Salud

Síntomas de toxicidad en el hígado

Toxicidad en el hígado

Los síntomas de toxicidad en el hígado no siempre son fáciles de identificar. Muchas condiciones asociadas con un hígado intoxicado son problemas que pueden surgir a partir de una serie de causas.

Aunque algunas condiciones de la toxicidad en el hígado, como la fatiga o irritabilidad a menudo son sólo una parte de la vida, y no necesariamente el resultado de deficiencias hepáticas, hacer caso omiso de las condiciones de salud generalizadas nunca se aconseja.

En cambio, debemos ver los problemas de salud como las “malas hierbas” a eliminar. Muchas veces, enfermedades derivadas de los desequilibrios y la toxicidad en el cuerpo brotan de múltiples maneras y solventar las deficiencias puede ayudar a aliviarlas.

Entender las causas de la toxicidad

Tienes que poner atención si te encuentras regularmente experimentando múltiples condiciones adversas a la vez, especialmente cuando eso se convierte en “la norma”.

Si “la norma” para ti es el malestar constante, puede ser una indicación de que el cuerpo y el hígado están sobrecargados con las toxinas que impiden las funciones importantes.

En tales casos, el mejor curso de acción es hacer un inventario de tu estilo de vida para eliminar las fuentes de toxinas y complementar ese cambio de estilo de vida con una limpieza y desintoxicación del hígado utilizando métodos totalmente naturales y orgánicos.

Los síntomas de toxicidad en el hígado

toxicidad en el hígado fatiga

Fatiga crónica

Uno de los síntomas más comunes de la toxicidad hepática es la fatiga crónica. Muchas personas con hígados sobrecargados se despiertan por la mañana sintiéndose letárgicos y sin energía, como si no hubieran dormido en absoluto.

Cuando te sientes fatigado, incluso antes de empezar el día, se necesita un gran esfuerzo para conseguir un impulso. No es sorpresa que las personas que experimentan esto a menudo terminan a mitad del día  con una desaceleración que seguido es acompañada de rigidez y dolores.

La fatiga crónica puede deberse a una serie de orígenes, sin embargo, se debe evitar de inmediato asumir la disfunción hepática y actuar indebidamente ante esto debe evitarse.

Sin embargo, es una condición que requiere atención. Investigando se puede determinar si el deterioro de la función hepática es un factor contribuyente. Si se empieza a ir acompañada de inestabilidad emocional, entonces hay un mayor motivo para actuar. El desempeño del hígado puede afectar directamente la constitución emocional.

Un hígado tóxico puede ser el catalizador de las diversas formas de depresión. Malhumor general, sentimientos de desesperación y ocasionales estallidos de ira pueden ser causadas por toxicidad en el hígado.

Trastornos emocionales por toxicidad en el hígado

Existe una bioquímica en el cerebro que causa una variedad de trastornos emocionales cuando está fuera de balance, y el mal humor puede o no, ser un síntoma real de toxicidad hepática.

Sin embargo, muchas personas no se dan cuenta de que el funcionamiento del hígado, o deficiencias operativas, desempeñan un papel significativo en la salud emocional. Las molestias de un mal día son una cosa, cambios de humor crónicos acompañados de energía física son otra. Ver: Dieta para desintoxicarte emocional y físicamente por problemas de hígado.

Trastornos digestivos

toxicidad en el hígado intestinos

Los síntomas de toxicidad en el hígado también puede manifestarse como problemas con el sistema digestivo. La hinchazón, gases, distensión abdominal, dolor abdominal, estreñimiento y diarrea después de una comida, junto con la aparente incapacidad para bajar de peso, independientemente de la dieta o el ejercicio, son posibles indicadores de disfunción hepática.

No dejes de leer:
10 superalimentos para prevenir las alergias

Estas condiciones pueden ser exacerbadas por el consumo frecuente de alcohol, una dieta pesada en carne, comer alimentos con azúcares refinados y alimentos procesados con alto contenido de hidratos de carbono.

Hígado lento retiene grasa

Cuando el hígado se vuelve lento, las toxinas ya no son capaces de dejar el cuerpo y en cambio se almacenan en el tejido graso (ya que son solubles en lípidos) y van a pasar el rato allí hasta que la función hepática mejore y que se pueda eliminar de forma segura. Esto puede ser un factor muy importante en cuanto a por qué estás teniendo peso extra, incluso con una dieta saludable y ejercicio.

Hay una variedad de síntomas reveladores de un hígado estresado, pero independientemente del grado de los síntomas, haciendo uso de enfoques holísticos y medidas preventivas, tendrás la capacidad de mejorar el funcionamiento del hígado y mejorar tu calidad de vida.

Otros síntomas de toxicidad en el hígado

Hay una variedad de síntomas reveladores de un hígado estresado, independientemente del grado de los síntomas, haciendo el uso de enfoques holísticos y medidas preventivas, se puede mejorar el funcionamiento del hígado y mejorar tu calidad de vida (porque mereces sentirte bien).

  • Niebla cerebral
  • Dolores de cabeza sordos Mejora con el reposo o dolores de cabeza / migrañas detrás de los ojos
  • Dolor muscular o articular crónica
  • Transpiración excesiva
  • Problemas para digerir las grasas
  • Vesícula biliar
  • Alergias
  • Condiciones de la piel- Acné
  • Desequilibrios hormonales
  • Ansiedad y depresión
  • Sensibilidades químicas
  • Mal aliento crónico
  • Aumento de peso sin explicación

Un hígado tóxico necesita desintoxicarse

Si estás constantemente sentiéndote agotado o sobrecargado con emociones negativas, puedes estar sufriendo de una forma de disfunción hepática y podrías beneficiarte haciendo una limpieza sencilla.

Sin embargo, como hemos mencionado antes, los problemas no específicos como la fatiga crónica, mal humor y malestar digestivo no se deben asumir de inmediato como un resultado de una disfunción hepática. Pueden serlo o no. Muchas veces, para la mayoría de la gente, determinar de lo que está causando que se sientan mal es el primer paso difícil para cambiar las cosas.

La carga corporal es un tema interesante porque afecta a diferentes personas de manera diferente. Si estás experimentando de forma “regular” lo que consideras que es una mala salud, algo anda mal; la realidad, una sobrecarga de toxinas es a menudo la culpable. Si sabes que el culpable es la toxicidad del hígado, se recomienda que participes en una limpieza del hígado totalmente natural.

Aquí te damos algunos tips para que los tengas en cuenta en tu cocina:

  • Comprar productos orgánicos, evitar los OMG (Organismo Genéticamente Modificado).
  • Consumir una dieta equilibrada que consiste en alimentos integrales, de origen animal de alta calidad y proteínas vegetales, granos germinados antiguos, alimentos fermentados, grasas buenas, nueces crudas y semillas.
  • Eliminar los aceites inflamatorios: canola, maíz, soja, semilla de algodón, cártamo, girasol.
  • Beber suficiente agua pura.
  • Aumentar el consumo de grasas saludables de curación: aceite de coco, aceite ed oliva, aceite de palma roja sostenible, mantequilla de animal alimentado con pasto, aguacate, cáñamo.
  • Obtener suficiente fibra: mínimo diario de 35 g – procedentes de fuentes de alimentos integrales, como las semillas de chía, las alcachofas, las semillas de lino de oro, aguacate, brócoli y coles de Bruselas.
  • Eliminar los azúcares refinados: azúcar marrón / blanca, azúcar de caña, jugo de caña, cristales de caña, azúcar de remolacha.
  • Restringir el consumo de fructosa a 20 g – 25 g por día.
  • Aumentar el consumo de verduras de hoja verde: por su magnesio, ácido fólico, vitamina C y contenido de vitamina B.
  • Incluir fuentes de origen animal y de origen vegetal por los aminoácidos: caldo de hueso, colágeno, pollo y huevos orgánicos, espinaca cruda , perejil, col, remolacha.
  • centra en las fuentes alimenticias de azufre: los huevos criados en pastos, brócoli, coles de Bruselas, ajo, cebolla, espárragos, coles de
  • Límita o elimina el alcohol: si usted está experimentando los síntomas anteriores y en general. Encontrar un sustituto saludable para este hábito (tóxico).
No dejes de leer:
¿Por qué es necesario limpiar el cuerpo de toxinas procedentes de metales pesados?

Los 3 superalimentos para un hígado tóxico

toxicidad en el hígado cúrcuma

Alcachofa: este vegetal es un miembro de la familia del cardo. Si deseas ver algo muy bonito, busca una “flor de la alcachofa”. Esta verdura se encuentra en la misma familia del cardo de leche, con la diferencia principal de que se puede incluir esto en tu dieta.

Propiedades beneficiosas incluyen la protección y el apoyo a la función hepática y el aumento de la producción de bilis, su alto contenido de fibra también promueve el lavado de bilis y la reducción del colesterol LDL. Incluso cuando se cocinan, las alcachofas contienen más potencial antioxidante que el ajo crudo, espárragos y brócoli.

Coce al vapor tus alcachofas y un par de ellas con un poco de aceite de coco, ajo crudo y sal del Himalaya para una comida de soporte hepático

Cúrcuma: Esta hierba está probada clínicamente más para la inflamación. Se ingrediente activo, la curcumina se ha relacionado con muchos beneficios que incluyen la asistencia a las enzimas que son responsables de lavado de carcinógenos conocidos en la dieta.

Esto resulta en una mayor protección contra daños en el hígado, e incluso en la regeneración de las células hepáticas afectadas debido a sus propiedades antioxidantes y anti-inflamatorias. Siempre emparejar la cúrcuma con una fuente de grasas saludables y pimienta negro para una máxima absorción.

Cardo de leche: Por mucho, la hierba más sugerida para la salud del hígado, de hecho, esta hierba ha conseguido tanta atención en el mundo. el siymarin, que es el componente activo en el cardo de leche tiene propiedades anti-fibróticas, antivirales, antioxidantes y propiedades anti-inflamatorias (que explican su fama).

El cardo protege las células del hígado del daño que puede ser causados por virus, toxinas, alcohol y las drogas, tales como acetaminofén.Toma un suplemento de leche de cardo de alta calidad que esté libre de OMG, aglutinantes y cargas innecesarias. También se puede encontrar el cardo de leche fermentada en forma líquida que se puede añadir a un jugo de vegetales prensados en frío o tomarlo tal cual es.

Una investigación y redacción de Vida Lúcida
Imágenes de Shutterstock