Colonoscopia: la prueba que podría salvarte la vida

De todos los procedimientos médicos, la colonoscopia es quizás la que hace dudar más a las personas. Si bien la prueba puede ser un concepto incómodo, podría salvarte la vida.

colonoscopía

El cáncer de colon es una enfermedad relativamente tratable cuando tú y tu médico la detectan temprano, y este procedimiento es la mejor manera de detectar el cáncer colorrectal en etapa temprana. Las personas cuyo cáncer de colon se diagnosticó mediante colonoscopia tienen mejores resultados y una tasa de mortalidad mucho más baja.

Tomarse el tiempo para comprender este importante procedimiento y su posible papel para extender tu vida realmente vale la pena.

Qué es una colonoscopía

Este procedimiento ambulatorio es un examen del interior del intestino grueso. Se inserta una cámara larga y flexible llamada colonoscopio en el recto, lo que permite a los médicos ver el interior y verificar la salud del intestino.

El procedimiento completo generalmente dura entre 30 y 60 minutos. El procedimiento generalmente lo realizará un gastroenterólogo que haya recibido capacitación especial en colonoscopia.

Antes de que comience el procedimiento, generalmente se te administran medicamentos para aliviar el dolor y adormecerte. Esta sedación hace que el procedimiento sea más fácil de soportar para muchos pacientes.

Para quienes lo deseen, puede ser posible someterse a una sedación más profunda o incluso anestesia. Si el procedimiento te pone extremadamente ansioso y los medicamentos de sedación no son suficientes, vale la pena que consideres esto y hables con tu médico.

Los medicamentos administrados antes del procedimiento pueden evitar que sientas gran cosa, pero algunas personas pueden experimentar calambres leves. Una excelente manera de combatir este malestar es practicar algunos ejercicios de respiración profunda.

Si la prueba revela algo anormal, el médico puede realizar una biopsia. Aquí es donde el médico extrae pequeñas cantidades de tejido para que pueda analizarse. Cuando se encuentran crecimientos o pólipos anormales, el médico puede extirparlos. Esto te ahorrará tener un segundo procedimiento en una fecha posterior.

Prepararse para una colonoscopía

Al igual que con cualquier procedimiento médico, siempre es importante informarle a tu médico sobre cualquier condición de salud que tengas. Tu médico debe estar enterado especialmente de las siguientes cosas:

  • Estás embarazada
  • Tienes diabetes
  • Si tienes una afección cardíaca o pulmonar
  • Eres alérgico a algún medicamento
  • Tiene un trastorno de coagulación sanguínea
  • Qué medicamentos está tomando actualmente

En algunos casos, tu médico puede querer que tomes antibióticos antes del procedimiento.

También es importante comunicarte con tu médico acerca de cómo te sientes con respecto al procedimiento, especialmente si tienes ansiedad. Hablar sobre tus preocupaciones con tu médico puede ayudarte a minimizar tu miedo e incomodidad.

Puede ser necesario restringir la ingesta de ciertos alimentos y líquidos antes del procedimiento. Se te puede pedir que limites o elimines los alimentos sólidos por completo unos días antes.

Un punto clave de preparación para esta prueba es la limpieza del intestino. Para que los médicos puedan ver claramente el interior de tu colon para detectar anomalías, debe estar vacío. Para lograr esto, se te puede pedir que tomes laxantes o que tomes una preparación especial para ayudarte a vaciarlo.

Es posible que hayas escuchado que este proceso es bastante incómodo, pero en realidad no es tan malo como muchos piensan que es. Es una decisión inteligente someterse a una limpieza de colon antes de este procedimiento. También recibirás enemas antes de para limpiar aún más el interior del intestino.

Preparaciones mentales

Prepararse físicamente para el procedimiento es solo una parte de la preparación exitosa. También necesitas prepararte mentalmente. Tomar tiempo para calmar tu ansiedad sobre el procedimiento puede resultar en que tengas una mejor experiencia.

Puedes probar algunas técnicas de respiración, aromaterapia con aceites esenciales, meditación u otras técnicas para reducir el estrés. Entrar en el procedimiento con menos estrés y ansiedad será de gran ayuda. Estar tenso puede hacer que sea más difícil, por lo que es aconsejable que trates de relajarte lo más que puedas.

Qué sucede después de una colonoscopía

Después del procedimiento, no deberías sentir dolor, pero puedes experimentar una sensación de gases o calambres.

Debido a los sedantes, tendrás que hacer arreglos para que alguien te lleve a casa posteriormente. Podrás sentirte un poco sin energías durante gran parte del día y no será seguro que manejes un vehículo de motor.

Si tu médico te extirpó pólipos o tomó biopsias, puede haber un ajuste temporal de tus medicamentos. Generalmente, podrás reanudar tu dieta típica inmediatamente después del procedimiento.

Complicaciones

Las complicaciones son raras, pero como con cualquier procedimiento, son posibles. Las posibles complicaciones incluyen sangrado e incluso punción del colon. Es muy importante contactar a tu médico si experimentas:

  • Sangrado prolongado o excesivo del recto
  • Dolor severo de estómago
  • Fiebre o escalofríos

Porqué esimportante la colonoscopía

La detección temprana del cáncer de colon es extremadamente importante. El cáncer colorrectal en estado temprano tiene una tasa de mortalidad mucho más baja y un mejor pronóstico general. Hay varios síntomas del cáncer de colon, especialmente en etapas posteriores, pero la mejor manera de detectarlo desde el principio es una colonoscopia.

Si notas algún síntoma de este cáncer, siempre es bueno mencionarlo a tu médico. Esto podría llevar a que tengas el procedimiento antes de lo planeado para ver si los síntomas son causados ​​por cáncer colorrectal u otra afección.

Un estudio con 25,000 pacientes encontró que las colonoscopias se asociaron con una reducción del 61 por ciento en la mortalidad por cáncer colorrectal. Esa estadística es demasiado significativa para ignorarla. La colonoscopia salva vidas.

Según el CDC (Centro para el Control y Prevención de las Enfermedades), la tasa de supervivencia general de 5 años del cáncer colorrectal es del 64 por ciento. Dicho esto, la tasa de supervivencia cuando el cáncer se detecta temprano es del 90 por ciento.

Las colonoscopias son la mejor manera de detectar el cáncer temprano, por lo que, en última instancia, hacen que sea más probable que sobrevivas a esta forma de cáncer.

El cáncer colorrectal es bastante común y se puede presentar en varios miembros de una familia. Cuando tienes antecedentes familiares de este tipo de cáncer, tu riesgo se duplica. Los antecedentes familiares también afectan cuándo debes hacerte la prueba.

Cuando un pariente de primer grado experimenta cáncer colorrectal, debes comenzar a someterte a colonoscopias anuales una vez que seas 10 años más joven de lo que era tu pariente al momento de su diagnóstico.

Para la mayoría, la edad recomendada para hacerse esta prueba por primera vez es a los 50 años, pero las personas con antecedentes familiares a menudo necesitarán someterse a la prueba a una edad más temprana.

Otras cosas a considerar en una colonoscopía

Las colonoscopias pueden salvar tu vida al ayudar a detectar el cáncer colorrectal en una etapa temprana. El procedimiento también puede alertarte sobre crecimientos o signos precancerosos u otros problemas intestinales que no sean cáncer.

El procedimiento puede mostrar evidencia de otras afecciones de salud como enfermedades inflamatorias del intestino, enfermedad de Crohn, colitis ulcerosa, diverticulosis o parásitos.

Prevenir el cáncer colorrectal

La detección temprana del cáncer colorrectal da como resultado un mejor pronóstico. Pero también hay pasos que puedes seguir para ayudar a prevenir el cáncer en primer lugar. Si tienes antecedentes familiares u otros factores de riesgo, puede ser especialmente importante tomar medidas positivas hacia la prevención.

Existe evidencia significativa de que la dieta juega un papel importante en el cáncer. Estudios muestran que alrededor del 5% de los casos de cáncer surgen directamente de dietas poco saludables.

Este número es lo suficientemente pequeño como para tener en cuenta que llevar una dieta saludable tampoco significa completa inmunidad al cáncer. Sin embargo, sugiere que comer bien definitivamente te ayudará.

Además de asegurarte de que estás comiendo bien, asegúrate de consumir una variedad completa de verduras y granos integrales. También trata de hacer suficiente ejercicio y cuidar tu salud mental.

Todos estos pasos positivos pueden ayudarte a prevenir el cáncer. Esto, junto con someterse a pruebas de detección periódicas, incluida la realización de colonoscopias anuales, conducirá a un mejor pronóstico y probablemente a una vida más larga.

Acerca del autor

Equipo Editorial

Equipo Editorial

Equipo editorial de Vida Lúcida. Somos un equipo de trabajo comprometido con la propuesta de temas informativos y redacción basada en fuentes serias y confiables para asegurar un artículo de calidad a nuestros lectores.