Alimentación sana Hazlo tu mismo Recetas

Cómo hacer leche de coco

Leche de coco

La leche de coco es un líquido cremoso y rico hecho a base de carne de cocos maduros. Es una bebida muy popular en Filipinas, el Caribe y en cualquier lugar donde los árboles de coco son abundantes.

La leche de coco tiene el aroma de un coco y un sabor ligeramente dulce. Es un excelente sustituto de la leche de vaca, ya que es fácil de digerir, fácil de hacer y contiene una gran cantidad de nutrientes. Se puede beber sola, pero se utiliza también para cocinar o mezclar con batidos para beneficiarse de su valor nutricional.

La leche de coco es rica en vitaminas y minerales

Las vitaminas C, E y vitaminas del complejo B son abundantes en la leche de coco. Las vitaminas C y E ayudan a reforzar el sistema inmunológico, y vitaminas del grupo B son responsables de proporcionar energía a las células. La leche de coco es rico en magnesio, potasio, fósforo y hierro. El magnesio es responsable de muchas funciones bioquímicas en el cuerpo, incluyendo la regulación del ritmo del corazón y el apoyo a la función de las células nerviosas.

El potasio mantiene los tejidos del corazón, los riñones, el cerebro y los músculos. El fósforo mantiene los dientes y huesos fuertes, y hierro crea glóbulos rojos y transporta el oxígeno por todo el cuerpo.

Antioxidantes en la leche de coco

“Ceylon Medical Journal” señala que la leche como la crema de coco es rica en antioxidantes, y previene el daño de los radicales libres. Los radicales libres están asociados con el desarrollo de muchas enfermedades, incluyendo cáncer, enfermedad cardiovascular, enfermedad de Alzheimer y la demencia relacionada con la edad. Los antioxidantes pueden ayudar a revertir el daño y retrasar el proceso de envejecimiento.

Bebe un vaso de leche de coco, mientras que comes otros alimentos ricos en antioxidantes, tales como nueces, pasas y arándanos, aperitivos generadores de energía que son ricos en antioxidantes, aumentarán tu inmunidad, mientras que reconstruirán las células dañadas en el cuerpo.

Ácido láurico

La leche de coco es rica en ácido láurico, un ácido graso de cadena media que es abundante en la leche de la madre. Según el Centro Nacional de Información sobre Biotecnología, el ácido láurico tiene muchas propiedades de extinción de gérmenes, es anti-hongos y anti-viral. El ácido láurico también puede reducir el colesterol y los niveles de triglicéridos, lo que reduce los riesgos de enfermedades del corazón y derrame cerebral. Hay sólo unos pocos alimentos que son ricos en ácido láurico, por lo que beber leche de coco con regularidad otorga beneficios de este nutriente.

No dejes de leer:
Haz tu propia compostera giratoria.

Enfermedad del corazón

De acuerdo con “Ceylon Medical Journal,” las grasas del coco no contienen ácidos grasos trans. Las grasas que están presentes en los cocos son menos propensos a obstruir las arterias, lo que hace a la leche de coco una alternativa saludable a la leche de vaca cuando se trata de preservar la salud de tu corazón. La carne de coco contiene monoglicéridos, que el cuerpo absorbe y utiliza como energía poco después de que se consume. Debido a que el cuerpo no almacena las grasas de coco, hay menos posibilidades de que tus arterias o los vasos sanguíneos se obstruyan, lo que disminuye el riesgo de enfermedades del corazón.

Pasos para hacer leche de coco

leche de coco pasos

1. Pelar el coco y partirlo en trocitos

Pelar el coco y extraer su carne; reserva también el agua de coco. Una vez que tengas la carne de coco partirla en pequeños pedazos y simplemente añadirla a tu licuadora junto con el agua de su coco y una taza extra de agua filtrada.

2. Procesar la carne del coco con su agua

Procesar por unos 5 minutos o quizás hasta 10. Esto formará una masa algo espesa. Se debe a la mezcla del aceite de coco y el agua.

3. Filtrar la mezcla procesada

Cuando sientas que tu coco ha dado todo lo que tenía para dar, transferir el contenido de tu licuadora en un tamiz de malla fina para filtrar. Dejamos reposar un rato y nos disponemos a filtrar la preparación no sin antes añadir otra media taza de agua filtrada a tu licuadora de alimentos y darle una vuelta rápida sólo para mezclarla con los restos que se hayan quedado pegados. Añadir a la mezcla procesada previamente.

No dejes de leer:
Jugo anticáncer con col morada y remolacha

Ahora sí procedemos a exprimir. Necesitas exprimir muy bien la mezcla. Apretamos bien la carne rallada hasta que quede bien seca. De esta forma, hemos obtenido nuestra leche de coco, que nos servirá en una infinidad de preparaciones.

leche de coco exprimir

El resultado será un montón muy seco y bastante soso y sin sabor de la carne de coco. Podrías desecharlo o aprovecharlo como fibra para añadir unas cucharadas a tus platillos como ensaladas o horneados. Sin embargo, no es muy agradable al paladar.

Distintas consistencias de leches que se pueden sacar del coco

Una “primera leche” la puedes obtener rallando la carne de coco y utilizando un trapo de cocina muy similar a una gasa, se exprime. Ese primer líquido que se obtiene es poco y muy espeso.

A través de éste se llega al segundo tipo de leche, “segunda leche” o leche clara. Se añade varias veces agua a la pulpa y se va exprimiendo con la gasa. En el sudeste asiático, las expertas para este arte son las mujeres que hasta lo hacen simplemente con las manos.

Al dejar reposar la leche obtenida, veremos que se separa y se forma una capa espesa a la que se le llama “nata de coco” o crema de coco.

También podemos obtener leche de coco, de un coco rallado seco (sin tostar), debemos añadir agua y dejar reposar 30 minutos a que se hidrate de nuevo.

En dónde podemos usar la leche de coco

  • Batidos
  • Horneados
  • Sopas
  • Bebidas
  • Como cubitos de hielo – ponerlos en el café caliente o té cuando se necesita un poco de “crema”, o en batidos.

Tiempo de vida de la leche de coco

La leche de coco hecha en casa sólo se mantendrá durante 4-5 días en la nevera, así que te conviene hacer lo suficiente para que no tengas que tirarla.

Una investigación y redacción de Vida Lúcida