10 señales de que un niño necesita terapia de salud mental

Los niños serán niños. A veces puede ser difícil distinguir en un niño los comportamientos incómodos de los comportamientos más serios y mentalmente inestables que pueden afectar su bienestar. Sin embargo, como padre, es posible que sientas que algo anda mal con tu hijo. Incluso ¿sospechas que tu hijo se beneficiaría de una tratamiento o terapia de salud mental?

terapia de salud mental

No ignores estas vibraciones. Los niños a menudo no hablan de los problemas mentales y emocionales por los que están pasando, por lo que depende de ti reconocer estos problemas y conseguirles ayuda. Cuando hablar con ellos no funciona, es hora de buscar ayuda profesional.

10 señales de que debes buscar terapia de salud mental para tu hijo

Según la investigadora en psicología Courtney E. Ackerman, MSc. , aquí hay diez señales de que, según los consejeros, su hijo necesita terapia de salud mental.

1. Depresión constante

Esta bandera roja es uno de los trastornos mentales más comunes por lo que no es de extrañar que un niño la padezca. Hay tantos factores en la vida que pueden contribuir a que un niño se sienta deprimido y sin esperanza, y es posible que no todos sean obvios. Sin embargo, es importante reconocer la depresión lo antes posible para que puedas brindarle a tu hijo la ayuda mental que necesita antes de que suceda algo desastroso.

Estos sentimientos no deben confundirse con momentos fugaces de tristeza. Eso es completamente normal. Sin embargo, si los momentos tristes de tu hijo persisten durante semanas o meses, esta es una pista principal de que algo no está bien.

Algunas señales a tener en cuenta son el pensamiento negativo, la autocrítica extrema, los sentimientos de no ser amado o desagradable, o reaccionar exageradamente ante problemas menores.

2. Faltar a la escuela

Saltarse la escuela suele ser un indicador significativo de que algo anda mal con un niño. Podría ser que estén excepcionalmente bajos, como se discutió en la sección anterior. Los niños pueden tener problemas en casa o sentirse inseguros en la escuela. También podría ser una combinación de cualquiera de estas situaciones.

Cualquiera sea la razón, faltar a la escuela es una señal de que algo está sucediendo con su hijo. Si bien la razón directa podría ser física, como el acoso, por ejemplo, puedes estar seguro de que está teniendo algunos efectos mentales dañinos en tu hijo. Deberías conseguirle ayuda mental a tu hijo para que pueda llegar al fondo de los problemas.

3. Mal comportamiento en la escuela

Así como faltar a la escuela es un indicador de problemas, también lo es el mal comportamiento en la escuela. Es posible que los niños no sepan cómo expresar cómo se sienten acerca de ciertas cosas, o pueden sentirse avergonzados de expresarse. Esta confusión puede hacer que los niños se «porten mal».

La mejor manera de llegar a la raíz del mal comportamiento de tu hijo es hablar con él. A menudo, los niños se portan mal porque no entienden las lecciones, pero les da mucha vergüenza que sus compañeros se enteren.

Si este es el problema, es fácil de solucionar. Sin embargo, si suceden más cosas, buscar ayuda mental para tu hijo puede ser la mejor manera de averiguar por qué se está portando mal.

4. Comportamiento fuera de control

Puede ser increíblemente difícil y frustrante tratar con un niño que tiene un comportamiento fuera de control. Es posible que hayas visto esto antes en público: ese padre que tiene un hijo que grita, golpea o destruye los exhibidores de la tienda porque no puede obtener lo que quiere. Con suerte, no eres el padre que está lidiando con eso.

Desafortunadamente, los niños que muestran este tipo de comportamiento lo hacen porque el padre no se ha afirmado como la figura de autoridad. Los niños han perdido el respeto por los padres y sienten que pueden hacer lo que quieran sin consecuencias ya que, por lo general, los padres no implementan ninguna consecuencia.

El problema con esto es que el niño crece con esta falsa mentalidad. Como adolescentes y adultos, este comportamiento fuera de control puede llevarlos a meterse en problemas constantes y a pasar por una grave desesperanza. Por eso es importante obtener ayuda mental para el niño (y probablemente también para los padres) cuando están fuera de control a una edad temprana.

5. Lastimarse a sí mismos o a otros

Nunca es normal lastimarse. En la mayoría de los casos, no es normal herir a otros. Si tu hijo está haciendo esto, debes apresurarte a conseguirle ayuda psicológica.

Este tipo de comportamiento puede intensificarse y aumentará si no se atiende de inmediato. Puede ser peligroso para los padres, pero especialmente peligroso para cualquier otro niño que esté cerca. No te demores en darle a un niño violento la ayuda que necesita.

6. Hablar de muerte o suicidio

Los niños dicen cosas raras, pero hablar sobre el suicidio nunca debería ser una de ellas. La tasa de suicidios de adolescentes ultimamente, está siendo alarmante. Es la segunda causa principal de muerte entre los jóvenes de 15 a 24 años.

Si tu hijo menciona algo sobre la muerte o el fin de su vida o algo vago como que ya no será tu problema, deja de hacer lo que estás haciendo y consíguele ayuda. Este tipo de conversación significa que están lidiando con algún otro problema grave subyacente (muy probablemente depresión) y no saben cómo manejarlo.

7. Cambios de humor frecuentes

Es normal que los niños tengan cambios de humor. Sin embargo, debes comenzar a preocuparte si los cambios de humor son frecuentes o interfieren en la vida diaria del niño. Si este es el caso, tu hijo tiene problemas.

Puede haber bastantes razones por las que un niño tiene frecuentes cambios de humor. Estar extremadamente triste o desesperanzado es una de esas razones, pero podría estar relacionado con una causa subyacente diferente. Algunos ejemplos son (trastorno por déficit de atención / hiperactividad) TDAH, trastorno bipolar y trastorno distímico.

A menos que sea un profesional médico, no podrás diagnosticar a tu hijo por tu cuenta. La terapia de salud mental puede identificar cualquier problema que tu hijo pueda tener y proporcionarle un plan de tratamiento que le ayudará a vivir todos los días y una vida productiva.

8. Patrones de alimentación extraños

Los niños que padecen problemas mentales pueden mostrar hábitos alimenticios extraños, como no comer lo suficiente o comer en exceso. Es normal que los niños fluctúen en la cantidad que comen: están creciendo y sus cuerpos se están “acostumbrando” a la nutrición que necesitan a medida que crecen. Sin embargo, si notas fluctuaciones extremas, es una señal de que tu hijo puede necesitar alguna terapia de salud mental.

Extremo se puede definir por una pérdida o aumento de peso significativo; un desinterés repentino en sus comidas favoritas; comidas o bocadillos a escondidas cuando ya han comido, o depender de la comida para lidiar con sus emociones.

Si no se atienden estos comportamientos, puede provocar problemas como anorexia, bulimia u obesidad. Este hábito solo hará que tu hijo esté aún más angustiado mentalmente.

Cuando notes que tu hijo tiene hábitos alimenticios extraños, no dude en averiguar por qué. Si no quiere hablar contigo al respecto , búscale ayuda antes de que su salud física también se convierta en un problema.

9. Dificultad para dormir

Los problemas para dormir son un signo clásico de angustia mental. Si bien es normal que los niños tengan sueños o incluso pesadillas de vez en cuando, no deberían interferir con la vida de tu hijo. Una vez que cruzan el umbral de los sueños vívidos o los terrores nocturnos, es hora de averiguar qué está sucediendo mentalmente con tu hijo para interrumpir tanto su sueño.

Los consejeros explican que los sueños vívidos y los terrores nocturnos suelen ser manifestaciones de emociones dolorosas con las que tu hijo está lidiando internamente, pero posiblemente no las expresa mientras está despierto. La terapia de salud mental puede llegar al fondo de estas emociones no expresadas y, con suerte, los sueños vívidos y los terrores nocturnos se detendrán.

Si este problema no se resuelve, puede provocar otros problemas mientras están despiertos, como ansiedad , fatiga, irritabilidad y más. No ignores los sueños y las pesadillas de tu hijo si se vuelven excesivos.

10. Abuso de drogas o alcohol

No es agradable pensar en un niño o un adolescente que abusa de las drogas o el alcohol, pero desafortunadamente, esta es una realidad común en el mundo actual.

Puede provenir de estar con la gente equivocada, pero generalmente hay algún problema mental o emocional subyacente que los hace elegir ese camino en primer lugar. Si tu hijo abusa de las drogas o el alcohol, debes brindarle la mejor terapia de salud mental que pueda pagar.

El abuso de drogas y alcohol puede arruinar la vida de un niño. A menudo, rogarles y suplicarles que se detengan no funciona. Razonar con ellos no funcionará. Sólo funciona llegar a la raíz del problema, y ​​los niños a menudo se sienten incómodos al confiar en sus padres. Recibir terapia de salud mental podría ser la única forma de volver al camino correcto.

Reflexiones finales

Como padre, quieres lo mejor para tu hijo. Puede ser increíblemente difícil descifrar lo que pasa por la cabeza de tu hijo. Después de todo, no eres un psíquico y nadie espera que lo seas.

Lo mejor que puedes hacer es estar atento. Busca señales como las anteriores que sugieran los consejeros y, cuando las veas, actúa. El Instituto Nacional de Salud Mental (NIMH) indica que un excelente punto de partida es hablar con los maestros y consejeros de tu hijo en la escuela.

Ten en cuenta que su salud mental también es esencial, y tener ansiedad sobre la salud mental de tu hijo puede afectar la tuya. Está bien recibir terapia de salud mental en familia. De hecho, esa podría ser una excelente manera de hacerle saber a tu hijo que no está solo.

Acerca del autor

Equipo Editorial

Equipo Editorial

Equipo editorial de Vida Lúcida. Somos un equipo de trabajo comprometido con la propuesta de temas informativos y redacción basada en fuentes serias y confiables para asegurar un artículo de calidad a nuestros lectores.

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.