9 condiciones de salud que una dieta keto ayuda a disminuir

Las dietas cetogénicas están de moda. Aparentemente, cada personalidad de salud tiene una opinión sobre la dieta cetogénica, comúnmente conocida como «keto». Algunos lo promocionan como una cura para todo, desde diabetes hasta cáncer, mientras que otros expresan escepticismo o no están de acuerdo con algunos aspectos de la dieta. Pero ¿qué es la dieta keto y realmente es beneficiosa en algunas condiciones de salud?

condiciones de salud

¿Qué es la dieta Keto?

La dieta cetogénica es un plan alimenticio alto en grasas, moderado en proteínas y bajo en carbohidratos. Las proporciones típicas de macronutrientes son del 60 al 75 por ciento de las calorías de las grasas, del 15 al 30 por ciento de las calorías de las proteínas y del 5 al 10 por ciento de las calorías de los carbohidratos.

Al limitar estrictamente los carbohidratos de la dieta, la dieta cetogénica alienta al cuerpo a cambiar del uso de glucosa como fuente primaria de combustible para quemar grasa corporal y usar cetonas como combustible. Este cambio metabólico tiene una variedad de efectos beneficiosos en el cuerpo, que van desde la pérdida de grasa hasta la función cerebral mejorada.

Una dieta cetogénica difiere dramáticamente de la dieta occidental estándar rica en carbohidratos. Cuando comes una comida rica en carbohidratos, los carbohidratos ingeridos se descomponen en glucosa. La glucosa luego es transportada a las células por la insulina, donde se usa para la producción de energía.

El consumo constante de una dieta alta en carbohidratos hace que el cuerpo dependa de la glucosa (azúcar) como combustible, mientras que rara vez aprovecha las reservas de grasa para obtener energía.

Una dieta cetogénica hace todo lo contrario. Obliga al cuerpo a recurrir a las grasas como combustible. Una dieta ceto estimula la producción de cetonas, pequeños compuestos solubles en agua y la «quema» de ácidos grasos en el tejido adiposo (células grasas) para obtener energía.

Las cetonas son únicas en el sentido de que son rápidamente absorbidas por los tejidos y descompuestas para producir ATP, la moneda de energía primaria del cuerpo humano. El proceso por el cual el cuerpo cambia al uso de cetonas para obtener energía se conoce como «cetosis nutricional», mientras que el proceso de aprovechar las reservas de grasa de su cuerpo se denomina «adaptación de grasa».

9 condiciones de salud que una dieta keto ayuda a disminuir

A la dieta cetogénica o dieta keto, se le han otorgado muchos beneficios para la salud. Sigue leyendo para saber quién se beneficiará más de la dieta keto y qué condiciones de salud tienden a responder mejor a la dieta.

1. Condiciones de salud como la obesidad

La dieta cetogénica se está convirtiendo en una herramienta poderosa y sostenible para algunas muchas condiciones de salud muy habituales, como en la pérdida de peso en personas con sobrepeso y obesidad.

Un creciente número de investigaciones indica que las dietas cetogénicas son más efectivas que las dietas bajas en grasas para mantener la pérdida de peso a largo plazo en adultos obesos.

Además, la pérdida de peso observada en una dieta cetogénica es principalmente grasa visceral, la grasa difícil de perder ubicada profundamente en la cavidad abdominal; la masa corporal magra, por otro lado, se conserva.

Una dieta cetogénica también puede beneficiar a los niños obesos. Un estudio que colocó a niños obesos en una dieta cetogénica durante seis meses observó disminuciones significativas en la grasa corporal, la circunferencia de la cintura y los niveles de insulina en ayunas.

La dieta cetogénica facilita la pérdida de grasa al aumentar la eficiencia de la oxidación de la grasa (el proceso mediante el cual la grasa se «quema» para obtener energía), suprime las hormonas del hambre y proporciona al cuerpo una gran cantidad de grasas y proteínas dietéticas saciantes, lo que disminuye la ingesta total de energía.

Para aquellos que no desean seguir una dieta cetogénica a largo plazo, una dieta cetogénica cíclica alternada con una dieta rica en nutrientes y alimentos integrales también puede conducir a una pérdida de peso exitosa a largo plazo.

2. Síndrome metabólico

El tratamiento convencional del síndrome metabólico generalmente involucra medicamentos para reducir el colesterol, el azúcar en la sangre y la presión arterial, junto con consejos vagos para «comer mejor».

Dado que la enfermedad cardíaca sigue siendo la principal causa de muerte en muchos países, que la diabetes se considera en proporciones epidémicas, y que los accidentes cerebrovasculares desactivan o matan a alguien cada 40 segundos en promedio, este paradigma de tratamiento deja mucho que desear.

Afortunadamente, los pacientes tienen una alternativa: una dieta cetogénica. La investigación indica que una dieta cetogénica mejora múltiples aspectos del síndrome metabólico, induciendo reducciones significativas en el porcentaje de grasa corporal, IMC, niveles de hemoglobina A1c, lípidos en la sangre y presión arterial.

La dieta cetogénica produce estos efectos beneficiosos al revertir los procesos patológicos subyacentes al síndrome metabólico, incluida la resistencia a la insulina y la inflamación crónica.

3. Diabetes tipo 2

Las dietas cetogénicas representan una estrategia mucho más efectiva para controlar condiciones de salud como la diabetes tipo 2 que las pautas dietéticas altas en carbohidratos y bajas en grasas de la Asociación Americana de Diabetes.

A diferencia de las pautas de la ADA, una dieta cetogénica reduce significativamente el azúcar en la sangre, los niveles de hemoglobina A1c, la circunferencia de la cintura y los triglicéridos en personas diabéticas. Lo más importante, la investigación indica que la dieta es sostenible para pacientes diabéticos y que los cambios beneficiosos pueden mantenerse a largo plazo.

4. Síndrome de ovario poliquístico (PCOS)

Entre el 5 y el 10 por ciento de las mujeres tan sólo en los Estados Unidos tienen síndrome de ovario poliquístico (PCOS), un trastorno caracterizado por resistencia a la insulina, irregularidades menstruales, hiperandrogenismo, sobrepeso y obesidad. Una dieta cetogénica mejora la fertilidad en mujeres con PCOS al mejorar la resistencia a la insulina, promueve la pérdida de peso e induce la ovulación.

5. Enfermedades neurodegenerativas

Está surgiendo una gran cantidad de investigaciones interesantes sobre la aplicación de una dieta cetogénica en el tratamiento de enfermedades neurodegenerativas, incluidas la enfermedad de Alzheimer y la enfermedad de Parkinson.

Las enfermedades neurodegenerativas se caracterizan por la resistencia a la insulina cerebral, una condición que priva a las neuronas de la glucosa que normalmente necesitan para funcionar correctamente.

Los científicos han descubierto que las cetonas son un excelente combustible alternativo para el cerebro resistente a la insulina. Además, las cetonas reducen el estrés oxidativo cerebral y la disfunción mitocondrial, dos factores importantes en el proceso de la enfermedad neurodegenerativa.

La investigación en animales indica que una dieta cetogénica reduce los niveles de beta amiloide cerebral, una proteína mal plegada que contribuye a la enfermedad de Alzheimer, al tiempo que restaura la función mitocondrial y mejora el aprendizaje y la memoria.

Aunque se han realizado menos estudios sobre una dieta cetogénica en humanos con enfermedad de Alzheimer, un ensayo reciente encontró que una dieta cetogénica es segura y efectiva para la enfermedad de Alzheimer leve.

La investigación preclínica sugiere que una dieta cetogénica también puede beneficiar a las personas con enfermedad de Parkinson. En modelos animales de Parkinson, una dieta cetogénica mejora la función motora, y en humanos con Parkinson, mejora los síntomas no motores como la somnolencia diurna y los trastornos cognitivos.

6. Lesión cerebral traumática y epilepsia

La lesión cerebral traumática (LCT) es una lesión causada por un golpe, un golpe o una sacudida en la cabeza que afecta significativamente la función cerebral.

La LCT es común en el personal militar, sobrevivientes de accidentes automovilísticos y atletas involucrados en deportes de contacto o de alto riesgo. Si no se trata, la LCT puede causar graves deficiencias en el pensamiento, la memoria y la regulación emocional.

Curiosamente, una dieta cetogénica puede ser una estrategia efectiva para reducir los efectos nocivos de la LCT.

Una dieta cetogénica promueve la curación del cerebro después de una LCT al aumentar la actividad de los genes genes involucrados en el metabolismo energético, estimulando la generación de nuevas mitocondrias e inhibiendo la producción de especies dañinas de oxígeno reactivo en el cerebro.

En comparación con LCT, la cantidad de literatura científica que documenta los efectos beneficiosos de una dieta cetogénica para la epilepsia es enorme. La dieta cetogénica se introdujo por primera vez como una terapia en la década de 1920, cuando los médicos descubrieron que podía tratar con éxito las convulsiones en niños con epilepsia refractaria.

La dieta cetogénica ejerce efectos antiepilépticos al mejorar el metabolismo energético en el cerebro y reducir el estrés oxidativo cerebral. Una nueva investigación fascinante sugiere que los efectos anticonvulsivos de la dieta cetogénica también están mediados por la modulación de la microbiota intestinal.

El consumo de una dieta cetogénica aumenta los niveles de bacterias que producen GABA, el neurotransmisor inhibidor primario del cerebro; esto desplaza la neurotransmisión hacia la inhibición en lugar de la excitación, evitando así la hiperexcitabilidad neuronal y la aparición de ataques.

7. Condiciones de salud digestivas

Una alta ingesta de carbohidratos puede exacerbar el síndrome del intestino irritable (SII) y la enfermedad por reflujo gastroesofágico (ERGE) al alimentar a las bacterias oportunistas y patógenas en el intestino.

Estos microbios fermentan los carbohidratos de la dieta, produciendo gases que aumentan la presión intraabdominal, una fuerza impulsora detrás del reflujo ácido y la ERGE. El gas fabricado por estas bacterias también contribuye a la hinchazón, el dolor abdominal y la diarrea en el SII.

¿Cómo puede ayudar una dieta cetogénica con el SII y la ERGE? Al reducir significativamente la carga de carbohidratos en la dieta, una dieta cetogénica proporciona un sustrato menos fermentable para las bacterias intestinales, reduciendo la cantidad de gas producido en el intestino delgado.

Varios estudios pequeños indican que una dieta cetogénica mejora el dolor abdominal, la frecuencia de las heces y el reflujo en pacientes con SII-D y ERGE, respectivamente. (30, 31) Sin embargo, es importante tener en cuenta que los efectos a largo plazo de una dieta baja en carbohidratos fermentables, incluida la dieta cetogénica, sobre las bacterias intestinales aún están por verse.

Nuestras bacterias intestinales beneficiosas también requieren carbohidratos fermentables para sobrevivir, por lo que es posible que la dieta cetogénica pueda reducir su número. Es por eso que se recomienda seguir una dieta cetogénica cíclica en lugar de una dieta cetogénica estricta a largo plazo.

8. Condiciones de la piel

Una dieta cetogénica puede parecer un enfoque poco probable para tratar problemas de la piel. Sin embargo, keto aborda varios de los mecanismos fisiológicos subyacentes a los problemas dermatológicos, particularmente el acné y la psoriasis, y por lo tanto puede ayudar a las personas a corregir la causa raíz de sus afecciones de la piel.

La insulina es un impulsor crucial del acné debido a sus efectos sobre las hormonas, la producción de sebo y la inflamación. Al reducir la insulina, la dieta cetogénica puede corregir los desequilibrios hormonales, la producción excesiva de sebo y la inflamación, aliviando así el acné.

El nivel alto de azúcar en la sangre promueve la psoriasis al aumentar los niveles de una proteína que causa inflamación. Una dieta cetogénica corrige la hiperglucemia y puede reducir el nivel de esta proteína, lo que mejora la psoriasis.

9. Algunas formas de cáncer

Algunas de las investigaciones más interesantes sobre la dieta cetogénica se refieren a sus aplicaciones en el tratamiento del cáncer. Una colección de estudios en animales en rápido crecimiento indica que la dieta cetogénica tiene efectos anticancerígenos en el glioma maligno, el neuroblastoma, el cáncer de próstata y el cáncer de colon.

En humanos, se ha encontrado que una dieta cetogénica funciona sinérgicamente con agentes antineoplásicos en el tratamiento del glioma maligno, un tumor cerebral primario común que es notoriamente difícil de tratar.

Varios estudios pequeños indican que la dieta cetogénica mejora el peso corporal y los perfiles sanguíneos al tiempo que reduce un marcador de progresión tumoral, TKTL1, en pacientes con cáncer de mama, próstata, colon, melanoma y pulmón.

La dieta cetogénica ejerce efectos anticancerígenos al inducir un cambio metabólico en los tejidos malignos que promueve la apoptosis (muerte autoprogramada) de las células cancerosas, inhibe la angiogénesis (el crecimiento de nuevos vasos sanguíneos que soportan tumores), reduce el estrés oxidativo y la inflamación, suprimiendo mTOR ( una proteína en humanos involucrada en la regulación del crecimiento y la regeneración celular), y aumentando la sensibilidad de ciertos tipos de células cancerosas a la quimioterapia.

Dado que una dieta cetogénica puede inducir la pérdida de peso, los médicos deben asegurarse de que se consuman las calorías adecuadas para inhibir la pérdida de peso indeseable en pacientes con cáncer. Es crucial reconocer que no todas las formas de cáncer responderán a una dieta cetogénica.

Bibliografía
  1. Moreno, B., Bellido, D., Sajoux, I., Goday, A., Saavedra, D., Crujeiras, AB y Casanueva, FF (2014). Comparación de una dieta cetogénica muy baja en calorías con una dieta estándar baja en calorías en el tratamiento de la obesidad. Endocrino , 47 (3), 793–805. https://doi.org/10.1007/s12020-014-0192-3
  2. Gomez-Arbelaez, D., Bellido, D., Castro, AI, Ordoñez-Mayan, L., Carreira, J., Galban, C., Martinez-Olmos, MA, Crujeiras, AB, Sajoux, I., y Casanueva , FF (2017). Cambios en la composición corporal después de una dieta cetogénica muy baja en calorías en la obesidad evaluada por 3 métodos estandarizados. The Journal of Clinical endocrinology and metabolism , 102 (2), 488-498. https://doi.org/10.1210/jc.2016-2385
  3. Paoli, A., Bianco, A., Grimaldi, KA, Lodi, A., y Bosco, G. (2013). Pérdida de peso exitosa a largo plazo con una combinación de dieta mediterránea cetogénica bifásica y protocolo de mantenimiento de la dieta mediterránea. Nutrientes , 5 (12), 5205–5217. https://doi.org/10.3390/nu5125205
  4. Harvey, C., Schofield, GM, Zinn, C., Thornley, SJ, Crofts, C. y Merien, F. (2019). Las dietas bajas en carbohidratos que difieren en la restricción de carbohidratos mejoran los marcadores cardiometabólicos y antropométricos en adultos sanos: un ensayo clínico aleatorizado. PeerJ , 7 , e6273. https://doi.org/10.7717/peerj.6273
  5. Hussain, TA, Mathew, TC, Dashti, AA, Asfar, S., Al-Zaid, N. y Dashti, HM (2012). Efecto de la dieta cetogénica baja en calorías versus baja en carbohidratos en la diabetes tipo 2. Nutrición (Burbank, Condado de Los Ángeles, California) , 28 (10), 1016-1021. https://doi.org/10.1016/j.nut.2012.01.016
  6. Ding, T., Hardiman, PJ, Petersen, I., Wang, FF, Qu, F. y Baio, G. (2017). La prevalencia del síndrome de ovario poliquístico en mujeres en edad reproductiva de diferentes etnias: una revisión sistemática y un metanálisis. Oncotarget , 8 (56), 96351–96358. https://doi.org/10.18632/oncotarget.19180
  7. McDonald, T. y Cervenka, MC (2018). El papel en expansión de las dietas cetogénicas en los trastornos neurológicos de adultos. Brain sciences , 8 (8), 148. https://doi.org/10.3390/brainsci8080148
  8. Wu, KL, Kuo, CM, Yao, CC, Tai, WC, Chuah, SK, Lim, CS y Chiu, YC (2018). El efecto de los carbohidratos en la dieta sobre la enfermedad por reflujo gastroesofágico. Revista de la Asociación Médica de Formosa = Taiwán yi zhi , 117 (11), 973–978. https://doi.org/10.1016/j.jfma.2017.11.001
  9. Fomin, DA, McDaniel, B. y Crane, J. (2017). El papel potencial prometedor de las cetonas en la enfermedad dermatológica inflamatoria: una nueva frontera en la investigación del tratamiento. The Journal of dermatological treatment , 28 (6), 484-487. https://doi.org/10.1080/09546634.2016.1276259
  10. Morscher, R. J., Aminzadeh-Gohari, S., Feichtinger, R. G., Mayr, J. A., Lang, R., Neureiter, D., Sperl, W., & Kofler, B. (2015). Inhibition of Neuroblastoma Tumor Growth by Ketogenic Diet and/or Calorie Restriction in a CD1-Nu Mouse Model. PloS one10(6), e0129802. https://doi.org/10.1371/journal.pone.0129802
  11. Lee, C., Raffaghello, L., Brandhorst, S., Safdie, F. M., Bianchi, G., Martin-Montalvo, A., Pistoia, V., Wei, M., Hwang, S., Merlino, A., Emionite, L., de Cabo, R., & Longo, V. D. (2012). Fasting cycles retard growth of tumors and sensitize a range of cancer cell types to chemotherapy. Science translational medicine4(124), 124ra27. https://doi.org/10.1126/scitranslmed.3003293

Acerca del autor

Equipo Editorial

Equipo Editorial

Equipo editorial de Vida Lúcida. Somos un equipo de trabajo comprometido con la propuesta de temas informativos y redacción basada en fuentes serias y confiables para asegurar un artículo de calidad a nuestros lectores.

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.