Psicología Reflexiones Salud emocional

7 actitudes de las personas que no pueden ser felices

Las actitudes pueden desencadenar una gran serie de cambios en las personas, y estos cambios pueden ser favorables o negativos dependiendo del tipo de actitud con que se aborde la vida misma

7 actitudes de las personas que no pueden ser felices

Alcanzar la felicidad es quizás la meta en común que todos tenemos, y de alguna manera siempre estamos trabajando en ello. Sin embargo existen personas que no pueden ser felices, que no trabajan en ello y en cambio les aterra, probablemente inconscientemente o a veces con conciencia, la posibilidad de vivir felizmente.

Actitudes de las personas que no pueden ser felices

Tras la infelicidad puede haber muchas causas, pero seguramente la actitud es una de las principales causas de la falta de felicidad y sentimientos perjudiciales, que pueden ser tomados como pasajeros, pero que pueden afectarnos durante toda la vida si las actitudes son sostenidas por mucho tiempo, volviéndose conductas autodestructivas.

Creen que la vida es dura por defecto

Si bien es cierto que la vida puede ser dura a veces, no siempre lo es, y en muchos casos dependerá de nosotros que lo sea o no, o sea de nuestras actitudes. Muchas veces se trata de un tema de actitud u optimismo; de cómo salir de un problema que nos impide ser feliz, no disculparnos y pensar de que por defecto la vida es dura.

No dejes de leer:
3 métodos para eliminar las emociones negativas y las toxinas

No confían en la gente

La gente feliz confía en las personas, cree que aún existe la bondad en el mundo y que puede haber gente que actúe sin mala intención; es simpática hasta con los desconocidos. En cambio las personas infelices desconfían de todos, y mucho más de los desconocidos.

Se concentran en el aspecto negativo de las cosas

Las personas que se niegan a la felicidad siempre ven el “vaso medio vació”, pasan por alto las cosas buenas y sólo se enfocan en los aspectos negativos de las cosas. Sin embargo las personas felices suelen equilibrar las cosas, no se niegan al aspecto negativo pero tratan de sacarle mejor provecho y ver el lado positivo de las cosas.

Se compraran con los demás

La envidia es un rasgo muy común en las personas que le dan la espalda a la felicidad y es una de las actitudes más perjudiciales. Viven comparándose con el resto y sienten que los demás le han quitado su “suerte”, siempre está vivo un sentimiento de envidia y de celos, los cuales le impiden ser felices. En cambio las personas felices se alegran de los logros ajenos y están contentos con su suerte y de sus propios logros.

No dejes de leer:
Higiene mental: su importancia para mejorar la salud

Quieren controlar su vida

Las personas infelices ansían controlar su vida en cada momento, lo que los lleva a muchas frustraciones al no lograrlo. Las personas felices se lo toman más con calma y van paso a paso en el tema de control su vida, así los fracasos son más fáciles de superar.

Afrontan el futuro con miedo

Las personas que no quieren ser felices tienen una posición muy negativa todo el tiempo, son pesimistas; lo que los hace afrontar con miedo y preocupación; sentimientos que muchas veces les impide arriesgar y experimentar cosas nuevas. Mientras que los felices tienen esa cuota de locura que los hace soñar y arriesgar, ven el futuro con optimismo y a pesar que puedan tener miedo, no temen sentirlo.

Se quejan y hablan mal de los demás

Las personas infelices suelen encadenarse en el pasado, viven de rencores y los problemas son su mejor tema de conversación; cuando ya no pueden hablar de ellos mismos (mal) empiezan por hablar de los demás y casi nunca nada bueno. En cambio la gente feliz supera mejor el pasado, sobre todo si es malo o negativo, vive el ahora y sueña con el futuro.

Sería importante descubrir cuanto hay de esto en nosotros, y que seremos capaces de cambiar.

Redacción: Equipo de Vida Lúcida