La comida de mar y 15 beneficios de agregarla a tu dieta

Siempre habrá algunos consejos de sentido común que todo profesional de la salud o amigo con buenas intenciones nos ha dado en algún momento. Beber menos. Usar menos sal. Comer más verduras, menos carne roja, menos azúcar, hacer menos paradas por la comida rápida y hacer más ejercicio. Pero pocas personas recuerdan aconsejarte que agregues comida de mar a tu dieta.

mariscos

De hecho, a menos que tengas la suerte de vivir en una ciudad con una costa próspera o donde todos coman pescado, es posible que no estés al tanto de todos los beneficios de comer más comida de mar.

15 razones para comer comida de mar

Si bien no tienes que renunciar a todas las demás formas de carne para obtener sus beneficios, agregar algunas porciones de salmón o trucha y otras formas de mariscos a tu dieta cada semana tendrá efectos positivos en tu salud física y mental.

1. Son una gran fuente de nutrientes

La comida de mar es una gran fuente de ácidos grasos omega-3, que son esenciales para la salud del corazón, el cerebro y los ojos. También es una gran fuente de vitamina D, hierro, zinc, magnesio y otros minerales. Sson una fuente maravillosa de proteína magra que es muy saludable para cualquier persona.

2. Son parte de una dieta saludable para el corazón

Comer pescado graso como el salmón rojo es una gran fuente de grasas saludables. Las grasas saludables son importantes para ayudar a mantener tus arterias limpias. Al ajustar tu dieta, reduces el riesgo de sufrir un ataque cardíaco, accidente cerebrovascular y muerte por enfermedad cardíaca.

Contrario a la creencia popular, la comida de mar también pueden ser parte de una dieta saludable para el corazón. Esto se debe a sus altos niveles de ácidos grasos omega-3, vitamina B-12 y vitamina D. Pero por supuesto, la forma en que se preparan también es importante. Solamente haz a un lado los métodos de preparación que añaden sal, aceite o carbohidratos.

3. Ayudan a tratar y prevenir la depresión

Puedes agregar camarones y pescado graso a tu dieta para ayudar a prevenir la depresión. Numerosos estudios han vinculado los cambios en la dieta al alivio los síntomas de la depresión, el aumento de la efectividad de los antidepresivos y la total prevención de la depresión.

Si bien no hay nada único que trate o cure la depresión, hacer cambios en el estilo de vida puede ayudar a aquellos que sufren de depresión clínica. Por supuesto, este y cualquier otro cambio en el estilo de vida deben discutirse primero con tu médico.

4. Son una fuente de comida ecológica

Hay muchas granjas de comida de mar que que producen un gran abastecimiento de manera sostenible. Las técnicas sostenibles de acuicultura no solo producen cosechas saludables sino que reducen el impacto negativo en las áreas de pesca tradicionales.

Si bien la mayoría de los mares del mundo están actualmente sobreexplotados, la acuicultura puede ayudarnos a preservar o incluso salvar ciertas especies mientras satisfacemos la demanda de comida de mar.

5. Reducen tu riesgo de enfermedad autoinmune

La enfermedad autoinmune ocurre cuando el sistema inmunológico empieza a atacar los tejidos sanos de tu cuerpo. Afecciones como la lupus, artritis y esclerosis múltiple son ejemplos de enfermedades autoinmunes. Investigaciones sugieren que las dietas ricas en ácidos grasos omega-3 reducen el riesgo de diabetes tipo 1 en niños y diabetes autoinmune en adultos.

6. Mejoran tu vista

Seguramente cuando eras un niño te dijeron que comieras tus zanahorias para tener una mejor vista. Resulta que a medida que envejecemos, proteger nuestra vista exige un cambio de menú más dramático.

La degeneración macular relacionada con la edad (DME) es una de las principales causas de discapacidad visual en adultos mayores. Una dieta rica en ácidos grasos omega-3 ayuda a prevenir esta afección. Un estudio encontró que las mujeres que comían pescado regularmente tenían un 42% menos de probabilidades de desarrollar DME.

Otro descubrió que comer pescado graso una vez a la semana conduce a una disminución del 53% en el riesgo de desarrollar DME neovascular. Por lo tanto, no dejes tus zanahorias y asegúrate de añadir también un poco de comida de mar a tu plato.

7. Previenen el asma

¿Qué tiene que ver este alimento con el asma? Estudios recientes han demostrado que los niños que comen pescado regularmente tienen una disminución de casi un 25% en el riesgo de desarrollar esta enfermedad.

Aún no se ha confirmado que haya beneficios para los asmáticos adultos o aquellos que ya han desarrollado esta enfermedad, pero aun así vale la pena añadir estos alimentos a tu dieta. Por eso, trata de animar a tus pequeños a comer más comida de mar.

8. La comida de mar promueve la salud del cerebro

Todos nosotros experimentamos una pérdida de destreza mental a medida que envejecemos. Hay muchas cosas que podemos hacer para mitigar los efectos de la edad en nuestros cerebros. Una de esas cosas es hacer un cambio en nuestras dietas.

Se ha demostrado que consumir algunas porciones de pescado graso como el salmón, la trucha y las sardinas cada semana ayuda a las personas a disminuir las tasas de deterioro mental y se ha relacionado con la retención de la materia gris. La materia gris es el tejido más funcional de tu cerebro, responsable de la memoria y la regulación de las emociones.

9. Te ayuda a dormir mejor

¿Tienes problemas para dormir bien? Intenta disminuir tu exposición a la luz azul, que es el tipo de luz más común utilizado en aparatos electrónicos. El ejercicio y el alivio del estrés también son útiles para dormir bien por la noche.

Hay una variedad de razones por las cuales puedes tener dificultades para dormir bien, y tantas cosas que puedes hacer para mejorar la calidad de tu sueño. Añadir pescado como el salmón a tu dieta es una de ellas.

10. Reduce tu huella de carbono

Si eres un consumidor consciente del cambio climático, obtener una mayor cantidad de tu proteína dietética de alimentos marinos es una gran forma de reducir tu huella de carbono. Muchos de los tipos más populares de alimento de mar tienen una huella de carbono más baja que la carne de res o de cerdo.

También debes tener cuidado sobre dónde se procesan tus alimentos y cómo se cosechan. Los kilómetros de transporte adicionales pueden opacar cualquier beneficio ambiental que puedas haber obtenido al hacer este cambio. Así que haz tu esfuerzo por encontrar peces cosechados localmente.

11. Pueden hacerte perder algunos kilos

Todos nosotros luchamos en la batalla contra los kilos. Incluso si tienes la suerte de haber alcanzado tu peso ideal, la lucha para mantenerlo es interminable. Agregar mariscos a tu dieta es una forma no solo de perder kilos no deseados, sino también de mantenerlos alejados.

Son nutricionalmente densos y bajos en calorías. Aun así, deberás seguir teniendo en cuenta la forma en que preparas la comida; los pescados empanizados o fritos contienen exceso de carbohidratos y grasas.

12. Disminuyen el riesgo de ciertos tipos de cáncer

Reducir la ingesta de carnes rojas y carnes procesadas se vincula con tasas más bajas de cáncer. Elegir otras fuentes de proteínas magras te ayuda a hacer estos ajustes necesarios. Además, se ha demostrado que el DHA y EPA, las grasas que se encuentran en el pescado graso, reducen la inflamación en el colon y mejoran la función de las células del colon.

13. Te reconectan con la naturaleza

Muchas personas tienen grandes preocupaciones sobre la condición de la carne que comen. Se sienten inseguros sobre las condiciones de vida de los animales y la cantidad de vacunas y productos químicos utilizados para tratarlos.

Hoy en día, la mayoría de nosotros nos hemos dado cuenta de que la imagen que tenemos de las vacas y los pollos en pastizales abiertos o en corrales limpios está muy lejos de ser realidad. En lugar de esto, la vida de los animales que comemos comúnmente es corta y cruel.

Las granjas acuáticas pueden ser igual de espantosas, con tanques superpoblados, enfermedades y poca regulación. Pero hay otras opciones.

¡Puedes ir a pescar! La pesca es una excelente manera de reconectarse con la naturaleza y ayuda a enseñar a los niños pequeños de dónde proviene la comida. Y tus mariscos no se limitarán a los que atrapes con tu caña. Puedes encontrar pescado, camarones, y otros mariscos disponibles en lugares donde puedes cosecharlos tú mismo desde la naturaleza.

14. La comida de mar es una grande fuente de proteína magra

Son una gran fuente de proteínas magras. Ya sea que estés entrenando para un maratón o simplemente tratando de vivir un estilo de vida más saludable, es importante encontrar fuentes confiables de proteína magra.

Las personas que incluyen fuentes de estas en su dieta como los camarones y mariscos no solo reducen su consumo de calorías, sino que sienten satisfechos por más tiempo después de comer.

15. Agregan variedad a tu dieta

El mar ofrece una gran cantidad de opciones gastronómicas. No tienes que preocuparte por aburrirte nunca. Al agregar más mariscos a tus opciones gastronómicas, se abre un mundo completamente nuevo de sabores, texturas y sabores.

No más quejas sobre comer pollo una y otra vez. Los camarones, mariscos y pescados grasos saludables para el corazón se pueden preparar rápidamente en casa y agregan emoción y sabores incluso a una cena básica.

Acerca del autor

Avatar

Tay Cuéllar

Soy Tay Cuellar, administradora de Vida Lúcida y diversos blogs de temática salud, superación personal y bienestar. Te invito a mi espacio donde podamos compartir información y aprender sobre dietas saludables, ideas de ejercicios y motivación para mujeres (y hombres) que estén padeciendo enfermedades crónicas o autoinmunes. ¡Encuéntrame en mis redes sociales!