3 técnicas de arteterapia para lidiar con la ansiedad

La arteterapia puede ser valiosa para lidiar con la ansiedad. Puede convertirse en otra herramienta saludable en nuestra colección, ya sea que tu ansiedad sea ocasional o crónica. Un gran beneficio de la arteterapia es su capacidad para calmar el sistema nervioso: cuando nos concentramos en la creación, nuestra atención se aleja de las cavilaciones preocupantes.

arteterapia

Cuando nuestra atención ha cambiado, nuestro sistema nervioso puede comenzar a regularse. Y podemos tener más acceso al resto de nuestros cerebros, pensamientos, emociones, empatía y compasión. Esto nos permite procesar más experiencias difíciles.

La arteterapia también nos permite expresarnos de forma no verbal, lo que nos ayuda a alejarnos de nuestros pensamientos para ver una expresión visual de una situación. Esto puede proporcionar más distancia de la situación; puede contener y permitir una perspectiva diferente.

Además, el simple acto de expresión creativa nos conecta con un sentido interno de vitalidad, que puede ser estimulante.

3 técnicas de arteterapia para lidiar con la ansiedad

A continuación, tres actividades de la arteterapia para ayudarnos a explorar nuestra ansiedad y acceder a la calma.

La ansiedad expresándose

Esta es una de las técnicas que combina prestar atención consciente a tu cuerpo mientras dibujas intuitivamente. Se sugirie hacer este ejercicio cuando te sientas ansioso.

Primero, reúne lo siguiente: papel en blanco de cualquier tamaño; materiales de dibujo (colores); cinta; y cualquier material favorito. Pega el papel a tu superficie con cinta adhesiva. Cierra tus ojos. Consulta contigo mismo y observa cómo sientes la ansiedad en tu cuerpo. Observa en qué parte de tu cuerpo sientes ansiedad y cómo sabes que es ansiedad.

A continuación, abre los ojos y elige un color pastel (o cualquier utensilio de dibujo que estés usando). Vuelve a cerrar los ojos y dibuja un garabato continuo sin levantar el utensilio del papel. Haz esto “como si la ansiedad se expresara en la hoja. Detente cuando el movimiento o expresión se sienta completo.

Si tu mente tiende a juzgar o controlar, usa tu mano no dominante. Ahora mira el garabato que hiciste. Gira el papel de lado a lado hasta que veas emerger una imagen. «Puede que no tenga sentido pero trata de no pensar demasiado en ello.

Utilizando otros colores o materiales, revela la imagen. Luego, escribe libremente durante cinco minutos. Puedes escribir sobre el proceso de dibujar tu ansiedad o la imagen. O podrías hacerle a la imagen estas preguntas: “¿Qué quieres que sepa? ¿Por qué estás aquí?

La ansiedad a menudo actúa como nuestro protector, por lo que tus respuestas podrían ser: «Te estoy manteniendo a salvo»; «Te mantengo a salvo de sentimientos difíciles»; «Me aseguro de que hagas lo correcto»; «Me aseguro de que no termines en la calle»; «Me aseguro de que no te lastimes».

Un collage de tranquilidad y seguridad

Este ejercicio trata de crear un recordatorio visual de un lugar seguro. Es útil para calmar el miedo y la vigilancia.

Reúne papel en blanco, revistas, fotos antiguas, marcadores y una barra de pegamento. Respira profundamente varias veces. Déjate llevar por el camino de los recuerdos, recordando cualquier momento en el que te hayas sentido tranquilo, seguro o agradable. Puede ser una ubicación o con una persona. Si no puedes recordar un recuerdo, imagina un lugar o persona que sea relajante y agradable.

Empieza a revisar tus revistas. Recorta imágenes que capten tu atención y te recuerden el recuerdo o la sensación de tranquilidad o placer. Trata de dejar que las imágenes te elijan en lugar de buscar la imagen correcta.

Es decir, elige imágenes que te atraigan incluso si no tienen sentido o no encajan con lo que estás pensando. Tal vez tengas un sentimiento interno de agrado o atracción. Tal vez te demores más en esta imagen, mientras que avanzas rápidamente con los demás.

Una vez que tengas una colección de imágenes, organízalas para crear una imagen o metáfora general, que hable de cómo es sentirse seguro o a gusto.

Una vez que hayas terminado, puedes usar la imagen como un recordatorio de seguridad y serenidad. Ve si puedes imaginarte a ti mismo en ese lugar seguro o agradable y cómo te sientes en tu cuerpo; evoca todos tus sentidos para encarnar realmente el sentimiento.

Cómo se ve la ansiedad

Para este ejercicio, utiliza cualquier material o técnica de creación de arte que desees. Puede pintar o dibujar tus respuestas. O puedes crear un collage. Considera estas preguntas:

  • Si la ansiedad tuviera cuerpo y personalidad, ¿cómo se vería? ¿Cómo hablaría? ¿Qué diría? ¿Qué le importa?
  • ¿Cómo es tu cuerpo o tu vida bajo las garras de la ansiedad? ¿Cómo se vería si la ansiedad ya no estuviera presente?

A veces puede parecer que la ansiedad es el enemigo máximo. Se siente tan incómodo, tal vez incluso aterrador. Además, podría impedirnos hacer las cosas que realmente queremos hacer. La arteterapia puede ayudarnos a sentir curiosidad por nuestra ansiedad y a comprender mejor sus motivos. Puede ayudarnos a acceder a la calma, recordándonos que la tranquilidad está realmente dentro de nosotros.

Acerca del autor

Avatar

Dayerlin Sosa López

Socióloga y Psicoterapeuta egresada de la Universidad Central de Venezuela con componente Docente en la Universidad de Oriente. Se desempeña como facilitadora de talleres de crecimiento personal para empresas. Es escritora, dedicada al trabajo terapéutico y Psicoterapeuta Gestalt.