Psicología Salud emocional

Los efectos de la gratitud para reducir el estrés

La gratitud es reconocer todo lo que recibimos y disfrutar hasta del más mínimo placer. Significa aprender a vivir la vida como si todo fuera un milagro, y ser conscientes de cuánto nos ha dado. Además, la investigación conductual y psicológica ha demostrado las sorprendentes mejoras en la vida que pueden derivar de ser agradecidos, incluyendo la reducción del estrés y la ansiedad.

el poder de la gratitud para reducir el estrés

Dar las gracias hace a la gente más feliz, fortalece las relaciones, mejora la salud y reduce el estrés. Una vida plena y la confianza de ser retribuidos por nuestras acciones, este es el gran poder de la gratitud.

La gratitud mejora la calidad de vida

Existe documentación sobre un interesante experimento que dos reconocidos psicólogos realizaron sobre la gratitud y su impacto en el bienestar. El estudio dividió cientos de personas en tres grupos diferentes y pidió a todos los participantes que escribieran un diario.

El primer grupo escribió un diario de los acontecimientos ocurridos durante el día sin recibir pautas sobre qué escribir exactamente. Al segundo grupo se le indicó que registrara sus experiencias desagradables. Finalmente, el último grupo fue instruido para hacer una lista diaria de cosas por las que estaban agradecidos.

Los resultados revelaron que quienes escribieron diarios de gratitud mostraron mayor estado de alerta, entusiasmo, determinación, optimismo y energía. Además, los que estaban en el grupo de gratitud experimentaron menos depresión y estrés, fueron más propensos a brindar ayuda. También se ejercitaron con más regularidad y avanzaron más hacia el logro de sus metas personales.

No dejes de leer:
7 cosas básicas que mereces recibir en una relación

Otros estudios muestran que practicando gratitud puede aumentar los niveles de felicidad en alrededor del 25%. Esto es significativo, entre otras cosas, porque el nivel básico de felicidad se establece en un punto predeterminado. Si algo malo sucede durante el día, tu felicidad puede caer momentáneamente, pero volverá a su punto de ajuste natural. Del mismo modo, si sucede algo positivo, el nivel de felicidad se elevará por determinado tiempo. Lo que vemos es que practicando la gratitud podemos permanecer por más tiempo en un nivel alto de felicidad.

Observa y aprecia los dones del día

gratitud y apreciar todo al rededor

La gente tiende a dar por sentado que el bien ya está presente en sus vidas. Hay un ejercicio de gratitud que indica que debes imaginar perder algunas de las cosas que das por sentado. Cosas como tu casa, tu capacidad de ver o escuchar, tu capacidad para caminar, todo aquello que te da comodidad. Entonces imagínate recuperar cada una de estas cosas, una por una, y considera lo agradecido que estarías por poder recuperarlas. Además, es necesario empezar a encontrar alegría en las pequeñas cosas en lugar de resistirse a los grandes logros.

Otra manera para apreciar la vida más plenamente es usar la gratitud para poner las cosas en su perspectiva correcta. Cuando las cosas no vayan a tu manera, recuerda que cada dificultad lleva dentro de ella las semillas del beneficio. Ante la adversidad pregúntate: “¿Qué tiene de bueno esto?”, “¿Qué puedo aprender de esto?” y “¿Cómo puedo beneficiarme de esto?”

Existen muchas formas de practicar la gratitud

Como ya vimos, un método común para desarrollar la práctica de la gratitud es llenar un diario de gratitud. Este ejercicio consiste básicamente en escribir todos los días una lista de tres a diez cosas por las cuales estás agradecido. Puedes hacer esto como la primera cosa en la mañana o antes de ir a la cama por la noche. Otro ejercicio ideal es escribir una carta agradeciendo a una persona positiva en tu vida, pero que no agradeciste adecuadamente. Algunos expertos sugieren que acuerdes una reunión con esta persona y leas la carta cara a cara.

No dejes de leer:
Steve Jobs y una maravillosa reflexión de vida.

Cuando decides encontrar cosas por las que deberías estar agradecido, descubrirás que empiezas a apreciar los placeres simples. Además, le darás un mayor valor a las cosas que antes te daban por sentado. La gratitud no debe ser sólo una reacción a la obtención de lo que quieres. Aprende a practicar la gratitud todo el tiempo sin esperar a que sucedan grandes cosas para hacerlo.

Conviértete en el tipo que aprecia las pequeñas cosas y donde constantemente busca el bien incluso en situaciones desagradables. Hoy, empieza a agradecer por tus experiencias en general, en lugar de esperar una experiencia positiva para sentirte agradecido. De esta manera, estarás dando los primeros pasos en el camino hacia convertirse en un maestro de la gratitud.

Comparte esto: