Según estudios, el consumo excesivo de café puede causar glaucoma

Los científicos han encontrado un vínculo entre el consumo de café y el desarrollo del glaucoma.

Tomando café

Beber grandes cantidades de cafeína al día puede aumentar el riesgo de glaucoma en más de tres veces en personas con una predisposición genética a una presión ocular más alta.

Según un estudio realizado en la Escuela Estadounidense de Medicina del Centro Médico Mount Sinai, el desarrollo de glaucoma (una enfermedad ocular grave) puede ocurrir debido al mayor uso de cafeína, esto es lo que informa el portal EurekAlert.

La cafeína relacionada con problemas en la vista

Los resultados del trabajo de investigación, publicados en la edición de junio de la revista Ophthalmology, mostraron el efecto de la ingesta de cafeína sobre el glaucoma y la presión intraocular (PIO).

La PIO elevada es un factor de riesgo integral para el glaucoma, aunque otros factores también contribuyen a esta afección. Los pacientes con glaucoma generalmente no experimentan ningún síntoma hasta que la enfermedad progresa a una pérdida permanente de la visión.

Según lo que comentan los expertos detrás de la investigación: “Anteriormente publicamos un trabajo que sugería que la ingesta alta de cafeína aumenta el riesgo de glaucoma de ángulo abierto de alto voltaje (daño al nervio óptico) en personas con antecedentes familiares de la enfermedad“, dijo Louis Pasquale, vicepresidente de investigación oftalmológica.

La relación cafeína y glaucoma es más estrecha en personas con tendencia genética

En este estudio, mostramos que una asociación negativa entre el alto consumo de cafeína y el glaucoma fue evidente solo entre aquellos con las tasas más altas de riesgo genético de aumento de la presión ocular.

¿Cómo se realizó la investigación?

Para preparar el estudio, el grupo de científicos utilizó materiales del Biobanco del Reino Unido (base de datos biomédica). En el período de 2006 a 2010, analizaron los registros de más de 120 mil participantes de entre 39 y 73 años. Los pacientes también proporcionaron muestras de ADN. Los participantes completaron una variedad de cuestionarios nutricionales, centrándose en la cantidad de bebidas y alimentos con cafeína que consumen cada día.

Tres años después del inicio del estudio, se revisaron la presión intraocular y la visión.

Los investigadores primero examinaron la relación entre la ingesta de cafeína, la PIO y el glaucoma basándose en los datos de los pacientes. Luego evaluaron si la contabilidad de los datos genéticos cambiaba estas relaciones.

Los investigadores encontraron que aquellos que consumían la mayor cantidad de cafeína al día, más de 480 mg (cuatro tazas de café), habían aumentado la presión intraocular. Además, las personas con una predisposición genética al glaucoma que consumían aproximadamente 321 mg de cafeína por día (tres tazas de café) tenían un riesgo casi cuatro veces mayor de contraer la enfermedad en comparación con aquellos que no bebían café o bebían solo cantidades mínimas.

Cómo podemos observar, el consumo de café en sí no es el responsable directo del glaucoma, aquí interviene el consumo excesivo de café, más de 3 tazas diarias, y también disponer de una tendencia a ello por riesgo genético.