7 tipos de descanso que ayudan a recuperarte por completo

Tener un buen descanso, o un descanso reparador no se trata solamente de dormir o de cerrar los ojos, existen algunos consejos para que puedas reponer tu energía de forma eficaz.

Tipos de descanso

El descanso suele asociarse a pasatiempos pasivos. Se lo ve como eso mismo: tomar una siesta, recostarse en el sofá frente al televisor, recostarse bajo el sol en la playa.

Pero el humano es demasiado complejo y, a menudo, “simplemente dormir” no es suficiente para restaurar nuestra energía. Quizás tú mismo hayas notado que cuando estás muy fatigado, agotado emocionalmente y mentalmente, el sueño no te ayuda realmente a recuperarte.

Una persona necesitaría al menos, siete tipos de descanso para tener un rendimiento óptimo. Y, lamentablemente, muchas veces ignoramos la mayoría de estos.

Cuáles son los tipos de descanso más efectivos

Estos tipos de descansos no solo tratan de recuperar la energía del cuerpo, también se da una importancia igual o incluso superior, al hecho de tener descanso mental y emocional.

1. Físico

Cubre todo lo que ayuda al cuerpo a recuperarse y descansar. Esto no es solamente dormir, tener una siesta o una oportunidad para acostarse, sino también, por ejemplo, recibir masajes, tratamientos de spa, baños calientes, yoga relajante o clases de estiramiento y otras prácticas placenteras para el cuerpo.

2. Mental

Este tipo de descanso afecta los procesos mentales y es necesario cuando una persona está abrumada por pensamientos o está involucrada en periodos largos de actividad intelectual. El descanso mental puede incluir caminar o relajarse en medio de un día ajetreado, escribir un diario y otras formas de descargar la cabeza.

3. Emocional

Es necesario para calmar la tormenta de sentimientos y experiencias, para permanecer sincero contigo mismo y con los demás. Este tipo de descanso es necesario para todos, pero especialmente para aquellos que están constantemente bajo estrés, obligados a complacer a otras personas y ocultar sus emociones reales.

Como relajación emocional, puede funcionar una conversación sincera con un ser querido o un psicólogo. También debes intentar escribir prácticas que te brinden la oportunidad de expresar tus emociones o encontrar cualquier otra actividad que te brinde alegría y paz.

4. Social

Leyendo para tener un descanso social

Se trata de una ruptura de la comunicación, especialmente de la tensión tensa y desagradable, que provoca estrés. El formato de este tipo de “vacaciones” implica la oportunidad de pasar un tiempo agradablemente solo con uno mismo o estar entre personas tranquilas y cómodas a tu lado.

5. Sensorial

Es especialmente necesario cuando sobrecargamos nuestros sentidos con estímulos sensoriales: pasamos demasiado tiempo frente al ordenador, escuchando y mirando algo constantemente. Un descanso sensorial puede consistir en un paseo por el parque, un día alejado de pantallas y dispositivos, una siesta en silencio y en la oscuridad.

6. Creativo

Este tipo de descanso es necesario para aquellos que se sienten estancados, agotados, experimentando un bloqueo creativo y no pueden encontrar inspiración o una buena idea.

Cualquier actividad creativa que una persona incluya en su vida por placer, y no para obtener un resultado o ganancias, ayudará a superar todo esto: ir a un curso o a un museo, actividades de meditación como costura o mándalas para colorear.

7. Espiritual

No importa si una persona cree en Dios o no, en cualquier caso, de vez en cuando, necesita comunicarse consigo mismo y con el mundo que lo rodea. El descanso espiritual, puede ser la oración, meditación, yoga, salir a la naturaleza.

¿Cómo puedo saber qué descanso es el que necesito?

Desafortunadamente, no existe un dispositivo mágico que escanee a una persona y le dé un diagnóstico con recomendaciones: “tienes falta de descanso emocional y mental, comienza a caminar, escribe un diario y medita.”

Si una persona siente que está agotada, pero el descanso físico tradicional no le ayuda, tendrá que analizar qué ha estado haciendo últimamente, en qué áreas de su vida ha trabajado en exceso, de qué exactamente está cansado y qué le falta.

Por ejemplo, si alguien en el trabajo se comunicó mucho con clientes difíciles, se vio obligado a mantener una cara sonriente constantemente y llevar a cabo negociaciones complicadas, tal vez necesite descanso emocional y social. Y para alguien que está trabajando en un proyecto creativo complejo, que de pronto perdió la inspiración, necesita descanso mental y creativo.

Mujer muy agotada

La forma más eficiente de relajarse

Para recuperarse verdaderamente, sentirse bien, ser productivo y evitar el agotamiento, necesitas encontrar un equilibrio entre los diferentes tipos de relajación. Estos son los principios que Sandra Dalton-Smith aconseja seguir.

Analiza bien por donde debe empezar tu descanso

Muy a menudo, la vida disminuye su calidad en varias áreas a la vez, por lo que es importante determinar dónde hay un déficit más crítico. Por ejemplo, una persona está agotada por un trabajo estresante y se da cuenta de que necesita descanso físico y emocional.

El primer impulso, por supuesto, será tomarse un par de fines de semana para dormir bien y quedarse acostado bajo las sábanas. Pero si al mismo tiempo la sobrecarga emocional no le permite relajarse, o si la persona no puede conciliar el sueño debido a la ansiedad, el resentimiento y otros sentimientos desagradables, ese “fin de semana” lo agotará aún más.

Por lo tanto, lo lógico sería ordenar primero su esfera emocional de una manera cómoda: hablar con un ser querido, ir a un evento agradable e interesante, abrazar a su mascota, abrazar a un niño. Después de eso, será más fácil descansar físicamente.

En general, los diferentes tipos de descanso funcionan según el principio del dominó: debes comenzar con el que más se requiera y el resto se resolverá.

Planifica tus vacaciones

Tendemos a dejar de lado el cuidado personal, los pasatiempos, los proyectos personales y cualquier otra cosa por la que no nos pagan. Incluido el descanso. Nos decimos a nosotros mismos que necesitamos escribir un diario, caminar más, organizar una noche sin celular, pero al final, todas estas cosas seguirán siendo planes incumplidos.

Por lo tanto, nuestros descansos deben anotarse en una agenda y tomarse en serio, como al tener una visita al médico o una reunión de trabajo.

Incorpora diferentes actividades a tu horario

El descanso es importante no solo los fines de semana. Es genial hacer una lista de prácticas restaurativas breves que te ayuden a mantenerte en forma y darles un lugar exclusivo durante la semana.

No tienes que ir a una galería de arte para inspirarte, puedes comprar hermosas postales y decorar tu área de trabajo con ellas. No tienes que esperar media hora para meditar; puedes cerrar los ojos durante un par de minutos, concentrarte en tu respiración y distraerte del mundo exterior.