Psicología

Cómo estimular el Cerebro para pensar creativamente

La creatividad se encuentra estrechamente relacionada con la capacidad para crear e innovar en cualquier ámbito. Existe la falsa creencia de que es de naturaleza innata y que sólo algunos afortunados la poseen.

Conoce los mejores ejercicios para entrenar el cerebro para pensar creativamente

Una excelente noticia es que es completamente viable entrenar al cerebro para pensar creativamente. Sólo se requiere disciplina, relajación y trabajo constante.

Pasos para estimular la creatividad

El cerebro, al igual que un músculo, en la medida en que se ejercite permitirá la adquisición de nuevas habilidades y conocimientos. Para estimular la creatividad existen diversas actividades que, si son ejecutadas con regularidad, te brindarán excelentes resultados.

Paso I. Relajación

Es impensable tener creatividad si estamos sometidos a altos niveles de estrés. Estas dos variables juntas no funcionan para nada bien.

Para obtener la relajación requerida se puede recurrir a la práctica de algún ejercicio físico con el que nos sintamos cómodos y se adapte a nuestras posibilidades. Puedes escoger entre caminar, nadar, correr o realizar algún ejercicio aeróbico.

Incorporar una rutina de ejercicios a tu rutina diaria te brindará efectos beneficiosos para la salud a la par de estimular la creatividad, así como la relajación.

La práctica de la meditación ayuda a obtener un estado de relajación que además logra mejorar la memoria y actúa como alivio de nuestra mente.

También puedes leer:  10 razones por las que debes dejar la zona de confort

Para relajarnos podemos recurrir a estrategias de esparcimiento, especialmente si resultan divertidas como bailar, escuchar nuestras canciones favoritas, cantar, comer algo que nos encante o prepararlo,  ver tu programa favorito, salir de paseo, entre otras.

Paso II. Aprende algo nuevo

Si quieres estimular la creatividad, nada como poner al cerebro a trabajar en algo que no conoce, ello supone que activarás nuevas redes neuronales y te relajarás a la vez, por lo que obtendrás doble beneficio.

Paso III. Lleva un diario

Es imprescindible tener a la disposición siempre un diario en el que tomemos nota de nuestras ideas al momento en el que se generen dentro de nuestro cerebro. De esta manera, no nos arriesgaremos a olvidarlas o a sufrir el estrés que nos causa ésta posibilidad mientras estamos realizando otra actividad.

Paso IV. Plantea las situaciones o problemas a solucionar desde diferentes perspectivas

La lucha por resolver una disyuntiva por medio de la utilización de la fórmula a la que estamos acostumbrados habitualmente no estimula la creatividad y puede estancarnos. Además, a veces es necesario aprender a soltar lo que no logramos resolver y en cualquier momento la idea llegará.

Si deseamos ser más creativos debemos ejercitar nuestro cerebro y la mejor manera es cambiar la manera en la que solemos pensar.

Edward de Bono propuso el modelo de Pensamiento Lateral mediante el cual se busca estimular el pensamiento creativo, enfocando la resolución de las problemáticas por medio de la escogencia de las opciones menos obvias e inmediatas. Se trata de arriesgarnos y tomar otros caminos poco explorados.

También puedes leer:  Porqué las caricias ayudan al bienestar del cuerpo y la mente

Joy Paul Guilford, por su parte, planteó para la resolución de problemas de manera creativa los pensamientos Divergentes y Convergentes. El primero consiste en la generación de ideas con la finalidad de obtener gran cantidad de soluciones para una misma interrogante.

El pensamiento Convergente se basa en tomar el camino que nos conducirá a la respuesta correcta empleando la lógica racional. Para Guilford, ambos pensamientos dan origen a las soluciones.

  • Practica la lectura: Es un excelente ejercicio para estimular la creatividad, adquirir nuevos conocimientos y generar la producción de nuevas ideas.
  • Cambia la rutina diaria: Emprende rutas diferentes para llegar a tu sitio de trabajo, si eres diestro utiliza la mano izquierda para peinar tu cabello o cepillar tus dientes, por ejemplo.
5/5 (3 Reviews)