Psicología Superación personal

8 pasos para reparar tus traumas de la infancia y reclamar lo que mereces

Aquellos que crecieron en un ambiente abusivo son propensos a sufrir de baja autoestima, culpabilidad constante y autoconversación negativa. A continuación, hay 8 formas efectivas de repararse a uno mismo de los traumas de la infancia y reclamar la alegría innata y autoestima que merecemos.

sanar traumas de la infancia

Traumas de la infancia

Si creciste en un ambiente abusivo cuando eras niño, o si alguno de tus padres era dependiente del alcohol, narcisista o agresivo/violento, es probable que tu pasado aún influya en tu autoestima y en cómo vives tu vida. Todos los mensajes recibidos de los padres a través de palabras, gestos, emociones, abuso físico o mental se almacenan en nuestra memoria, ya sea que los recordemos conscientemente o no.

Nuestro cerebro almacena los primeros mensajes de los padres a menos que los liberemos y los reemplacemos conscientemente

Estos mensajes influyen en cómo nos vemos a nosotros mismos y a los que nos rodean. Si ellos te dijeron lo bueno que eres, con una buena cantidad de apreciación y comentarios objetivos, tu autoestima coincidirá con tu potencial. Sin embargo, si creciste con personas que te molestaban constantemente, se centraban solo en tus negativos o te despreciaban/humillaban y/o burlaban de ti, es probable que tu autoestima sea mucho menor que tu verdadero valor.

“Como hijos de padres abusivos, a menudo nos tratamos de la misma manera que nos criaron”.

Pasos para reparar tus traumas de la infancia

Reparar es el método de descartar los viejos mensajes negativos y falsos y reemplazarlos con mensajes nuevos, que son autoafirmaciones alentadoras en tu cabeza. También implica ocuparse de tus necesidades emocionales, mentales y físicas que fueron ignoradas o dejadas de lado por los agresores con los que creciste. Aquí hay algunos pasos simples pero muy efectivos para repararse y curar las heridas de la infancia.

1. Identificar el diálogo interno negativo

La auto-conversación negativa es a menudo reflejo de los primeros mensajes paternos. ¿Te has preguntado de dónde vienen todas esas conversaciones autodidactas dentro de tu cabeza? Es más probable que sean viejas cintas que se reproducen desde tu infancia. Los pacientes adultos en terapia a menudo se sorprenden de cómo usan exactamente las mismas palabras que sus padres habían utilizado para amonestarse.

trabajando traumas de la infancia

  • Eres un estúpido. No construyas castillos en el aire.
  • Me avergüenzas. Cállate, no quiero saber lo que piensas.
  • Eres una pena para esta familia.
  • Piérdete. Tú eres el motivo de todos los problemas.
  • Mira lo que has hecho.
  • Te odio.

La vergüenza, la culpa y el dolor que siente un niño cuando su mamá o papá dice estas cosas a menudo permanecen escondidos debajo de todas esas capas de actitud de “He crecido y nadie puede dañarme”. Esta vergüenza y culpa a menudo se reflejan como una autoestima negativa y malas relaciones personales.

También es la razón por la que constantemente encuentras defectos contigo mismo en lugar de encontrar formas de construir tu confianza. El primer paso es anotar todos los mensajes que alguna vez recibiste. Recuerda lo que puedas y escríbelo todo. Puedes hacerlo en una sola sesión o tomarte unos días para reflexionar y anotar cada mensaje negativo que recibiste, no solo de tus padres, sino de otros cuidadores, maestros, bullies escolares, etc.

2. Negarlos conscientemente con hechos

Para ayudar a sanar los traumas de la infancia, poner pensamientos repetitivos y mensajes negativos en el papel te permite ser objetivo acerca de ellos.

Ahora que tienes toda una lista, podrás ver por ti mismo la cantidad de pensamientos autodestructivos insalubres que llevas dentro. Ahora empieza la parte divertida. Mientras que algunas personas recomiendan quemar toda esta lista y ver cómo se convierte en cenizas, un ataque más letal sería escribir un “contrincante” para cada mensaje. Sé objetivo sobre esto. Has escuchado un sinfín de mensajes negativos, por lo tanto, puede que te parezca difícil desafiarlos. Pero hazlo de la manera en que lo harías por tu mejor amigo, tu hijo o alguien a quien le tengas mucho cariño. Tacha el mensaje negativo y escribe tu propio mensaje de autoafirmación contra cada uno.

  • Mamá: Eres tan estúpido.
  • Yo: soy inteligente; Logré _____ por mi cuenta.
  • Papá: me avergüenzas.
  • Yo: estoy orgulloso de mí mismo por _____.
También puedes leer:  Porqué tenemos tendencia a comprar más de lo necesario

reparar traumas de la infancia

3. Construye un nuevo conjunto de creencias auto-aprobatorias

La auto-honestidad incluye ser apreciativo en cuanto a tus fortalezas, rasgos positivos y talentos.

El ejercicio anterior te habrá proporcionado un banco lleno de mensajes positivos. Sin embargo, tú eres mucho más que las formas limitadas en que la gente te percibió. Ahora es el momento de seguir adelante y ser honesto contigo mismo. La auto-honestidad se ha convertido en sinónimo de encontrar en qué te equivocas o dejas de hacer o ver. Pero para ser realmente honesto, también debes verte tal como eres con todos tus dones, talentos, rasgos positivos, personalidad, etc. Aquí hay una lista que proviene de un taller realizado para padres solteros.

  • Mi hijo me dice que soy la persona más divertida que ha conocido. Estoy de acuerdo con él.
  • Me encanta cómo puedo hacer la mejor comida de absolutamente nada.
  • Siempre me han gustado mis rizos. Me recuerdan a la niña feliz que era antes …
  • Soy un superviviente. Logré pasar los peores momentos solo.
  • Yo soy amable.
  • Puedo reír fácilmente. Encuentro graciosas las cosas más raras. A mis hijos les encanta eso sobre mí.
  • Estoy orgulloso de mi trabajo. Me lo gané.
  • Me encanta cuando bailo con mi hija, ella pone la sonrisa más grande.
  • Soy una gran madre. Solo lo sé.

4. Descarta la culpa si quieres reparar traumas de la infancia

El mayor equipaje que cargamos de un pasado abusivo es la culpa constante que nos acompaña a lo largo del día, a veces incluso en nuestros sueños. Si eres una persona que se disculpa constantemente, te sientes culpable muchas veces al día, te preocupa que tus acciones puedan hacer que otros se sientan mal o incomodados, juzgando las decisiones y elecciones, es probable que seas conducido por el monstruo de la culpa. Ten en cuenta que, incluso cuando deseches los mensajes verbales negativos, la energía de la culpa y la vergüenza no desaparecerá de inmediato. Para que ese cambio interno suceda, debes ser consciente de la culpa a medida que surja y ser objetivo.

Alguien llama en el último minuto para pedirte que hagas su trabajo cuando estabas a punto de irte. En lugar de sentirte culpable por decir NO, se razonable. Planeaste tu día lo suficientemente bien como para terminar tu trabajo a tiempo. Sea quien sea esa persona tendrá que encontrar la manera de arreglárselas.

Si te sientes culpable de tomarte un tiempo libre, lejos de tus hijos, recuerda que tomarte un tiempo solo es necesario para la supervivencia. Tu objetivo es prosperar, no solo arrastrarte cada día.

curar traumas de la infancia

5. Aduéñate de tus sentimientos y ponte en primer lugar

Hazte dueño de tus sentimientos y toma decisiones que las honren.

Un niño a menudo desconoce sus propios sentimientos para sobrevivir en un ambiente abusivo. Adquirir y reconocer esos sentimientos en ese momento significaría que tendría que ir contra el agresor. Esto podría poner en riesgo su supervivencia porque, como niños, todos dependemos de los demás. Para cortar este patrón, comienza a escribir en un diario tus sentimientos a lo largo del día. O simplemente haz pequeños descansos durante el día para estar al tanto de cómo te sientes. Cuando tengas que tomar una decisión, no te apresures a elegir. Tómate un momento y piensa. Si no estás seguro, tómate el tiempo para decidir antes de comprometerte. Te lo mereces. Pregúntate: “¿Qué es lo mejor que puedo hacer por mí mismo en este momento? Toma decisiones que honren tus necesidades y emociones y te ayudará mucho a sanar esos traumas de la infancia.

También puedes leer:  Para tener éxito es más importante saber relacionarse que ser inteligente.

6. Déjate consentir

Disfruta de pequeños momentos de placer y diversión relajada. Los niños que crecieron en entornos poco saludables a menudo pierden su alegría innata y espontaneidad. Para recuperar esto, date el tiempo y el lujo de hacer las cosas que disfrutas. Esto puede parecer trivial si no tienes tiempo o tienes demasiadas responsabilidades. Pero repararte a ti mismo significa darte el cuidado gentil que te perdiste mientras creciste y la oportunidad de explorar la vida con entusiasmo.

Al menos una vez a la semana, haz algo puramente por la alegría de hacerlo. Ten tus pequeños momentos. Encuentra formas de reclamar tu alegría. Toma una clase, juega en la piscina, baila cuando nadie te esté mirando.

Una mujer que creció con un padre alcohólico temía los viernes porque era cuando estaba en su peor momento. Para el miércoles ella estaba ansiosa y para el jueves, se encontraba anonadada temiendo durante el día en que se volviera volátil y agresivo. Como una mujer trabajadora de 37 años y madre, descubrió que siempre se sentía estresada todos los miércoles por la noche y tenía desencadenantes o ataques de pánico reales los jueves.

Trabajaba muy tarde los viernes para que llegar a casa con su esposo y sus hijos después de la cena. Una vez que se dio cuenta de este patrón, convirtió los miércoles en su día de spa. Junto con afirmaciones, cambió la creencia negativa de que todos los viernes terminarían con sus sentimientos lastimados. Los viernes, ella salía temprano, se encontraba con unas amigas para tomar un café y luego salía a dar un largo paseo en coche y tomar un helado con su familia. Ella se reparó de tal manera en que los viernes se volvieron divertidos.

sacar traumas infantiles

7. Establece metas que te involucren solo a ti

Haz algo por ti mismo que te vuelva una persona más feliz y contenta. Incluso si eres un padre con muchas responsabilidades o un emprendedor con demasiadas cosas que manejar, establece algunos objetivos personales que te den un sentido de propósito. Como un niño que tuvo que crecer demasiado pronto, estamos entrenados para poner a los demás primero. Una buena manera de reconectar nuestro cerebro es darnos el permiso para buscar algo que nos haga personas más satisfechas. No mejores madres, cónyuges, parejas, jefes o vecinos. Solo un TÚ mejor, más feliz, y más satisfecho.

8. Evalúa tus relaciones

¿Tus relaciones actuales reflejan patrones antiguos?

Ten en cuenta cómo tus relaciones actuales podrían estar reiterando los viejos patrones de pensamiento, los mensajes de tus padres y la culpa. A menudo, invitamos a nuestras vidas a relaciones que reflejan nuestras creencias sobre nosotros mismos. Si te encuentras en situaciones que te hacen dudar de tu autoestima, aumentan tu culpabilidad o te hacen sentir obligado a hacer cosas que realmente no deseas hacer, podrías estar en uno de estos patrones repetitivos. Haz un inventario de las personas que te hacen sentir más como tú mismo y los que te piden que seas algo que no eres. Evalúa lo último y haz lo que le dirías a un niño o amigo que haga. Ponte primero. Cualquiera que te haga cuestionar tu autoestima no merece tu tiempo.