Nutrición

6 deficiencias de nutrientes relacionadas con enfermedades autoinmunes

Tu sistema inmune es una máquina compleja, y al igual que un automóvil, no puede funcionar correctamente sin el combustible adecuado. Hay seis nutrientes clave que son el combustible premium para tu sistema inmune. Si sufrimos de deficiencias de nutrientes clave, corremos el riesgo de que nuestro sistema inmune se desboque y ataque los propios tejidos del cuerpo y lleve a la autoinmunidad.

deficiencias de nutrientes

Cuando un paciente autoinmune acude en busca de ayuda médica, no solo se deben verificar las infecciones, las toxinas y el estrés que podrían estar saboteando tu sistema inmunológico, sino que también busco los nutrientes clave que podrían faltar. Restaurar los niveles óptimos de estos nutrientes es un paso importante para revertir las enfermedades autoinmunes y también para prevenir el desarrollo de otras enfermedades autoinmunes.

6 deficiencias de nutrientes relacionadas con la autoinmunidad

Estos son los seis nutrientes que la investigación ha vinculado a la enfermedad autoinmune, y que se notan más en pacientes autoinmunes.

1. Vitamina D

Incluso si vives en un clima cálido y recibes mucha luz solar, tus niveles de vitamina D podrían estar por debajo de lo óptimo. Esto es particularmente problemático para pacientes autoinmunes porque la vitamina D juega un papel crítico en el sistema inmune. Regula y previene la autoinmunidad al estimular las células T reguladoras, que son responsables de diferenciar entre invasores peligrosos y células “propias”. Cuando la vitamina D promueve estas células, le enseña al sistema inmune a no atacarse a sí mismo.

La vitamina D también es compatible con tu capacidad para combatir las infecciones virales y bacterianas que pueden desencadenar o empeorar las condiciones autoinmunes.

2. Omega 3

deficiencias de nutrientes

Debido a que nuestra dieta moderna tiende a contener más aceites vegetales poliinsaturados en lugar de grasas animales de calidad, muchos estadounidenses son deficientes en ácidos grasos Omega 3. Los estudios han demostrado que los aceites omegas 3 mejoran la activación de las células B y seleccionan la producción de anticuerpos, lo que puede reducir la respuesta inflamatoria y ayudar a su sistema inmunológico a combatir los patógenos.

3. Vitaminas B

Las vitaminas B no solo proporcionan energía a nuestras células. También controlan la función inmune, las hormonas, el estado de ánimo, el sueño, los nervios, la circulación y la digestión. La vitamina B12, por ejemplo, es compatible con la producción de glóbulos blancos, que son componentes esenciales del sistema inmune. Cuando estás bajo en B12, tu conteo de glóbulos blancos se reduce, lo que debilita tu sistema inmunológico y lo hace más susceptible a atacar por error tus propias células.

4. Selenio

El selenio puede ser un mineral poco conocido, pero los estudios demuestran que es esencial para regular la respuesta inmune excesiva y la inflamación crónica en las enfermedades autoinmunes. También es un nutriente vital para la función tiroidea adecuada, y los estudios muestran que el aumento de selenio en pacientes con tiroides autoinmunes disminuye sus anticuerpos tiroideos.

También puedes leer:  10 poderes milagrosos de las uvas

5. Zinc

deficiencias ed nutrientes zinc

El zinc afecta múltiples aspectos del sistema inmune, desde la barrera de la piel hasta la regulación génica dentro de los linfocitos (un tipo de glóbulo blanco). De hecho, el zinc es esencial para la producción de glóbulos blancos y los estudios muestran que las personas con deficiencia de zinc son más susceptibles a los patógenos.

6. Magnesio

El magnesio, que es importante no solo para la función inmune sino también para la salud del corazón, es un mineral que la mayoría de la gente tiene bajo en forma crónica debido a los altos niveles de estrés y las dietas altas en azúcar (el azúcar reduce los niveles de magnesio). Se ha demostrado que la deficiencia de magnesio causa un aumento en la producción de citocinas proinflamatorias, lo que aumenta tu nivel general de inflamación y contribuye a la autoinmunidad.

Qué causa las deficiencias de nutrientes en pacientes autoinmunes

Ahora que sabemos qué nutrientes juegan un papel crítico en el sistema inmune, veamos por qué los pacientes autoinmunes a menudo son bajos en ellos.

Una dieta pobre en nutrientes e inflamatoria

Este es bastante obvio, pero si no estás comiendo estos nutrientes, tu cuerpo no tendrá suficientes. Probablemente comas muchos productos de harina blanca, azúcares refinados y alimentos procesados. Si bien estos alimentos pueden tener buen sabor, carecen por completo de nutrientes, y las pocas vitaminas que ofrecen generalmente tienen que agregarse sintéticamente.

Además de los alimentos procesados pobres en nutrientes, una dieta alta en alimentos inflamatorios también puede causar deficiencias de nutrientes. Estos alimentos inflamatorios, que incluyen gluten, granos, legumbres, nueces y semillas, solanáceas, huevos, productos lácteos, azúcar y cafeína, no solo estimulan el sistema inmunitario, sino que también causan un intestino permeable.

Intestino permeable

deficiencias de nutrientes intestino perforado

Sabemos por la investigación del Dr. Alessio Fasano que prácticamente todos los pacientes autoinmunes tienen un intestino permeable. Lo que quizás no sepas es que cuando tu intestino está perforado, las uniones en las paredes intestinales que mantienen tu intestino alineado se “aflojan” permitiendo que proteínas, bacterias, levaduras y virus ingresen al torrente sanguíneo. Además, algunas personas tienen vellosidades amputadas, pequeñas proyecciones capilares que absorben nutrientes, lo que significa que no pueden absorber los alimentos de manera adecuada y carecen de vitaminas y minerales, incluso si consumen muchos en su dieta. Esto causa una ola de inflamación que desencadena o empeora la autoinmunidad.

Mutaciones genéticas

Las mutaciones genéticas comunes como MTHFR reducen significativamente tu capacidad para convertir ciertos nutrientes que contribuyen a la metilación, incluidas las vitaminas B, la colina, el ácido fólico y más. Las mutaciones de VDR pueden causar baja cantidad de vitamina D, y las mutaciones que controlan la sulfatación, una vía de desintoxicación hepática, pueden causar deficiencia de zinc. Si tiene una o más de estas mutaciones genéticas, puede obtener muchos nutrientes de tu dieta o suplementos, pero tu cuerpo simplemente no puede utilizarlos de manera óptima.

También puedes leer:  Protegerse del sol con alimentos saludables

Cómo probar las deficiencias de nutrientes

Si tiene una enfermedad autoinmune y hazte análisis para saber cómo están tus niveles de nutrientes. Ordena que analicen a través de muestras de orina y sangre para medir los niveles de vitaminas, minerales, antioxidantes y ácidos grasos y aminoácidos esenciales. Proporcionan una imagen muy completa del estado nutricional de un paciente y ofrece pistas muy perspicaces sobre lo que podría estar causando tus condiciones de salud.

Cómo prevenir o superar las deficiencias de nutrientes

La buena noticia es que sí se pueden restaurar los niveles óptimos de estos nutrientes clave. Al aumentar tu ingesta dietética y abordar las causas subyacentes de tus deficiencias, puedes reabastecer tus niveles y fortalecer tu sistema inmunológico. Esto es lo que debes recordar.

Come una dieta rica en nutrientes

deficiencias de nutrientes comiendo sano

Obtener tus nutrientes a través de los alimentos siempre es la mejor opción, por lo que querrás agregar muchos de los siguientes alimentos a tu dieta:

  • Vitamina D: pescado graso, proteína proveniente de carnes alimentadas con pasto incluyendo vísceras.
  • Selenio: ajo, pavo, hígado y carne roja
  • Magnesio: verduras de hojas oscuras como espinacas y acelgas, higos, pescado, aguacate y plátanos
  • Zinc: ostras y mariscos, carne de vaca y cordero alimentada con pasto
  • Omega 3: carnes alimentadas con pasto, pescado graso, aceite de lino y chía
  • Vitaminas B: verduras de hoja verde, proteínas animales, frutas frescas y secas, mariscos, aguacates

Sana tu intestino

Curar tu intestino es uno de los pasos más importantes a seguir en tu viaje autoinmune. No solo mejorará tu capacidad para absorber nutrientes, sino que reducirá drásticamente tu inflamación y calmará tu sistema inmunológico:

  1. Elimina lo malo: elimina las infecciones intestinales y los alimentos tóxicos e inflamatorios.
  2. Restaurar lo bueno: volver a agregar los ingredientes esenciales para una digestión adecuada.
  3. Introducir bacterias saludables – restablece una flora intestinal sana.
  4. Repara el intestino – reconstruye el revestimiento de la mucosa de tu intestino.

Agrega suplementos de alta calidad

Aunque la optimización de tu dieta, la curación de tu intestino y la alimentación para tu genética son importantes, es posible que también debas agregar suplementos. La desafortunada verdad es que nuestro suelo empobrecido en nutrientes, estilos de vida de alto estrés y ambientes tóxicos hacen que sea muy difícil obtener todos nuestros nutrientes solo de los alimentos. Afortunadamente, los suplementos de alta calidad pueden intervenir para llenar el vacío.

0/5 (0 Reviews)