Psicología

Madres tóxicas y como pueden dañar con la educación

A algunas madres puede parecerles increíble que existan madres tóxicas, pero el hecho es que verdaderamente esto es una realidad, madres que crean sentimientos confusos, miedos, culpas e inseguridades, madres que compiten con sus hijos, madres que esperan vivir a través de ellos, realizar sus sueños y metas, tratan de alguna manera de reinventar sus vidas dentro de la vida de sus pequeños hijos.

madres tóxicas

Cabe hacer la acotación de que también existen padres tóxicos, nos referimos a las madres porque son las principales dadoras de afecto y son las más involucradas en la crianza por su cercanía con los niños desde el embarazo. el concepto de madres toxicas nace por primera vez en la década de 1990, cuando una Psicóloga en Estados Unidos llamada Susan Forward, escribió uno de los más conmovedores libros de la historia sobre el tópico de la crianza, “Padres que Odian”, donde detalla sin medida las impresionantes practicas de crianza que encontró en su investigación y sus efectos en la adultez.

Es notable la importancia de reconocer que a pesar de todo las madres toxicas también actúan bajo un sentimiento de amor, aun cuando el resultado de sus acciones sean tan negativas, no podemos decir que su intención no es más que amar, quizás ellas no conocen otra manera de hacerlo o quizás debido a sus recursos personales no puedan evaluar cuánto daño pueden hacer. Las madres toxicas provienen por lo general de familias donde se han dado experiencias desalentadoras en nombre del amor, y de esta forma ellas han aprendido a actuar.

Socialmente hablar o criticar a los padres en uno o varios aspectos de la vida está muy mal visto, así que la norma es callar y aceptar cosas que pueden ser inaceptables si se dan en otra área de la vida o en otro tipo de relaciones , tener una madre toxica durante la infancia va sin duda a repercutir en los diferentes aspectos de la vida adulta.

No dejes de leer:
La piedra - Reflexión.

Características de las madres toxicas

Las madres toxicas están llenas de inseguridades y desconfían de las capacidades de sus propios hijos, por lo que se ven constantemente en la necesidad de intervenir en todas las problemáticas de ellos, actividades, relaciones y amistades.

Poseen una baja autoestima que proyectan sobre sus hijos haciendo uso de sus miedos, ven fantasmas de críticas y razones para avergonzarse o sentirse avergonzadas detrás de cada acto de sus hijos, son madres que no permiten la intervención de otros en el proceso educativo de sus hijos y desautorizan a otros familiares, profesores, instructores.

No salen de su zona de confort, ni permiten a sus hijos hacerlo, suelen ser prohibitivas, negando el acceso a actividades donde ellos no tengan completo dominio y control o se sientan cómodos, difícilmente permitirán que sus hijos asistan a lugares sólos o donde ellos no tengan conocimiento o contacto.

Transfieren sus metas frustradas para convertirlas en las metas de sus hijos, estas madres suelen haber tenido una vida sin logros importantes, por lo general han tenido que abandonar sueños por seguir otro tipo de vida, ellas tienen la tendencia de apoderarse de las decisiones de sus hijos sin importar sus gustos, esta actitud va desde elegir una actividad o deporte hasta seleccionar una carrera de estudio.

Las madres tóxicas suelen ser personas solitarias que han encontrado en sus hijos la compañía que no han encontrado a en otros ámbitos de su vida, por lo que su amor suele tornarse posesivo, y altamente dañino e incapacitante.

No dejes de leer:
Las 5 enseñanzas de El Principito que debes conocer

Las madres tóxicas generalmente son autoritarias y de castigos desmedidos, no platican, no discuten con el niño acerca de sus fortalezas y debilidades, por el contrario cuestionan y juzgan sin escuchar, en vez de resolver buscan siempre la salida punitiva. Están en búsqueda constante de la perfección y que su hijo (sin importar las cualidades o habilidades que tengan) sean siempre los primeros y los mejores.

¿Qué efectos tiene sobre la educación?

peligro madres tóxicas

Los niños educados por padres tóxicos tienen la tendencia a sufrir de frustraciones emocionales, por lo general serán evasivos de sus responsabilidades, no han sido acostumbrados a participar de sus propias decisiones por lo que serán adultos incapaces de hacerlo. Dependientes y asustadizos en general sufrirán al encontrarse sólos ante los retos de la vida.

Tendrán un bajo nivel de tolerancia a la frustración, pues no han desarrollado habilidades saludables para enfrentarlas sólos, su autoestima y  autoconcepto están gravemente afectados, las evaluaciones a las que han sido sometidos han sido drásticas y han mermado su capacidad de creer en sí mismo.

Serán adultos inseguros que siempre tendrán la tendencia a vivir tras sus propios miedos, se juzgarán a sí mismo como seres pobres y quienes no merecen manifestaciones de amor.

Lo peor de toda esta historia es que los hijos sometidos a vivir en la infancia bajo la educación de madres tóxicas, es que siempre van a tener la tendencia a repetir los patrones de crianza bajo los cuales han crecido, convirtiéndose en los padres tóxicos del futuro.

Educar hijos es una tarea muy delicada que a veces tomamos a la ligera, es una labor formadora , más allá de los conocimientos, es formadora de personas, el único trabajo que se multiplicará por siempre.

Redacción: Equipo de Vida Lúcida