Cómo deshacerse de las malas hierbas naturalmente

EL verano ya casi está aquí y ya podemos empezar a apreciar a los heraldos de su llegada: las malas hierbas. Están en el jardín. Están dispersas por el césped. Y su presencia significa que es hora de empezar a trabajar.

Retirando malezas y malas hierbas de la tierra

Afortunadamente, hay formas de eliminar y prevenir las malas hierbas sin recurrir a productos químicos tóxicos. Sigue leyendo para conocer formas simples de controlar tu problema de malezas.

¿Qué hay en una mala hierba?

Ralph Waldo Emerson dijo que una mala hierba es una planta cuyas virtudes nunca se han descubierto. Antes de poner manos a la obra en la erradicación de las malezas en tu césped y jardín, asegúrate de si lo que estás tratando de eliminar es útil o no.

La pamplina puede servir como una delicada guarnición, mientras que las hojas de diente de león, la lechuga del minero y la verdolaga comestible pueden agregar un sabor picante y agradable a las ensaladas. Otras malezas tienen usos medicinales, y puede valer la pena dedicar una pequeña sección de tu jardín a tu botiquín de hierbas medicinales.

Las plantas que realmente no pertenecen en tu jardín generalmente comparten las siguientes características:

  • Tenacidad: simplemente regresan una y otra vez. Esto incluye plantas con raíces profundas o aquellas con un ciclo de vida corto que siembran semillas rápidamente y colonizan los lugares donde prefieres cultivar algo más hermoso o comestible.
  • Invasividad: la fallopia japónica, la kudzu y la convolvulus arvensis son algunos ejemplos de plantas que superan a las especies nativas y se apoderan rápidamente de espacio, y son difíciles de eliminar.
  • Toxicidad: las plantas venenosas son definitivamente algo que no deseas tener en tu huerto. La belladona, el Heracleum mantegazzianum, buttercup y más es mejor mantenerlas lo más alejadas posible de tus plantas comestibles.

10 métodos para el control natural de las malezas

Una vez que hayas decidido qué plantas deseas eliminar, considera las siguientes opciones.

1. Asfixiar las malezas con mantillo

Aplicar una capa gruesa de mantillo a las áreas del jardín después del desmalezado manual evitará que las malas hierbas se vuelvan a sembrar o emerjan por segunda vez. Para las plantas con raíces poco profundas, este acolchado sofocará las malezas y eventualmente matará las raíces sin tener que desmalezar primero, pero debes hacerlo espeso.

Los mejores mantillos son duraderos y orgánicos. Aplica una cantidad densa a una profundidad de 10 a 20 cm. En caso de duda, agrega más mantillo.

Los mejores mantillos para el control de malezas

Consejos para el control de malezas

2. Limita el ara del suelo

Cuanto menos gires y muevas tu suelo, será menos probable que replantes malezas en tu jardín. La jardinería sin labranza es popular por esta razón, ya que mantiene las semillas de malezas latentes debajo de la superficie del suelo de forma indefinida, reduciendo las malezas con las que tienes que lidiar solo a las que son transportadas por el viento, las aves y zapatos.

Si sí aras tu suelo, planifica esta actividad para hacerla en un momento en que los árboles y las plantas perennes en tu área no llenen el aire circundante con semillas y cuando tu suelo esté seco. Mejor aún, combina métodos de cero labranza como el acolchado en otoño con la construcción de tu suelo a través del compost y otra materia orgánica en la primavera para que la labranza se vuelva innecesaria.

3. Cubre tu suelo con malla antihierbas

La malla antihierbas evita que las malezas echen raíces al bloquear el suelo de las semillas de malezas. Dado que no es atractivo a la vista, está diseñado para sentarse debajo de una capa de mantillo orgánico, que también protege la tela de los rayos del sol y extiende su vida útil.

Desafortunadamente, el acolchado orgánico eventualmente proporcionará a las semillas de malezas buenas condiciones de crecimiento y eventualmente tendrás que desmalezar sobre tu malla antihierbas en lugar de debajo.

Afortunadamente, la malla antihierbas impide que las raíces penetren en el suelo de debajo, lo que hace que el desmalezado manual de estas áreas sea rápido y fácil. La malla antihierbas se usa más comúnmente en los senderos del jardín o alrededor de plantas perennes, arbustos y frutas para obtener mejores resultados.

La malla antihierbas sofocará las malezas invasoras, siempre que la malla sea lo suficientemente ancha como para evitar que la planta cruce debajo de esta barrera.

4. Cubierta de plantas

Las malas hierbas prosperan al establecerse y competir con las plantas de jardín más deseables. Derrótalas en su propio juego plantando una cubierta de suelo alrededor de tu casa y jardín que rápidamente llene el suelo expuesto.

Las cubiertas de suelo de rápido crecimiento, como el trébol blanco, no solo recuperarán un área, sino que también pueden agregar nutrientes al suelo y mantener una cama hasta que estés listo para plantar o paisajizar.

Otras plantas como la cebada, la avena, el trigo, el centeno y la canola producen compuestos que inhiben el crecimiento de otras plantas. Las cubiertas de suelo que vale la pena considerar incluyen las que se indican a continuación.

Cubiertas de suelo comunes y sus usos:

controlando la maleza o malas hierbas

5. Aprovecha el sol

Usa el poder de calentamiento del sol para quemar las malas hierbas y matarlas. Empieza por recortar el área a ser solarizada con tu cortacésped o tijeras. Corta lo más cerca posible del suelo y remoje bien con agua. Luego, cubre el área con una lámina de plástico transparente.

Extiende el plástico más allá de los bordes del área que se va a solarizar y asegúralo con grapas o rocas de paisajismo cada 1 metro. Sella los bordes enterrándolos o metiéndolos en la zanja para obtener mejores resultados.

Después de que el área se haya vuelto marrón, deja reposar el plástico por una o dos semanas más. El tiempo total que tomará este proceso depende de la cantidad de sol que reciba y del calor que puedas generar debajo de las láminas de plástico. En la mayoría de los casos, las malezas morirán en seis u ocho semanas.

6. Utiliza gluten de maíz

El gluten de maíz es un subproducto del proceso de molienda del maíz que impide que las malezas formen una raíz durante la germinación. Las malas hierbas tratadas con gluten de maíz forman solo un brote y, si además se limita la cantidad de agua que reciben, eventualmente se marchitarán.

El gluten de maíz no funciona en malezas ya existentes (a menos que se aplique en concentraciones muy altas), por lo que es mejor aplicarlo temprano en la temporada como preventivo de malezas. Usa de 10 a 20 kilos por cada 150 metros cuadrados.

Puedes aplicarlo nuevamente en el otoño para extender sus poderes preventivos. Como una ventaja adicional, el gluten de maíz también funciona como fertilizante, lo cual ayuda a que el césped de tu jardín sea fuerte.

7. Rocía las malas hierbas con bricolaje o herbicidas naturales

Una solución de sal y vinagre puede matar algunas malezas cuando se mezcla con unas gotas de jabón líquido para platos para permitir la adhesión. La sal deshidrata la planta, pero también matará a las plantas circundantes, así que úsala solo en áreas donde no quieras que crezca nada (en entradas, pasarelas o grietas en las aceras).

Una gran cantidad de sal no es buena para el suelo, las mascotas o la vida silvestre, por lo tanto, ataca solo a las plantas que no responden a otros métodos usando un rociador de jardín y empapándolas selectivamente. Empieza con una baja concentración y ve subiéndola según sea necesario. La sal de mesa (cloruro de sodio) o la sal de roca funciona bien para este propósito.

Otras opciones de herbicidas caseros incluyen la aplicación de vinagre de encurtido (ácido acético al 5%) con una botella de espray directamente a la planta o regarla con agua hirviendo. Agregar unas gotas de jabón líquido a tu solución ayudará a descomponer los recubrimientos cerosos en las hojas de las hierbas.

8. Quemador de malezas

En lugar de tratar de quemar las plantas individualmente, el quemador de malezas quema las coronas de las plantas lo suficiente como para causar que los tejidos se marchiten y mueran. Esto significa que el quemador de malezas no mata las raíces de las plantas de inmediato. En cambio, hace que las partes superiores mueran lo suficiente como para privar a las raíces de energía.

Si bien este método generalmente funciona mejor en malezas anuales, también puede matar las malezas perennes de raíces profundas (como los cardos y los dientes de león) al quemar la planta cuando las malezas emergen por primera vez (cuando tienen su primer par de hojas), y una o dos veces después de eso.

Ten cuidado de no acercarte demasiado al suelo con tu quemador. El sobrecalentamiento del suelo puede matar las plantas deseables que estén creciendo cerca y a microbios amigables en el suelo.

En cambio, chamusca las coronas de malezas rápidamente: 1/10 de segundo es más que suficiente. Úsalo solo durante temporadas de bajo riesgo de incendio y después de una lluvia, o durante períodos de alto rocío de la mañana.

Rocía las áreas deshierbadas con agua posteriormente para garantizar un uso seguro. El deshierbe por llama es un control efectivo de la maleza en los caminos o grietas del patio.

9. Usa aves de corral

Los pollos y los patos son desmalezadores naturales y viven para rascar, mover y voltear la tierra para encontrar cualquier casa que haya debajo. Tan solo media docena de pollos contenidos en un tramo de malezas no deseadas eliminarán rápidamente el área de plantas y raíces, dejando el suelo expuesto y listo para plantar.

Los patos incursionarán vigorosamente en jardines húmedos y primaverales para encontrar babosas, brotes y malezas tiernas.

10. Excavar a mano

Excavar a mano es la primera y mejor línea de defensa contra la mayoría de las malezas. Cuando se combina con los otros métodos en esta lista, generalmente es una forma segura de mantener a raya las malezas o erradicarlas por completo de un área.

La clave al eliminar las malas hierbas a mano es quitar todas las raíces de la planta, especialmente si se trata de rizomas o raíces primarias tenaces. Usa una herramienta resistente diseñada para trabajar profundamente o en áreas complicadas. Realizar repetidas sesiones de excavación generalmente desafiará incluso a las plantas más persistentes.

Evita colocar malezas invasoras en tu compost después de retirarlas del jardín, a menos que sepas que tu compost se calentará lo suficiente como para matar las semillas de las malezas. De lo contrario, estas plantas tenaces sobrevivirán y prosperarán, extendiéndose nuevamente.

Acerca del autor

Equipo Editorial

Equipo Editorial

Equipo editorial de Vida Lúcida. Somos un equipo de trabajo comprometido con la propuesta de temas informativos y redacción basada en fuentes serias y confiables para asegurar un artículo de calidad a nuestros lectores.

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.