Salud Salud mental

La inflamación puede causar depresión, dice la ciencia

la inflamación puede causar depresión

La depresión debe ser tratada como una enfermedad física – no una discapacidad mental. Con “incapacidad mental” viene un estigma de debilidad. Es por esto que este tema es algo que la gente comprensiblemente tiene problemas para admitir cuando la padece. Pero, ¿las personas estarán menos avergonzadas de su depresión si se considera como una condición física? Porque eso es exactamente lo que es, de acuerdo a un número creciente de científicos.

La inflamación y la depresión

George Slavich, psicóloga clínica de la Universidad de California en Los Angeles, dijo a The Guardian, “Yo ni siquiera hablo más de ello como una condición psiquiátrica. La depresión implica la psicología, pero también implica a partes iguales de la biología y la salud física”.

En otras palabras, la depresión tiene tanto que ver con el cuerpo como lo hace con la mente.

Parece bastante obvio, pero cuando la gente está enferma, muestran signos clásicos de la depresión: letargo, apatía, e incapacidad de llegar por uno mismo fuera de la camilla. Así que ¿podría haber una causa común de depresión y sentirse mal físicamente? La investigación reciente dice que sí. Es la inflamación.

Estado ansioso depresivo tras la inflamación

La investigación ha demostrado que las personas sanas se pueden poner temporalmente en un estado ansioso depresivo cuando se les administra una vacuna que produce un aumento en la inflamación. Una familia de proteínas llamadas citoquinas desencadena la inflamación en el cuerpo, y cambia el cerebro al modo de la enfermedad.

No dejes de leer:
10 Maneras de mostrar amor a alguien con depresión

Ambas, las citoquinas y la inflamación, se ha demostrado que atacan durante los episodios depresivos y deja en períodos de remisión en personas bipolares.

Otro investigador, Turhan Canli de la Universidad de Stony Brook en Nueva York, cree que las infecciones son la causa más probable detrás de la inflamación, yendo más lejos como para decir que debemos renombrar la depresión como una enfermedad infecciosa – pero no es contagiosa.

Sin embargo, la infección no es la única manera de incitar a la inflamación. Una dieta rica en grasas trans y el azúcar, se ha demostrado que promueven la inflamación, y la obesidad es otro factor de riesgo debido a la grasa corporal, especialmente alrededor del abdomen, almacena grandes cantidades de citoquinas.

La depresión como una respuesta

Parece que la depresión es una especie de reacción alérgica a nuestros propios estilos de vida. El estrés, especialmente el tipo inducido por el rechazo social o la soledad, también causa la inflamación. Estamos, literalmente, comiendo, bebiendo, y aislándonos a estados inflamatorios – y por lo tanto depresivos.

Hay esperanza, sin embargo. Podemos cambiar nuestra dieta para reducir esta inflamación. Además, los ensayos clínicos realizados hasta la fecha han encontrado que la adición de medicamentos anti-inflamatorios a los antidepresivos, no sólo mejora los síntomas, sino que también aumenta el porcentaje de personas que responden al tratamiento, pero más investigación que hay que hacer al respecto ya que los antidepresivos antiinflmatorios, aunque sea un paso importante, no debería ser la solución definitiva.

No dejes de leer:
7 razones por la que podrías estar engordando

Carmine Pariante, un psiquiatra en el Kings College de Londres, dijo que en entre cinco y diez años pueda haber una prueba de sangre que puede medir la inflamación en las personas con depresión, para que puedan ser tratados en consecuencia.

Tal vez ayudaría, también, si la gente no mira con estigma a las personas que sufren de depresión. La inflamación es una condición que asoma su fea cabeza en cada persona en un momento dado. Si la depresión podría ser pensada como algo tan común e inevitable como la inflamación, tal vez seríamos todos más comprensivos.

Investigación y redacción: Vida Lúcida