Adelgazar Bajar de peso Mujer

Descubre por qué tu panza es así

¿Quién no quisiera tener un abdomen plano? La grasa abdominal es una de las mayores molestias estéticas por las cuales mucha gente se siente incómoda con su cuerpo. Pero no hay que desesperar, podemos encontrar miles de formas para llegar a tener un abdomen plano y también encontrar las razones de por qué nuestra panza luce de esa manera. Aquí les dejaremos algunas:

Por la mala alimentación. Esta es la primera razón por la cual la mayoría de las personas no pueden conseguir un vientre plano. Los alimentos que contienen hidratos de carbono, grasas y azúcares producen una especie de inflamación en el abdomen y hacen que luzca mal. Por lo tanto debemos evitar el consumo de harinas, bebidas con azúcar, postres y demás. Los alimentos naturales como frutas y vegetales ayudan a reducir la inflamación, por lo tanto es recomendable sustituir los alimentos nocivos por estos.

Si bien es necesario consumir cierta cantidad de grasas, siempre debemos tener en cuenta qué tipo de grasas estamos consumiendo. La grasas saturadas, contenidas en algunos tipos de carnes y varios lácteos, producen la inflamación del abdomen y el crecimiento de nuestra panza. En cambio alimentos con grasas naturales monoinsaturadas como la palta, las frutas secas y los pescados colaboran con la quema de grasas y tienen un efecto antiinflamatorio, siempre y cuando su consumo sea moderado

No dejes de leer:
Dolor en los senos y casos donde no es normal sentirlo

Una rutina de ejercicios erróneos pueden hacer que bajemos de peso, pero quizás no nos ayudan en la quema de grasa abdominal. Por ejemplo, salir a correr es una actividad totalmente saludable para nuestro organismo y nos ayuda a quemar cientos de calorías, pero no ayuda específicamente a quemar la grasa abdominal. Por lo tanto se recomienda combinar el entrenamiento aeróbico con algo de fuerza, levantar pesas o realizar ejercicios que requieran de trabajo muscular. Además no solo debemos trabajar los abdominales, sino también los músculos de la espalda, pelvis y demás, ya que al trabajarlos quemaremos muchas más calorías por ser ejercicios que requieren el trabajo de más músculos a la vez.

Tener una vida tranquila también es importante, dormir entre 7 y 8 horas por día colabora con el metabolismo, si nuestro organismo no descansa de forma correcta no tendrá la misma energía que si descansa como corresponde. Además el cuerpo quema calorías mientras descansa y relaja casi todos los músculos del cuerpo. También es importante reducir el estrés y las preocupaciones, ya que en este tipo de situaciones el organismo produce una hormona que incrementa la grasa corporal.

Redacción: Equipo de Vida Lúcida