Psicología Salud Salud emocional

Conoce las 7 causas de la ansiedad intensa

ansiedad

La ansiedad es a menudo causada por patrones poco saludables de pensamiento, preocupaciones y estrés. Sin embargo, a veces esa experiencia incómoda, penosa, y que puede inducir al estado de pánico, tiene poco que ver con lo que estamos pensando, y más que ver con nuestra bioquímica o lo que comimos. A veces, no importa lo mucho que lo pensemos, porque nuestra ansiedad tiene poco que ver con nuestros pensamientos y más que ver con estos otros culpables.

Las causas de la ansiedad

Conoce cuales pueden ser las causas de la ansiedad intensa y en ellas encontrarás una solución para dejar de sentirlo. Si te estás sintiendo ansioso y no puede atribuírselo a preocupaciones, hazte las siguientes preguntas:

1. ¿Acabas de tomar cafeína, azúcar, o GMS (glutamato monosódico)?

Todo lo anterior puede aumentar el ritmo cardíaco y causar hiperexcitación y sentimientos de ansiedad en algunas personas. Presta atención a las etiquetas, y observa si tu cuerpo reacciona a ciertos alimentos o bebidas que contienen estos ingredientes. Algunas personas en general, no son afectadas por la cafeína, pero si pides alguna comida china y olvidas asegurarte de que no haya ningún ingrediente que contenga glutamato monosódico, que es uno de los ingredientes tóxicos de la industria alimentaria y a lo cual eres sensible, podrías andar toda la noche con palpitaciones del corazón y pensamientos catastróficos.

2. ¿Las hormonas tienen algo que ver con eso?

Ansiedad Pastillas anticonceptivas

Algunas mujeres después de tomar la decisión de dejar los anticonceptivos orales después de muchos años, experimentan un desequilibrio hormonal que suele parecerse a lo que es la menopausia. Puede haber sofocos, sudoración nocturna, palpitaciones y ansiedad. Si te sientes ansiosa o deprimida y no puedes determinar por qué, puede ser que tenga que ver con las hormonas fluctuantes o desequilibradas.

No dejes de leer:
21 hábitos que puedes ejercitar para sentirte más feliz

3. ¿Estás cansada o te enfermas?

Bajo consumo de energía, cerebro nublado, y una sensación general de malestar, contribuye a la ansiedad en un par de maneras: 1) crea una reacción de estrés cuando el cuerpo trata de luchar contra la enfermedad, y 2) tu funcionamiento cognitivo se ve afectado, a menudo dando por resultado el sentirse ansioso, fuera de foco, e indeciso. Recuerda que debes reducir tus expectativas para sí mismo en este caso, especialmente para tareas que implican el rendimiento cognitivo.

4. ¿Tuviste demasiadas copas de vino ayer por la noche?

ansiedad alcohol

Algunas personas experimentan momentos “de miedo” después de una noche de beber demasiado. Se experimentan sentimientos de depresión y ansiedad como subproductos de una resaca. El alcohol mente en líos a nuestro sistema de neurotransmisores y niveles nerviosos, que pueden causar ansiedad (o momentos “de miedo”).

5. ¿Cuál es el estado de tus bacterias intestinales?

La creciente evidencia revela una conexión entre las bacterias intestinales (sobrecrecimiento bacteriano) y la ansiedad. Esto se cree que es debido al nervio vago, que conecta el intestino al cerebro. Toma probióticos y sé consciente de las intolerancias alimentarias. Muchas personas no tienen idea de la conexión cerebro-intestino, o que tu dieta podría estar contribuyendo a tu experiencia de ansiedad.

6. ¿Podría ser nivel bajo del azúcar en sangre?

Estamos programados para entrar en un estado de ansiedad en respuesta al bajos niveles de azúcar en la sangre. Nuestro cuerpo dice “hambre” y la envía a nuestro cerebro el mensaje de encontrar comida. Algunos de nosotros somos más sensibles a esta experiencia que otros, por lo que podría no ser una mala idea prestar atención a tu experiencia de la relación de la ansiedad con el hambre.

No dejes de leer:
7 remedios caseros para el dolor de rodilla

7. ¿Podría ser la deficiencia en ciertos nutrientes?

ansiedad magnesio

Vitaminas del complejo B, ácidos grasos omega-3, selenio, potasio, magnesio, GABA, y el zinc, juegan un papel vital en los neurotransmisores y la función del sistema nervioso. Las deficiencias de estos nutrientes se relacionan con una mayor ansiedad. Considera la posibilidad de visitar un naturópata, nutricionista holístico, o dietista, y que complementa tu dieta con algunos de estos nutrientes si crees que no está recibiendo suficiente.

Así que, la próxima vez que estés experimentando ansiedad y no sabes qué puede ser, a ver si alguno de estos factores podrían estar entrando en juego.

Redacción: equipo de Vida Lúcida
Imágenes de shutterstock