Alimentación

Lo que necesitas saber sobre los alimentos transgénicos

“Los organismos genéticamente modificados” OGM, o transgénicos, son plantas y animales que se han sido creados mediante la combinación de ADN de diferentes especies de una manera que no podrían ocurrir en la naturaleza o por cruzamiento tradicional. Los OGM o transgénicos, están en aumento en los Estados Unidos, con un 80 a 90% de cultivos comerciales como el maíz y la soja que están manipulados genéticamente. MONSANTO es en la actualidad, la mayor compañía vendedora de semillas transgénicas en Latinoamérica y EU.

transgénicos

El impacto en la salud de comer OGM no se entiende bien, y algunas estadísticas apuntan a su potencial de daño. Los OGM se introdujeron en los Estados Unidos en 1996, y a los nueve años siguientes se vio un aumento de casi el 100% en la incidencia de personas con tres o más enfermedades crónicas. Debido a que no hay leyes en vigor que requieren que los OGM sean etiquetados, es probable que ni siquiera se sabe cuándo se les está comiendo. Afortunadamente, hay algunas maneras de evitar estos alimentos potencialmente problemáticos.

¿Por qué debes evitar los alimentos transgénicos?

carne hormonas transgénicos

1. Los organismos modificados genéticamente, OMG, han aumentado el uso de herbicidas

Uno de los principales puntos de venta de la ingeniería genética es la creación de más cultivos resistentes a las plagas. Esta es una espada de doble filo, sin embargo, ya que las malas hierbas y químico-resistentes a las plagas infestan los campos de los agricultores. En un esfuerzo por controlar las “supermalezas” que han surgido, los agricultores utilizan más y más herbicidas y pesticidas para matarlas, pero las malas hierbas resistentes siguen creciendo, el ritmo al que se están extendiendo incrementaron en un 25% en 2011, y el 51% en 2012. Estos productos químicos peligrosos se utilizan en cantidades cada vez más altas, como respuesta al aumento de la resistencia, con el tiempo hacen su camino por tu cuerpo a través de los alimentos que consumes.

2. El impacto de los OGM o transgénicos es mal entendido, y tiene el potencial para causar enfermedades

No hay requerimiento que la seguridad de los OGM sea garantizado o incluso investigado. La investigación se deja en manos del fabricante, y ¿por qué una empresa como Monsanto (uno de los principales productores mundiales de semillas genéticamente modificadas) debe reconocer el peligro de los productos que vende?

alimentos transgénicos

Hay evidencia significativa comenzando a emerger, de que los alimentos transgénicos promueven la enfermedad. Un estudio publicado en 2012 mostró que las ratas con una dieta de maíz transgénico sufrieron un incremento en el crecimiento tumoral y la mortalidad temprana, en comparación con un grupo de control. Estudios similares sobre OGM en alimentación animal, llevó a la Academia Americana de Medicina Ambiental (AAEM) a denunciar públicamente los transgénicos en el suministro de alimentos, advirtiendo que es biológicamente plausible para los alimentos modificados genéticamente, causar efectos adversos a la salud en los seres humanos. Los alimentos transgénicos se han correlacionado con una larga lista de problemas de salud, incluido el cáncer de tiroides, enfermedad renal, la artritis reumatoide y la infertilidad.

No dejes de leer:
Los beneficios del amaranto

Los cultivos son alterados genéticamente para hacerlos resistentes al clima y a las plagas. El maíz ha sido diseñado para producir un insecticida natural, llamado toxina Bt, que mata a los insectos mediante la destrucción de las paredes celulares de su tracto digestivo. Esta potente sustancia química no se puede quitar ya que es parte de la composición genética del maíz transgénico. La toxina Bt no es específica de insectos y se ha demostrado que hace agujeros en las células humanas, daños en los intestinos causando intestino permeable.

3. Los cultivos con organismos genéticamente modificados contaminan cultivos no modificados genéticamente

Quizás la mayor razón para evitar los transgénicos es que si seguimos creciéndolos, es posible que no nos quedemos con ningún cultivo que no haya sido genéticamente modificado. Los agricultores no pueden proteger contra la polinización cruzada por el viento y los insectos, y la semilla resultante será un híbrido de su cosecha no genéticamente modificado con el cultivo de OMG. El maíz es uno de los alimentos más comúnmente modificado mediante ingeniería genética, con alrededor del 90% de que sea OGM, y debido a la polinización cruzada, el 10% restante no se garantiza que sea libre de transgénicos. Debido a que no entendemos el impacto del consumo de transgénicos, está claro que tenemos que entender la gravedad de esta situación antes de que nos quedamos sin otras opciones.

Los cultivos más comúnmente transgénicos (esto es en E.U.):

  1. La soja
  2. El maíz (incluido el jarabe de alta fructosa de maíz, aceite de maíz, jarabe de maíz)
  3. Azúcar de remolacha (la mayoría del azúcar se hace de esto)
  4. Canola (como el aceite de canola)
  5. Algodón (incluido el aceite de semilla de algodón)
  6. Alfalfa
  7. Calabacín y calabaza amarilla
  8. Papaya
No dejes de leer:
13 alimentos afrodisiacos para impulsar la libido

4 maneras prácticas para evitar los transgénicos

alimentos orgánicos

1. Comprar alimentos orgánicos

Los alimentos etiquetados 100% USDA orgánicos (en E.U al menos) no puede contener legalmente OMG. La compra de 100% orgánicos asegura no sólo que tu comida no es transgénica, pero que está libre de pesticidas peligrosos, hormonas y otras sustancias químicas. Busca las etiquetas que dicen “100% orgánico” o “USDA Organic”. Asume que cualquier cosa con la etiqueta “Hecho con orgánicos” contiene algunos ingredientes orgánicos, y el resto puede ser OGM.

2. Comprar carne y productos lácteos de animales de libre pastoreo

Presta atención a la comida que comes. Esto es extremadamente importante porque la dieta de los animales que comes te afecta a ti también, y si comían una dieta de alimentos transgénicos, va a terminar en tu cuerpo, independientemente de si el animal es en sí mismo un producto de ingeniería genética.

Los cultivos transgénicos son más baratos y más abundantes, y por lo tanto son la primera opción para la alimentación animal. A menos que sean animales de libre pastoreo certificado y orgánico, los animales fueron casi seguro alimentados con una dieta de granos OGM. Lo mismo se aplica a los alimentos que compras en un mercado de agricultores o de “whole foods” (comidas enteras). Compra carnes orgánicas, y siempre pregunta si el animal es de libre pastoreo.

3. Siembra tus propios alimentos

Los alimentos orgánicos pueden ser costoso, y si está en tu presupuesto hay maneras de hacer compras inteligentes para evitar los productos genéticamente modificados. Sin embargo, es buena idea que siembres tu propia comida así sabrás exactamente lo que estas comiendo. Compra semillas orgánicas regionales o nativas mantenidas por granjeros en comunidades étnicas o autosuficientes. Te invitamos a ver este artículo: Los primeros pasos para tener tu propia huerta saludable.

4. No compres alimentos procesados o industrializados

No compres ningún tipo de alimento procesado o industrializado, es decir, nada que venga en una caja o en una lata es confiable en este sentido, esos son los llamados alimentos tóxicos de la industria alimentaria. Mejor compra alimentos crudos y cocínalos tú mismo. Compra en los mercados o directamente de los productores.

¡Tienes derecho a saber exactamente lo que estás poniendo en tu cuerpo!

Investigación y redacción de Vida Lúcida