Hogar Jardín permacultura

Cómo preparar la tierra para el cultivo

Aprende a crear una buena tierra para el cultivo en jardín, para conseguir que las plantas crezcan mejor y más rápido, y saber sacar el máximo rendimiento de tus cultivos.

preparar la tierra para el cultivo

Para tener una buen tierra para el cultivo, es esencial que haya una gestión eficiente de todos los recursos. Cada vez que se realice el cultivo de frutas, verduras o flores, el suelo de un jardín debe ser fertilizado correctamente para estar lo mejor preparados posible para la intervención futura.

La importancia de preparar la tierra del jardín

Las modificaciones orgánicas que se hacen en la tierra, por ejemplo, la aplicación de fertilizante o raíces, tienen numerosas ventajas: permiten el rejuvenecimiento de un suelo pobre, el drenaje del exceso de agua, mojando las raíces y la retención nutrientes a las raíces.

Antes de la siembra de primavera, es necesario enriquecer el suelo en el jardín para que las plantas, flores y verduras crezcan de manera robusta y saludable. Ten en cuenta que dónde están los árboles y arbustos nativos no necesita ser tratado, a menos que el suelo sea arcillo arenoso o pesado.

¿Cómo preparar la tierra para el cultivo?

Una buena tierra es la que ofrece una mezcla de recortes de composta que incluye: hierba, hojas, trozos de madera resultantes de la poda de árboles y tierra simple. Para crear una tierra perfecta, debes utilizar una pala de jardinería y una capa de mezcla de 5 a 10 cm de mezcla de compost y una capa de tierra de 20 a 30 centímetros sobre ella.

No dejes de leer:
3 trucos para ampliar el espacio del hogar

Si tu jardín ha sido objeto de trabajos forzados en la superficie, será necesario mejorar las condiciones del suelo o incluso poner una nueva capa de tierra antes de empezar a dedicarse a la siembra.

Comprobar el estado del suelo antes de la siembra

tierra para el jardín

Antes de proceder a sembrar debemos tener en cuenta las siguientes condiciones, de acuerdo a las plantas que vamos a sembrar:

  • Los arándanos y rododendros. Al realizar el cultivo de plantas ácidas, debe conocer los niveles de pH del suelo. Hay kits específicos que muestran estos resultados y están a la venta en invernaderos o jardines especializados. Si el pH de su suelo es mayor que 6, es necesario el uso de musgo de turba para hacer la tierra lo más fértil posible.
  • Flores y hortalizas anuales: A veces en la plantación de flores o verduras, se debe colocar un palo o una caña que les ayudará a crecer. Al hacerlo, las flores y verduras tienen todas las condiciones para desarrollarse en un ambiente sano y consistente.
  • Moras, frambuesas y fresas: La tierra de estas frutas debe fortalecerse o ser renovado antes de que comiencen las respectivas plantaciones. Este es un procedimiento que debe realizarse regularmente (al menos cada dos años), por lo que siempre habrá fruta de calidad en tu jardín.
  • Césped: El césped tiene muchas dificultades para hacer frente a un suelo pesado y arenoso. Como tal, la tierra de un césped necesita ser fertilizada lo más posible, para que esta alfombra verde esté siempre en perfecto estado de conservación y presentación.
  • Los rosales y flores parecida, necesitan de un suelo arenoso y la ubicación de estas plantas debe estar orientada a donde pueda haber luz del sol directa. Para mejorar la calidad del suelo arenoso puedes añadir materia orgánica y fertilizantes, lo que incluye el abono animal también.
No dejes de leer:
10 soluciones ecológicas para el hogar

Redacción. Equipo de Vida Lúcida