Tu felicidad está en tus propias manos según explica la ciencia

No podemos negarlo: la felicidad es algo que todos queremos y necesitamos. Pero en esta época, la felicidad puede parecer tan fugaz y tan difícil de mantener. ¿Cómo obtenemos alegría y cómo nos aferramos a ella?

felicidad en nuestras propias manos

Muchas veces, sentimos que nuestra felicidad depende de otras personas, ya sea por recibir los elogios y el reconocimiento que merecemos de nuestro jefe y colega, o por el amor que deseamos de nuestra pareja. Sin embargo, como ha demostrado la ciencia, tu felicidad está en tus propias manos.

Terapeutas explican 3 razones por las que la felicidad está en tus propias manos

¿Te cuesta creerlo? Eso es comprensible. La vida puede ser cruel y nos dificulta sentir que tenemos ese tipo de capacidad. Sin embargo, si alguna vez ha asistido a terapia, sabes que en realidad tenemos una sorprendente cantidad de poder sobre nuestra propia percepción de la felicidad.

Entonces, ¿qué saben los terapeutas que nosotros no? Vamos a averiguar.

1. La felicidad y el éxito no son lo mismo

Con la cantidad de tiempo que pasamos en el trabajo, es fácil suponer que los dos están interrelacionados. Sin embargo, esto no es cierto. Como explica el psiquiatra Adam Strassberg, el concepto de riqueza es bastante reciente. Una vez que tengas suficiente dinero para sentirte cómodo, ninguna cantidad de riquezas te hará más feliz.

¿Qué estás pasando exactamente? Hablando con franqueza, los beneficios que te brinda tu trabajo no son en realidad lo que necesitas.

Aquí está la cuestión: el trabajo como concepto es algo que todavía es relativamente nuevo y, francamente, no satisface ninguna de nuestras necesidades. Hablando biológicamente, volvemos a utilizar software de cazadores-recolectores.

Esto significa que para sentirnos realmente felices, primero debemos satisfacer esas necesidades básicas que están integradas en nuestro ADN, no las que hemos construido rápidamente durante los últimos doscientos años.

Y aquí está lo desafortunado: el éxito en el trabajo a menudo tiene el costo de tus relaciones. Estas son algunas de las cosas que afecta:

Relaciones con los seres queridos

Nuestro tiempo y energía son limitados, y lo único que da el trabajo a cambio es dinero. Si invertimos la mayor parte en carreras, entonces simplemente no podemos pasar tiempo con nuestros seres queridos. Después de todo, no puedes asistir al baby shower de un amigo con precisión si tienes compromisos laborales que prefieres priorizar.

Conexiones con otros

El trabajo a menudo te aleja de otras personas y coloca una barrera de formalidad entre tú y la siguiente persona que puede ser difícil de cruzar. Este es un problema, ya que la privación del contacto físico es realmente terrible para nuestra salud mental, pensamiento positivo y felicidad.

Tampoco ayuda que no todos los lugares de trabajo sean amables con los empleados que se abrazan entre sí.

Trabajar horas extra es malo para la salud

Esto realmente no debería ser una noticia. Los CDC publicaron un informe ya en 2004 sobre cómo trabajar horas extras es mental y físicamente perjudicial para tu salud. En otras palabras, literalmente no hay ningún beneficio a largo plazo de trabajar más duro de lo necesario en tu trabajo.

Afortunadamente, cambiar tampoco es demasiado difícil para nosotros, solo recuerda que tu éxito no tiene nada que ver con tu felicidad. En su lugar, considera: ¿Qué tipo de actividades te hacen feliz? ¿Cuándo fue la última vez que tuviste una conversación sincera con tu familia? ¿Con quién fue la última vez que tuviste una cita amistosa para almorzar?

Si puedes comenzar a responder estas preguntas, la felicidad seguramente llegará a ti.

2. ¿Cómo está tu salud mental?

A menudo, pensamos que la felicidad es un estado del ser que debe ocurrir como recompensa por completar objetivos específicos, o es algo que simplemente sucede. Sin embargo, este no es realmente el caso.

No importa lo que te dé la vida, sentirte feliz está en la cabeza. Y como cualquier terapeuta se precie en decirte, si tu cabeza no está lista para ser positiva y recibir alegría, entonces no te sentirás feliz pase lo que pase.

¿A qué nos referimos con eso? Se habla mucho sobre cómo se debe practicar el pensamiento positivo para alcanzar la felicidad, pero es más fácil decirlo que hacerlo. La sociedad moderna nos ha causado muchos problemas, incluidas enfermedades mentales como la depresión y la ansiedad.

Las enfermedades mentales afectan tu felicidad incluso más que la pobreza.

A modo de ejemplo, estas son algunas de las cosas que la depresión le hace a tu cerebro:

Causa Disfunción ejecutiva

El funcionamiento ejecutivo es la parte de tu cerebro responsable de cosas como organizar, planificar y ejecutar ideas. Cuando esto va cuesta abajo, también lo hace tu capacidad para programar citas, planificar reuniones y comenzar tu trabajo del día. No es exactamente genial si quieres ser positivo, ya que no puedes estar seguro de que eres productivo.

Causa deficiencia de serotonina

Es difícil sentirse feliz cuando literalmente no tienes suficiente de ese jugo feliz. La serotonina es una sustancia química del cerebro que es responsable principalmente de esa elusiva sensación de felicidad, y la falta de ella se asocia con estados de ánimo bajos.

Causa insomnio

Así es, la depresión puede alterar tu sueño. Y solo necesitas una mala noche de sueño para que tu espíritu se oscurezca permanentemente durante el resto del día. Imagina que ese efecto se agrava durante meses o incluso años.

Causa letargo

Como resultado de luchar contra una enfermedad mental, la depresión a menudo nos deja increíblemente cansados ​​y exhaustos en todo momento. No es exactamente una gran receta para hacer cualquier cosa, lo que a su vez empeora nuestro estado de ánimo.

Si has estado luchando con tu salud mental, es posible que tengas que lidiar con eso primero antes de poder obtener la felicidad. La terapia incluso ayuda con lo que de otra manera serían problemas simples del día a día. Una vez que abordes lo que te está causando problemas y mala salud mental, la felicidad se vuelve mucho más alcanzable.

Esto, por supuesto, requiere que reconozcas que tienes problemas, que a veces es la parte más difícil. Sólo sabe que la terapia solo está ahí para ayudar y que al final todo vale la pena.

3. Aboga por tu cerebro

Es un hecho simple: nuestros cerebros fueron hechos para la variedad. Después de varios milenios, nuestros cerebros, al igual que cualquier otro mamífero, anhelan la estimulación en todas sus formas.

Entonces, ¿cómo podemos aprovechar este rasgo evolutivo y usarlo en nuestro beneficio? Nos gusta pensar que somos más inteligentes, más superiores que la mayoría de las otras criaturas, pero esto es falso. Al final del día, todavía somos animales, solo unos con pensamientos mucho más complicados.

A veces, solo necesitas apelar directamente a nuestros cerebros de mono para ese dulce impulso de dopamina. Y la forma más sencilla de hacerlo es crear algo.

Pero primero, ¿qué es la dopamina? La dopamina es una sustancia química que a menudo se asocia con la parte de recompensa de nuestro cerebro, pero hay algo más. No solo te recompensa por las cosas grandes, también te recompensa por las cosas pequeñas. Y por pequeño, nos referimos a elementos como:

  • Tomar agua
  • Comer
  • Leer 
  • Estar en una tarea

¡Y eso no es ni la mitad! Esto significa que el acto de elaborar algo tangible, como tejer un calcetín o hacer una sopa, es una increíble fuente continua de dopamina.

Hay una razón por la que las manualidades y la artesanía son tan populares: te hacen feliz.  ¿Crear algo electrónico no producirá el mismo resultado? Desafortunadamente, no es así. Si bien el acto de crear algo virtual puede hacernos felices, no es tan efectivo.

Nuestros cerebros todavía no están preparados para algo así. Todo esto también está respaldado por la neurociencia. Algo tan simple como el acto de reparar una lámpara llena tu cerebro con esos químicos que te hacen sentir bien. De hecho, un ingrediente crucial para la felicidad.

¿Entonces que significa esto para ti? La respuesta es bastante simple: elige una herramienta y comienza a hacer algo tangible. No importa si tu instrumento es un bolígrafo, una aguja o simplemente tus dedos; siempre que llegues al acto de crear algo, puede brindarte felicidad.

De hecho, esta es una fuente de felicidad tan autorizada que el trabajo de un terapeuta ocupacional utiliza en gran medida este resultado positivo para garantizar que tu terapia funcione. Y si es lo suficientemente bueno para los profesionales, definitivamente también lo es para ti.

Acerca del autor

Equipo Editorial

Equipo Editorial

Equipo editorial de Vida Lúcida. Somos un equipo de trabajo comprometido con la propuesta de temas informativos y redacción basada en fuentes serias y confiables para asegurar un artículo de calidad a nuestros lectores.

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.