¿Cuáles son los efectos del estrés en el rostro? Descúbrelo aquí

Todos pasamos periodos de estrés en algún punto de nuestras vidas. Pero cuando este se vuelve crónico, puede tener consecuencias muy serias en tu salud general. El estrés puede aumentar tu riesgo de desarrollar depresión, sufrir una enfermedad cardiovascular, y también debilita tu sistema inmunológico. Pero además, también hay ciertos efectos del estrés en el rostro.

Efectos del estrés en el rostro

El estrés constante puede ocasionar una resequedad de la piel, arrugas y acné, y estos son solo algunas de las formas en que puede manifestarse. Sigue leyendo para descubrir qué otros efectos puede tener el estrés en tu rostro.

De qué manera se presenta el estrés crónico en nuestros rostros 

El estrés crónico puede manifestarse en tu rostro de dos formas distintas. Primero, las hormonas que tu cuerpo libera cuando sientes estrés pueden provocar cambios fisiológicos que impactan negativamente en tu piel. En segundo lugar, sufrir estrés constante también puede llevarte a tener malos hábitos, como rechinar los dientes o morderte los labios.

A continuación te damos más información sobre las formas específicas en que el estrés puede manifestarse en tu rostro.

Acné

Cuando estás estresado, tu cuerpo produce más hormona cortisol. El cortisol hace que una parte de tu cerebro conocida como hipotálamo produzca una hormona llamada hormona liberadora de corticotropina (CRH). Se piensa que la CRH estimula la liberación de aceite de las glándulas sebáceas alrededor de los folículos pilosos. La producción excesiva de aceite por estas glándulas puede obstruir los poros y provocar acné.

Aunque se cree ampliamente que el estrés causa acné, solo hay unos pocos estudios que han examinado esta conexión.

En un estudio 2017 se observó el efecto del estrés sobre el acné en estudiantes de medicina de entre 22 y 24 años de edad. Los investigadores encontraron que tener niveles más altos de estrés se correlacionaron positivamente con la gravedad del acné.

En un estudio epidemiológico de Corea del Sur realizado en 2011 se examinaron los posibles factores agravantes del acné en 1236 personas. Los investigadores descubrieron que el estrés, la falta de sueño, el consumo de alcohol y la menstruación pueden potencialmente empeorar el acné.

Bolsas debajo de tus ojos

Las bolsas debajo de los ojos se caracterizan por una hinchazón debajo de los párpados. Se vuelven más comunes con la edad debido a que los músculos de sostén alrededor de los ojos se debilitan. La piel flácida causada por la pérdida de elasticidad también puede contribuir a las bolsas de los ojos.

Una investigación descubrió que el estrés causado por la falta de sueño aumenta los signos del envejecimiento, como las líneas finas, la reducción de la elasticidad y la pigmentación desigual. La pérdida de elasticidad de la piel también puede contribuir a la formación de bolsas debajo de los ojos.

Resequedad de la piel

El estrato córneo es la capa externa de tu piel. Este contiene proteínas y lípidos que desempeñan un papel fundamental para mantener hidratadas las células de la piel. También actúa como una barrera que protege la piel por debajo. Cuando tu estrato córneo no está funcionando como debería, tu piel puede secarse y picar.

De acuerdo a una revisión de 2014 publicada en Inflammation & Allergy Drug Targets, un par de estudios realizados en ratones encontraron que el estrés afecta la función de barrera del estrato córneo y puede afectar negativamente la retención de agua en la piel.

La revisión también menciona que varios estudios en humanos han encontrado que el estrés de una entrevista y el estrés por una “ruptura matrimonial” también pueden ralentizar la capacidad de la barrera cutánea para curarse a sí misma.

Erupciones

El estrés también tiene la capacidad de debilitar tu sistema inmunológico. Un sistema inmunológico débil puede provocar un desequilibrio de bacterias en el intestino y la piel conocido como disbiosis. Cuando se produce este desequilibrio en la piel, puede haber un enrojecimiento o sarpullido.

Se sabe que el estrés desencadena o agrava varios condiciones que pueden causar erupciones o inflamación de la piel, como la psoriasis, eccema y dermatitis de contacto.

Arrugas

El estrés provoca cambios en las proteínas de la piel y reduce su elasticidad. Esta pérdida de elasticidad puede contribuir a la formación de arrugas El estrés también puede provocar que frunzas el ceño constantemente, lo que también puede contribuir a la formación de arrugas.

Cabello canoso y caída del cabello

Es de conocimiento general que el estrés puede hacer que tu cabello se vuelva gris. Sin embargo, ha sido recientemente que los científicos han descubierto por qué sucede esto. Las células llamadas melanocitos producen un pigmento llamado melanina que le da al cabello su color.

Un estudio de 2020 publicado en Nature encontró que la actividad nerviosa simpática del estrés puede hacer que las células madre que crean los melanocitos desaparezcan. Una vez que estas células desaparecen, las nuevas células pierden su color y se vuelven grises.

El estrés crónico también puede interrumpir el ciclo de crecimiento del cabello y provocar una afección llamada efluvio telógeno. El efluvio telógeno hace que se caiga una cantidad de cabello mayor de lo normal.

Más efectos del estrés en el rostro

Otras maneras en que el estrés puede afectar tu cara incluyen:

  • Daño dental. Muchas personas adoptan el hábito de rechinar los dientes cuando se sienten estresadas o ansiosas. Con el tiempo, esto puede causar daños permanentes a tus dientes.
  • Disfunción de la articulación temporomandibular (ATM). La ATM es un grupo de problemas de salud que afectan la articulación donde tu mandíbula se conecta a tu cráneo. Puede ser causado por apretar repetidamente los dientes.
  • Enrojecimiento de la cara. El estrés puede hacer que cambies tus hábitos respiratorios. Estos hábitos respiratorios pueden hacer que tu cara se enrojezca temporalmente.
  • Labios adoloridos. Muchas personas se muerden los labios o el interior de la boca cuando se sienten estresadas.

Cómo reducir nuestros niveles de estrés

Algunas causas de estrés, como una muerte repentina en la familia o la pérdida inesperada del trabajo, son inevitables. Sin embargo, encontrar formas de lidiar con el estrés y minimizar el impacto de este puede ayudarte a manejarlo mejor y reducir el estrés innecesario.

Algunas formas en que puedes reducir tus niveles de estrés incluyen:

  • Aparta tiempo cada día para hacer actividades relajantes. Dedicar un momento para actividades que te hagan sentir relajado puede ayudarte a reducir el estrés si te sientes abrumado por tu agenda apretada.
  • Mantén buenos hábitos de vida. Mantener una dieta saludable y dormir lo suficiente ayudará a tu cuerpo a manejar mejor el estrés.
  • Mantente activo. El ejercicio puede ayudarte a reducir los niveles de las hormonas del estrés y darte un momento en el que puedas distraerte de la causa del estrés.
  • Habla con otras personas. Hablar con un amigo, un familiar o un profesional de la salud mental ayuda a muchas personas a lidiar con el estrés.
  • Evita las drogas y el alcohol. El uso persistente de drogas y alcohol puede causar problemas adicionales a tu estrés.

Lo que podemos concluir

El estrés es una parte ineludible de la vida. Sin embargo, cuando el estrés se vuelve crónico, puede dejar un impacto duradero en su rostro. El acné, las canas y la piel seca son solo algunas de las formas en que el estrés puede manifestarse.

Minimizar las causas del estrés en tu vida y aprender técnicas para manejar el estrés puede ayudarte a luchar contra estos efectos del estrés en el rostro y ralentizar el proceso de envejecimiento.

Acerca del autor

Equipo Editorial

Equipo Editorial

Equipo editorial de Vida Lúcida. Somos un equipo de trabajo comprometido con la propuesta de temas informativos y redacción basada en fuentes serias y confiables para asegurar un artículo de calidad a nuestros lectores.