La dermatitis perioral también conocida como enfermedad de la azafata

La dermatitis perioral es una enfermedad cutánea no tóxica y no contagiosa que afecta principalmente a las mujeres. Debido a que los síntomas típicos están asociados con el uso excesivo de cosméticos, esta enfermedad también se conoce como enfermedad del maniquí o de azafata.

Causas de la dermatitis perioral

Aunque la dermatitis perioral es una enfermedad cutánea inofensiva, se percibe como estéticamente perturbadora y representa una carga psicológica importante para los afectados. Generalmente, la enfermedad es fácil de tratar y no presenta cicatrices.

El primer signo es una erupción enrojecida, principalmente alrededor de la boca, pero también alrededor de los ojos. A menudo, los nódulos pequeños de la piel (pápulas) se conectan entre sí a áreas más grandes, ya que surgen manchas leves en la piel. En las primeras etapas, la enfermedad a menudo se confunde con el acné.

¿Qué síntomas son típicos de la dermatitis perioral?

La dermatitis perioral muestra un enrojecimiento plano y ligeramente escamoso, especialmente alrededor de la boca (perioral). En una etapa avanzada, la enfermedad de la azafata puede aparecer adicionalmente en el área de las fosas nasales y extenderse a las esquinas de la boca y las zonas laterales de la barbilla.

También puede ocurrir que la dermatitis perioral aparezca solo alrededor de los párpados (periocular) o solo en el área de la nariz (perinasal).

Entre los afectados, son comunes las pápulas rojizas (elevaciones de la piel) de alrededor de dos milímetros de altura, o pústulas (pequeñas hojas de pus). La erupción puede estar asociada con una sensación de tensión y picazón persistente.

Es particularmente típica la aparición de un borde estrecho alrededor de la boca, que no se ve afectado por el eczema perioral. En las mujeres, los síntomas de esta afección a menudo son más pronunciados justo antes de la menstruación, una razón para esto son los cambios hormonales en el cuerpo.

¿Qué causa la aparición de la enfermedad de la azafata?

Los médicos consideran que la enfermedad de las azafatas es un tipo de rosácea o couperosis, un agrandamiento vascular relacionado con las plantas. Las causas exactas de la enfermedad no son claras.

Sin embargo, se sospecha que varios desencadenantes causan esta erupción cutánea. Estos pueden, por ejemplo:

  • El estrés
  • Las fluctuaciones hormonales
  • Enfermedad gastrointestinal
  • Infecciones con levaduras, así como bacterias o también
  • Pasta dental que contiene flúor

Además, una aplicación interna o externa de medicamentos que contienen cortisona en la cara puede causar la erupción.

Sin embargo, una de las causas más comunes de la dermatitis perioral es un uso excesivo de los productos de cuidado. Por lo tanto, puede ocurrir si hay una incompatibilidad de la piel facial contra sustancias contenidas en los cosméticos, como el maquillaje, las cremas faciales o los limpiadores.

El uso demasiado frecuente de fármacos destruye la función de barrera de la piel. Entonces esta ya no puede producir las grasas necesarias, lo que hace que se sequen, se tensen y se vuelvan ásperas.

Muchas mujeres aplican a las áreas afectadas de la piel aún más productos para el cuidado o tratan de aliviar las áreas enrojecidas, lo que intensifica la erupción. Ya que se dan reacciones inflamatorias y aumenta el riesgo de la aparición de la enfermedad de azafata.

Te puede interesar:
Tratamiento y prevención para la hernia discal

Dermatitis perioral en niños

Los corticosteroides (como la cortisona) parecen ser los responsables del desarrollo del eczema perioral en la infancia. Estos a menudo se prescriben en el tratamiento de, por ejemplo, asma o alergias. También se sospecha que las preparaciones de filtro solar basadas en filtros UV físicos activan esta enfermedad.

Dado que en los niños también es el sexo femenino el que es predominantemente afectado, es razonable suponer que existe una predisposición genética adicional a la enfermedad de la piel.

El tratamiento de la dermatitis perioral

Un médico primero identifica la causa del inicio de la erupción y luego inicia el tratamiento correcto. Si se establece claramente que se trata de una dermatitis perioral, el tratamiento del paciente debe empezar lo más pronto posible, ya que suele ser un proceso prolongado. En cualquier caso, el uso de productos cosméticos debe detenerse por completo, ya que a menudo el uso excesivo de productos para el cuidado es el desencadenante.

Para el cuidado facial, solo se puede usar el remedio prescrito por el médico. Las áreas afectadas de la piel se limpian preferiblemente solo con agua tibia. Esto puede inicialmente hacer que la erupción enrojecida se vuelva más pesada, la piel se tensa, quema y causa una inflamación algo dolorosa.

Después de aproximadamente tres semanas, los síntomas generalmente se alivian y la mejoría es notable. Se recomienda una exención total de productos de cuidado por un total de seis a doce semanas.

El uso de productos que contengan cortisona debe evitarse completamente en caso de dermatitis perioral. La piel se acostumbra rápidamente y después de suspender el medicamento, la erupción puede empeorar.

En cambio, el médico generalmente prescribe cremas de aplicación externa para la dermatitis perioral. En casos severos donde ocurran procesos inflamatorios fuertes, se incluyen antibióticos, que deben tomarse durante varias semanas.

Homeopatía y remedios caseros para la dermatitis perioral

Muchas personas tratan de evitar los medicamentos farmacéuticos y cremas en el tratamiento de la dermatitis perioral y utilizar preparaciones de homeopatía para este propósito. Los naturópatas sospechan que una carga masiva de amalgama (por ejemplo, debido a empastes dentales de amalgama) podría ser responsable del desarrollo de la enfermedad de las azafatas.

Como medio de elección para el tratamiento, prescriben antimonium crudum D6 — una tableta tres veces al día.

Para aliviar el malestar también pueden ayudar los sobres empapados en té negro o verde. Los taninos contenidos en el té tienen un efecto calmante sobre la piel. El té debe calentarse al menos cinco minutos para liberar los taninos, luego dejar que se enfríe un poco, porque el calor favorece el proceso de inflamación.

Acerca del autor

Avatar

Dra Yaritza Delgado

Médico Cirujano. Egresada de La universidad de Los Andes con más de 17 años de experiencia. Dedicada al bienestar y la salud de los seres humanos. Creo que el conocimiento tiene una función para el bienestar de la comunidad, y he dedicado mi vida al mejoramiento y educación de la Sociedad. Soy Escritora e investigadora publicada.