Cómo conseguir dormir cuando vives con dolor crónico

Si vives con dolor crónico, a veces el único descanso es cuando duermes. Pero las personas con dolor crónico a menudo se sienten tan incómodas que desarrollan problemas para dormir.

Persona con dolor crónico y problemas para dormir

Este círculo vicioso no solo puede resultar en una inversión, sino que también puede empeorar la condición del dolor crónico, señala Bial Patel, MD, anestesiólogo y especialista en manejo del dolor del Scott and White Hospital en Texas Temple. “Durante el ciclo del sueño, el cuerpo repone sus reservas de energía, tratando de recuperarse de las cosas que suceden durante el día. Cuando no puede lograr niveles de sueño efectivos, su dolor puede empeorar“.

Incluso si puedes dormir, el dolor crónico puede hacer que te despiertes cansado. Esto puede deberse al hecho de que tu dolor causa frecuentes “micro-choques” – cambios a fases de sueño más ligeras y menos relajadas.

Cómo mejorar la calidad de sueño si sufres dolor crónico

Afortunadamente, hay formas de dormir mejor incluso si vives con dolor crónico. Mejorar el dolor crónico con tratamientos o estrategias para el insomnio puede aliviar ambos problemas.

Pruebe estos pasos si vuela y gira de noche:

1. Controla tu dolor

Cuando tu dolor está controlado o atenuado, las posibilidades de un sueño reparador mejoran. La mayoría de los pacientes que encuentran un tratamiento eficaz para el dolor crónico generalmente encuentran que sus patrones de sueño también ayudan.

Los tratamientos crónicos para el dolor dependerán de la causa del dolor en primer lugar. Se utilizan medicamentos, acupuntura, técnicas de relajación e incluso cirugía para tratar diversas formas de dolor crónico. Para obtener más información, consulta a tu médico o un médico que se especialice en el dolor crónico. Entonces, es posible que desees probar algunos de los siguientes tratamientos para el insomnio en combinación con el tratamiento de su dolor.

2. Elimina la cafeína

La cafeína, que se encuentra en el café, el té y algunos refrescos, es un estimulante que puede bloquear las sustancias químicas que provocan el sueño en el cerebro, lo que te mantiene alerta cuando esto es lo último que deseas.

Para minimizar los efectos negativos de la cafeína en el sueño, deja de consumir bebidas con cafeína por la tarde o unas horas antes de la hora del sueño. Esto dará tiempo para que se logren los resultados.

3. Práctica higiene del sueño

Una buena higiene del sueño significa hábitos saludables que pueden ayudar a minimizar los problemas de sueño. Un buen hábito para dormir es evitar las siestas durante el día. Acostarse y despertarse a la misma hora todos los días también puede ayudar. También puede resultarle útil desarrollar un ritual de sueño, como tomar un baño caliente, comer un refrigerio ligero o leer un poco antes de acostarte.

4. Hacer ejercicio regularmente

Puede sonar al revés, pero se ha demostrado que hacer ejercicio de cuatro a ocho horas antes de acostarse ayuda a mejorar la calidad del sueño en las personas con insomnio. La actividad física puede ayudar a reducir el estrés, que puede ser un factor de insomnio.

Algunas formas de dolor crónico, como la fibromialgia, se pueden reducir con ejercicio regular. Sin embargo, asegúrate de dejar suficiente tiempo entre la sesión de entrenamiento y la hora de acostarte, ya que hacer ejercicio demasiado tarde en el día puede mantenerte despierto.

5. Revisa tus medicamentos

Algunos medicamentos recetados pueden contribuir al insomnio. La cortisona, una hormona esteroidea utilizada para la inflamación, es un fármaco que puede mantenerte despierto.

Algunos medicamentos para la tiroides, los medicamentos de venta libre para la tos y el resfriado y la levodopa (un medicamento que se usa para tratar la enfermedad de Parkinson) también pueden causar insomnio. Si crees que los medicamentos pueden estar interfiriendo con el sueño, habla con tu médico sobre terapias alternativas.

Hay muchas cosas que puedes hacer para aumentar las posibilidades de dormir mejor por la noche, y descansar un poco puede ayudar a aliviar el dolor crónico.