus niveles de estrés y puede ayudar a lidiar con la reexperimentación si tienes problemas con el trauma.

Qué puedes hacer si tienes problemas con el trauma y el dolor crónico

Si tiene problemas con el trauma y el dolor crónico, hay muchas maneras en las que puedes ayudarte a tí mismo:

Habla con alguien en quien confíes

Expresar tus sentimientos a alguien en quien confíes, ya sea un ser querido o incluso a través de una línea de ayuda, puede ayudarte a sentirte apoyado y menos solo. Es posible que puedan ayudarte a buscar tratamiento y encontrar mejores estrategias de afrontamiento.

Buscar tratamiento

Existe una amplia variedad de tratamientos disponibles tanto para el trauma como para el dolor crónico. Los tratamientos que mencionamos son solo algunas opciones. Habla con tu médico o especialista y aboga por ti mismo. Podrías buscar tratamiento en privado. Puedes acceder al tratamiento para tu dolor crónico en línea si en tu ciudad existe una. Incluso, puedes encontrar opciones de terapia psicológica en línea para ayudarte a abordar tu trauma. Tómate tu tiempo, investiga y elige la opción adecuada para ti.

Haz tu investigación

Aprender cómo el trauma y el dolor crónico se influyen entre sí, y la ciencia detrás del dolor, te ayudará a comprender mejor cómo manejar tus síntomas.

Practica la autogestión adaptativa

Hay muchas maneras en las que puedes aprender a reducir activamente tus niveles de estrés en tu vida diaria. Puedes aprender a manejar tu dolor crónico y tu salud mental.

Sé amable contigo mismo

No seas demasiado duro contigo mismo. Aprender a vivir bien a pesar de la enfermedad mental y el dolor crónico es un delicado acto de equilibrio. Toma tiempo. Cometerás errores en el camino y no todo será perfecto. Felicítate con cada paso que des y celebra tus victorias, aunque parezcan pequeñas. Puedes superar esto y salir del otro lado sintiéndote más fuerte y con más poder.