Psicología Salud emocional

5 signos de que una “persona agradable” tiene malas intenciones

Todos podemos ser víctimas potenciales ante los ojos de los manipuladores, y más aún cuando vienen disfrazados de personas con “buenas intenciones”.

Sonreirán, hablarán inocentemente y bonito, mientras hacen un intento deliberado de engañar y controlar nuestras mentes. Por desgracia, estos manipuladores a menudo obtienen lo que quieren. ¿Entonces, cuál es la solución? Es complicado, pero simple: debemos permanecer muy conscientes de los que nos rodean, sin dudar en tomar la acción apropiada.

5 intenciones ocultas en personas que aparentan ser agradables

Discutiremos 5 signos de un tipo de manipulador demasiado común: una “persona agradable” pero que tiene malas intenciones para con nosotros.

1. Las conversaciones son siempre unilaterales

Las personas agradables con malas intenciones están programadas para dominar las discusiones y saben cómo llevar siempre la razón. Ellos conocen muy bien como ocultar sus intenciones, y mediante el diálogo se los puede percibir como personas muy seguras, y a su vez, muy dulces, que dicen aquello que queremos oír.

Si el manipulador percibe un fracaso en sus tácticas de conversación, elaborará algún otro método para alcanzar sus objetivos. En algunos casos, tal distracción táctica es un interés repentino e inexplicable en tu vida y “en lo que está pasando” contigo.

No se equivoquen, tal comportamiento enigmático tiene una explicación: son egoístas y manipuladores. Los manipuladores están tan centrados en sí mismos que, con el tiempo, el foco de la conversación volverá a brillar sobre ellos.

2. Repetidamente hacen demandas

Otro talento que tienen este tipo de personas que aparentan ser agradables, es que poseen la capacidad para desgastar emocionalmente a sus parejas, amigos o conocidos. Como una persona individualista del más alto grado, constantemente reiterarán, y a menudo de manera muy sutil, la acción que desean con tal de restar energía a sus víctimas.

Harán demandas incesantemente, debido a que su ego reconfortante les convence de que sus métodos “superiores”, por mal concebidos que sean, prevalecerán sobre el sentido de autocontrol de su objetivo. No permitas que esto suceda. Desafía sus palabras mientras te niegas a participar en su juego.

No dejes de leer:
El hombre que inventó su existir

Esto puede tornarse una lucha diaria, para evadir sus juegos demandantes, con lo cual siempre estarán drenando energía, y ellos, al contrario, se alimentan de eso, actuando como verdaderos vampiros emocionales.

3. Usan la persuasión como un juego

El tercero en esta lista se relaciona con el segundo; Como las maniobras a la hora de entablar conversaciones son una herramienta favorita de los manipuladores. Del mismo modo, los manipuladores de esta variedad tienen una inclinación a la persuasión, independientemente de que tales desviaciones sean efectivas o no. Ellos piensan que son, y eso es todo lo que necesitas saber acerca de tales motivos.

La persuasión y la presión pueden ser armas potentes, especialmente cuando la víctima carece de aptitud en el discernimiento. Además, las personas que tienen problemas para decir “no” pueden caer víctimas (a veces conscientemente) de tal persuasión.

Debes tratar de enfocarte en mejorar tu fortaleza a la hora de decir no, aprendiendo a poner límites a quienes están drenando tu energía.

4. Contacto ocular anormal y lenguaje corporal

Previsiblemente, el aprovechamiento de nuestra interpretación del contacto visual sostenido puede ser un arma para los manipuladores. Para muchos de nosotros, una mirada firme y confiada indica confiabilidad. Falsamente las personas entienden este efecto psicológico como algo “agradable”, cayendo en sus redes.

No dejes de leer:
6 signos de que tu pareja ya no está enamorada de ti

Luego está el lado opuesto del espectro. El contacto visual forzado del manipulador (es decir, “largo e incómodo”) a menudo indica un propósito oculto; Más específicamente, hacer que la otra persona haga lo que quiera. Presta atención a estos patrones.

En caso de que coincidan con otras excentricidades, esta persona debe ser tomada con cierta cautela, ya que podría estar queriendo conseguir algún propósito oculto. Una vez más, el juicio y la lógica deben dictar nuestro próximo curso de acción.

5. Sentirse “mal” después de hablar con ellos

Hay momentos en los que es necesario confiar o cuestionar tus “instintos naturales”. Esta es una función lógica del cerebro humano (cuestionar las cosas). Cuando se trata de una “persona agradable”, casi descartamos esta tarea de evaluar las cosas.

Vale la pena repetir que las personas manipuladoras emiten un sentimiento de confusión y mística a las personas que encuentran. Como se mencionó anteriormente, la comunicación es una poderosa arma de los manipuladores. Su capacidad innata para interrumpir los patrones de pensamiento normales es una razón por la que tantos han caído por estos trucos.

La confusión, la ira, la frustración y el malentendido están entre los pensamientos y sentimientos negativos que puedes experimentar después de conversar con esta clase de personas.

Ten precaución, y aprende a poner límites a quienes están robando tu energía, o están manipulando sutilmente tu vida.

Comparte esto: