Consejos Salud

Cómo prevenir la demencia con 8 pasos

Como hay muchos tipos de demencia, no se describe fácilmente como una enfermedad específica. Sin embargo, dependiendo del tipo, la demencia causa o puede causar un deterioro en la función cognitiva. Por ejemplo, la enfermedad de Alzheimer, uno de los tipos de demencia, puede incluir pérdida de memoria y habilidades de pensamiento. Sin embargo, mientras que la demencia causa pérdida de memoria, no toda la pérdida de memoria se debe a la demencia. Sigue estos 8 pasos que te ayudarán a prevenir la demencia.

prevenir la demencia

Cómo prevenir la demencia con 8 pasos

La demencia, incluso, causa o puede causar depresión, cambios de humor, falta de juicio e irritabilidad. Y muy a menudo, la demencia causa una interrupción severa en el funcionamiento diario. Otros tipos de demencia incluyen o pueden provenir de la enfermedad de Parkinson, la enfermedad de Huntington y la demencia frontotemporal.

8 pasos para prevenir la demencia

Hay métodos de tratamiento para la demencia disponibles. Los métodos de tratamiento de la demencia involucran el manejo de los síntomas. Los métodos tradicionales de tratamiento de la demencia incluyen medicamentos y terapia. Otros métodos de tratamiento para  la demencia incluyen ejercicios y aprender a comunicarse con el paciente. Pero como no hay cura para la demencia, la prevención es crucial.

1. Ten cuidado con los altos niveles de cobre en el agua

Aunque necesitas pequeñas cantidades de cobre para sobrevivir, una gran cantidad puede ser perjudicial para tu cerebro.

De hecho, un estudio de 2013 encontró que el cobre puede desencadenar la aparición del Alzheimer. Además, puede alimentar la enfermedad. Los investigadores en este estudio no han especificado cuánto es “demasiado” cobre. Sin embargo, es una buena idea analizar el exceso de cobre en su agua que es donde puede haber cantidades filtradas.

Querrás usar un filtro de agua que esté certificado por la NSF bajo NSF / ANSI 53 para reducción de cobre. Reducirá el cobre por debajo del nivel máximo de contaminantes de la EPA o menor.

2. Evita medicamentos para la alergia y otras píldoras relacionadas con la demencia

Los medicamentos comunes para la alergia y el sueño están relacionados con la demencia. Esto incluye muchos medicamentos populares como Benadryl, Dramamine, Advil PM y Unison. Se sabe que estas píldoras tienen efectos anticolinérgicos, que es algo que los investigadores están vinculando cada vez más a la demencia.

Un estudio de 2016 usó imágenes cerebrales para detectar cómo los fármacos anticolinérgicos afectan el cerebro. Con la tecnología de imágenes, los investigadores pudieron mostrar cómo las personas que toman medicamentos anticolinérgicos experimentan un metabolismo cerebral más bajo y una mayor atrofia cerebral. Además, los participantes que toman los fármacos anticolinérgicos producen los peores resultados en las pruebas de memoria.

También puedes leer:  Remedios caseros para las infecciones en los ojos

Además, los científicos de la Universidad de Washington descubrieron que el uso crónico de ciertos antídotos anticolinérgicos para el sueño y los medicamentos para la alergia aumentaban el riesgo de demencia de una persona. Sin embargo, el estudio encontró el vínculo solo para las personas que toman estos medicamentos durante tres o más años.

Si puedes, debes encontrar otras formas de aliviar tus síntomas de alergia. Y debes incorporar formas más naturales y seguras para ayudarte a dormir.

Un estudio de 2010 sugiere que el aceite de menta actúa como un relajante y exhibe actividad antiespasmódica. Esto inhibe las contracciones que te hacen toser.  Solo asegúrate de no usarlo en niños menores de 30 meses. Puede afectar el corazón, los pulmones y la circulación de maneras peligrosas.

3. Dormir en una posición favorable al cerebro

Puede que no parezca un gran problema, pero las posiciones del sueño importan. La mayoría de las personas duermen de costado. Y resulta que esta puede ser la mejor posición para tu cerebro. Tiene que ver con el drenaje de sustancias nocivas.

Un estudio descubrió que la vía glifática del cerebro, un sistema complejo que limpia los desechos y otros químicos dañinos del cerebro, funcionaba mejor cuando las personas dormían de costado. Esto fue en comparación con las personas que duermen en sus barrigas o espaldas.

4. Evita los pesticidas que dañan el cerebro

Evidencias sugieren cada vez más que, la demencia, no es solo un problema genético. Investigadores han vinculado desencadenantes ambientales como el DDT con el Alzheimer. Las personas con niveles más altos de DDT en la sangre tienen muchas más probabilidades de ser diagnosticadas con la enfermedad de Alzheimer.

Los alimentos grasos y animales contienen los niveles más altos de DDT. Esto se debe a que están almacenados en grasa y aumentan su concentración a medida que ascienden en la cadena alimentaria. Además, algunos productos no orgánicos importados de países todavía usan DDT.

Si todavía no estás convencido de que los pesticidas son dañinos, un estudio de 2015 encontró que las personas que ingirieron alimentos tratados con acetamiprid, un insecticida, se quejaron de síntomas como pérdida de memoria, temblores de dedos y dolor de cabeza.

5. Vive una vida útil

Rush University Medical Center reveló una conexión notable entre el sentido de propósito de una persona y el riesgo de demencia. Los participantes que informaron los puntajes más altos en la prueba de propósito de vida fueron 2.4 veces menos propensos a desarrollar Alzheimer en comparación con las personas con los puntajes más bajos. Vivir una vida llena de propósitos incluye cosas como sentirse bien acerca de los logros del pasado y la esperanza para el futuro.

También puedes leer:  Los alimentos que no debes olvidar incluir en la dieta básica

Para encontrar más un propósito en tu vida, puedes intentar ofrecerte como voluntario o acercarte más a tus amigos que te hacen sentir pleno. También puedes intentar tomar un pasatiempo que te interese realmente.

6. Cuidado con los bajos niveles de vitamina D

Un estudio de 2015 sugirió que las personas con una deficiencia grave de vitamina D enfrentan un riesgo 122 por ciento mayor de demencia.

Para determinar si tienes deficiencia de vitamina D, solicita a tu médico un análisis de sangre. Asegúrate de obtener el número real, en lugar de una palabra descriptiva como “normal”.

Si necesitas de los suplementos, asegúrate de que estás con la forma de vitamina D3. Este tipo está más disponible para tu cuerpo que la D2.

7. Cuida tus dientes y encías

La mala higiene oral también puede estar relacionada con la enfermedad de Alzheimer. Un estudio investigó los hábitos dentales de aproximadamente 5,500 personas mayores durante un período de 18 años. Los investigadores encontraron un fuerte vínculo entre las personas con una higiene oral deficiente y el desarrollo de la enfermedad de Alzheimer. Aquellos que informaron cepillarse los dientes menos de una vez al día tenían hasta un 65 por ciento más de probabilidades de desarrollar demencia. Esto se comparó con personas que se cepillaban dos veces al día.  El autor del estudio señaló que las bacterias de la enfermedad de las encías pueden llegar al cerebro. Esto desencadena un proceso inflamatorio que causa daño cerebral.

8. Mantente activo

Un estudio de 2017 analizó el deterioro cognitivo vascular con respecto a la demencia. Específicamente, estudiaron cómo el ejercicio afecta a los pacientes.

Investigadores reclutaron a 38 personas mayores que habían sido diagnosticadas con una forma leve y temprana de deterioro cognitivo vascular. Ninguno de los sujetos se ejercitó en ese momento. Los investigadores midieron la actividad cerebral de los participantes y luego comenzaron el régimen de ejercicios. El régimen fue de tres sesiones supervisadas de una hora por semana. Los supervisores dijeron a los participantes que se movieran a paso rápido; lo suficiente como para elevar sus ritmos cardíacos a aproximadamente el 65 por ciento de su capacidad máxima.

Al final del estudio, los cerebros de aquellos en el grupo de ejercicio estaban trabajando de manera diferente. Mostraron menos actividad en las áreas requeridas para la atención y la toma de decisiones rápida. Los investigadores asociaron significativamente la actividad reducida en estas regiones del cerebro con un rendimiento más rápido de la tarea.

0/5 (0 Reviews)