Autosuficiencia Plantas medicinales

Creciendo tu propio Jengibre en casa

Raíz de jengibre

El jengibre es una gran planta por muchas razones. Es delicioso, es útil y es bueno para tu salud también. También dura mucho tiempo, eso hace que no se desperdicie. Ya sea para hornear un pastel con él, agregarla en el curry para darle un extra en su sabor, o hacer galletas de hombres de jengibre con tus hijos, y le añadirás más satisfacción si lo has cultivado tú mismo.

Ver: Las maravillosas propiedades y beneficios del Jengibre.

Debido a su rara apariencia nudosa, podrías pensar que el jengibre es bastante exótico y por lo tanto difícil de cultivar, sin embargo, en realidad es muy fácil de cultivar en tu propia casa. Todo lo que necesitas es un poco de jengibre fresco, una taza de compost y una ventana soleada.

Lo mejor es que puedes cortar parte de la raíz cuando necesites usarlo, sin causar daño a la planta, así es que ve por nuevas raíces para obtener los mejores resultados y sigue estos pasos.

Creciendo tu propio Jengibre en casa

Creciendo tu propio Jengibre en casa.

1.- Busca tubérculos gordos con numerosos brotes.
2.- Planta el jengibre en primavera cuando las temperaturas cálidas se pueden administrar ya sea en interior o exterior. Los tubérculos latentes germinan sólo cuando el mercurio llega de 75 a 85° F – (23 a 30° C)
3.- Remoja los tubérculos en agua tibia durante la noche, y luego ponlos en la maceta justo debajo de la superficie de la tierra, espaciándolas de manera uniforme, con los brotes hacia arriba.
4.- Coloca la maceta en sombra y luz, en interiores o exteriores, en función de la temperatura.
5.- Ponles agua ligeramente al principio, luego más fuertemente cuando el crecimiento comience. Mantén las plantas secas en invierno, cuando están inactivas.

No dejes de leer:
Aceite de árbol de té y todos sus beneficios

planta de jengibre
6.- Mueve las plantas fuera solo cuando las temperaturas han alcanzado los 50° F. (10°C). En climas más fríos, el crecimiento puede detenerse.
7.- Protege las plantas de fuertes vientos, y muévelas adentro a la primera señal de temperaturas frescas.
8.- Espera que las plantas alcancen la madurez, y una altura de 2 a 4 pies (de 30 a 60 cms.), en
10 meses a un año.
9.- Desentierra los brotes nuevos y jóvenes que salen enfrente de las plantas principales (forman sus propios tubérculos), usa lo que necesitas y congelar o replantar el resto.
10.- Corta joven, tallos tiernos en cualquier momento.

Investigación y redacción: Vida Lúcida