En enfermedades crónicas estos alimentos se deben evitar

Si estás preocupado por tu salud, si tiene sensibilidades o afecciones, si has tenido problemas con la enfermedad o si solo te preocupa la prevención, entonces es fundamental evitar tantos desencadenantes e instigadores como sea posible, y esto incluye ciertos alimentos e ingredientes. Tu cuerpo necesita todos los niveles posibles de apoyo para que pueda sanar si tienes enfermedades crónicas o pasajeras, y luego mantener una salud óptima.

enfermedades crónicas

Por ahora, todos hemos oído hablar de conservantes y sabores artificiales, sabemos que debemos evitarlos, por muy buenas razones. Sin embargo, hay otros ingredientes problemáticos que debes conocer para evitarlos si sufres de enfermedades crónicas.

Estos ingredientes pueden alimentar las condiciones virales, bacterianas y fúngicas existentes, lo que puede provocar inflamación y también puede causar estragos en su sistema digestivo, debilitar y confundir su sistema inmunológico, tensar tus glándulas y órganos, obstaculizar las células en cualquier parte de tu cuerpo, alterar o destruir las neuronas y neurotransmisores de tu cerebro, ponerlo ansioso y / o deprimido, prepararlo para sufrir derrames cerebrales o ataques cardíacos, y más.

Así es como comienza el desarrollo de enfermedades crónicas.

En enfermedades crónicas estos alimentos se deben evitar

Es poco probable que los profesionales de la salud te avisen sobre la mayoría de estos alimentos y aditivos, ya que no es de conocimiento común que pueden empeorar sustancialmente los padecimientos ya existentes, y que pueden desencadenar nuevas condiciones de salud que pueden llegar a volverse enfermedades crónicas.

Mereces tener pleno conocimiento de lo que consumes y de los efectos que tiene en tu cuerpo.

Maíz

El maíz solía ser una de las fuentes fundamentales de alimentación en la tierra. Desafortunadamente, la tecnología de los organismos genéticamente modificados (OGM) lo ha destruido como un alimento viable.

Los productos y subproductos del maíz crean una inflamación sustancial. Es un alimento que puede alimentar virus, bacterias, moho y hongos. Incluso si el maíz no es OGM, hay muchas posibilidades de que pueda desencadenar cualquier tipo de condición de salud.

Trata de evitar todo el maíz y todos los productos que tienen maíz como ingrediente. Estos incluyen alimentos como chips de maíz, tacos, palomitas de maíz, cereal de maíz y cualquier cosa que claramente incorpore jarabe de maíz o aceite de maíz.

También se incluyen productos menos obvios, como refrescos, chicles, jarabe de maíz con alto contenido de fructosa (JMAF), pasta de dientes, alimentos sin gluten que usan maíz en lugar de trigo y tinturas de hierbas que emplean alcohol como conservante.

Es muy probable que sea alcohol de grano de maíz. En su lugar, compra las versiones de tinturas sin alcohol.

Intenta leer las etiquetas de los ingredientes cuidadosamente y haz lo mejor que puedas. Mantenerse alejado de los productos y subproductos de maíz puede ser mucho trabajo. Para un regalo en verano, está bien disfrutar de una mazorca de maíz fresca y orgánica.

Pero por el bien de tu salud, vale la pena el esfuerzo de cortar el maíz el resto del tiempo, sobre todo si ya padeces de enfermedades crónicas.

Soja

La soja ha sufrido un destino OGM similar al del maíz. La soja solía ser un alimento saludable. Sin embargo, ahora puedes suponer que cualquier producto de soja que encuentres podría tener algo de contaminación con OGM o contener MSG agregado.

Ten cuidado al comer soja, edamame, miso, leche de soya, nueces de soya, salsa de soya, proteína vegetal texturizada (TVP), proteína de soya en polvo, productos de carne artificial hechos de soya y mucho más.

Intenta mantenerte alejado de la soja lo mejor que puedas. Si realmente disfrutas de la soja y te sientes privado sin ella, opta por las opciones más seguras: tofu o tempeh simple y orgánico, o el de la más alta calidad.

Aceite de canola

El aceite de canola es principalmente OGM en este momento. El aceite de canola crea una gran cantidad de inflamación. Es especialmente dañino para tu sistema digestivo, potencialmente cicatrizando los revestimientos de tus intestinos delgado y grueso, y es una causa importante del síndrome del intestino irritable.

El aceite de canola puede alimentar virus, bacterias, hongos y moho. Más allá de eso, el aceite de canola tiene un efecto similar al ácido de la batería en el interior de las arterias, creando un daño vascular significativo.

Este aceite se usa en muchos restaurantes y en miles de productos, a menudo como una alternativa de bajo costo al aceite de oliva. Incluso las cadenas y restaurantes de alimentos saludables de buena reputación usan aceite de canola para mantener los precios bajos, a veces anunciando la canola como un alimento saludable o mezclándolo con el de oliva y ofreciéndolo 100% de oliva a sus comensales.

Desafortunadamente, si el aceite de canola es incluso una pequeña parte de un plato saludable de ingredientes orgánicos y totalmente naturales, probablemente deberías evitar ese plato debido a lo destructivo que es el aceite de canola.

Si está lidiando con una enfermedad misteriosa o una condición de salud crónica, trata de evitar el aceite de canola a toda costa.

Azúcar de remolacha procesada

Hasta ahora, las remolachas (betabel) transgénicas están reservadas principalmente para hacer azúcar de remolacha procesada. Por lo tanto, debes evitar los productos que contienen azúcar de remolacha procesada, que alimenta los cánceres, virus y bacterias.

Esto es diferente a rallar remolachas frescas y orgánicas sobre tu ensalada o hacer jugo de remolachas frescas. Si te apegas a este vegetal de forma orgánica, la mayoría de las remolachas enteras que compras en la sección de productos en tu mercado natural local o en el mercado de los agricultores son seguras para el consumo.

En sí toda azúcar refinada nunca será bueno consumir si sufres de enfermedades crónicas, así es que, aléjate de este alimento definitivamente si quieres lograr cambios de salud y no empeorarlos.

Huevos

Los humanos han comido huevos por miles de años. Alguna vez fueron un alimento de supervivencia increíble en áreas del planeta donde no había otras opciones de alimentos en ciertas épocas del año. Sin embargo, eso cambió con el cambio del siglo XX, cuando comenzaron las epidemias autoinmunes, virales, bacterianas y de cáncer.

La persona promedio come más de 350 huevos al año. Eso incluye huevos enteros y también todos los alimentos con ingredientes de huevo ocultos.

Si tienes problemas con alguna enfermedad, como la enfermedad de Lyme, el lupus, el síndrome de fatiga crónica, las migrañas o la fibromialgia, evitar el huevo puede brindarle a tu cuerpo el apoyo que necesita para mejorar.

El mayor problema con los huevos es que son un alimento principal para el cáncer y otros quistes, fibromas, tumores y nódulos. Las mujeres con síndrome de ovario poliquístico (PCOS), cáncer de seno u otros quistes y tumores deben evitar los huevos por completo.

Además, si estás tratando de prevenir el cáncer, combatir un cáncer existente o evitar una recaída del cáncer, mantenerse alejado del huevo es lo más inteligente.

Eliminar los huevos de tu dieta por completo te dará una poderosa oportunidad de combatir las enfermedades y sanar. Los huevos también causan inflamación y alergias; alimentan virus, bacterias, levadura, moho, Cándida y otros hongos y desencadenan edema en el sistema linfático.

A las personas a las que se les diagnostica Cándida o micotoxinas a menudo se les dice que mantenerse alejados del huevo, matará de hambre a la Cándida y a las micotoxinas.

Te puede interesar:
Por qué nos afecta la inflamación

Hay una tendencia creciente que los promueve como un alimento saludable importante. Además, son deliciosos y versátiles para comer. Sin embargo, si los huevos fueran buenos para nosotros en la actualidad, otra cosa te dirían incluso los médicos cuando te enfermas y te dicen que dejes de comer huevo por esos días mientras estás enfermo.

Deja los lácteos si padeces enfermedades crónicas

La leche, el queso, la mantequilla, la crema, el yogur y otros productos similares contienen una cantidad sustancial de grasa, que es una tensión para que tu sistema digestivo, y especialmente tu hígado, la procesen.

Los lácteos contienen lactosa, y la combinación de grasa y azúcar tiene efectos negativos en la salud, especialmente si eres diabético. Además, la grasa láctea en el torrente sanguíneo ayuda a criar virus y bacterias.

Los lácteos también producen moco y son una causa importante de inflamación y alergias. Esos son los problemas que siempre han sido válidos para los lácteos, incluso cuando son orgánicos y de granja.

Y ahora, la práctica convencional ha convertido un alimento ya de por sí problemático en tóxico, al crear presión en la industria agrícola para administrar hormonas, antibióticos, maíz y soja transgénicos y gluten a vacas, cabras y ovejas. Si deseas un proceso de curación suave, es mejor no comer lácteos.

Cerdo

Evita todas las formas de carne de cerdo, incluyendo jamón, tocino, productos procesados de cerdo, manteca de cerdo, etc. Es difícil curar cualquier enfermedad crónica mientras se consume cualquier tipo de producto de cerdo, debido al alto contenido de grasa de estos alimentos.

Peces de cultivo

Los peces de cultivo a menudo se crían en espacios pequeños y cerrados. Esto genera algas, parásitos y otras enfermedades, por lo que los criadores a menudo les dan antibióticos a los peces y tratan el agua con químicos tóxicos.

Esto hace que el consumo de peces de cultivo sea arriesgado. Los peces más seguros que puedes comer son los salvajes, como el salmón, el halibut y el eglefino. No importa qué tipo selecciones, ten cuidado con el mercurio, especialmente con peces más grandes como el pez espada y el atún.

El gluten es nocivo en enfermedades crónicas

El gluten es una proteína que se encuentra en muchos granos. Las formas de gluten a las que las personas son especialmente sensibles son el trigo, la cebada, el centeno y la espelta (un tipo de trigo).

Cuando se trata de avena, ten en cuenta que el cultivo y el procesamiento a veces los contaminan de forma cruzada con granos que contienen gluten. Sin embargo, la avena puede ser un muy buen alimento para las personas que son menos sensibles.

Busca aquellos que estén etiquetados como sin gluten. Los granos que contienen gluten también contienen múltiples alérgenos y proteínas que pueden desencadenar cualquier condición.

Crean disrupción e inflamación, especialmente en el tracto intestinal y los intestinos. También confunden a tu sistema inmunológico que es tu defensa principal contra la enfermedad, lo ponen en un estado de hiperactividad incluso en lugares donde no debe, como en tus tejidos, y a menudo desencadenan la enfermedad celíaca, la enfermedad de Crohn y la colitis.

Comer estos granos hace que sea muy difícil que tu cuerpo sane. Si deseas recuperarse de tu enfermedad lo más rápido posible, minimiza los granos de cualquier tipo.

MSG

El glutamato monosódico (MSG) es un aditivo alimentario que se utiliza en decenas de miles de productos y platos de restaurantes. MSG es una sal que se produce naturalmente en el ácido glutámico (un aminoácido no esencial).

Pero no hay nada natural en el daño extremo que puede hacerte. El MSG generalmente se acumula en tu cerebro, penetrando profundamente en tu tejido cerebral. Luego puede causar inflamación e hinchazón, matar miles de células cerebrales, interrumpir los impulsos eléctricos, debilitar los neurotransmisores, quemar las neuronas, hacer que te sientas confundido y ansioso, e incluso provocar micro-derrames cerebrales.

También debilita y daña tu sistema nervioso central. El MSG es especialmente dañino si tienes una enfermedad que afecta tu cerebro o sistema nervioso central. Sin embargo, no hay circunstancias en las que sea bueno para ti.

Como resultado, este es un aditivo que siempre debes evitar. Debido a que MSG está incluido en innumerables productos, es esencial leer cuidadosamente las etiquetas de los alimentos.

También es importante saber qué buscar. El MSG a menudo está “oculto” en las etiquetas debido a su merecida mala reputación. Los siguientes términos generalmente significan que el MSG es un ingrediente en tu producto:

Glutamato, hidrolizado, autolizado, proteasa, carragenano, maltodextrina, caseinato de sodio, vinagre balsámico, malta de cebada, extracto de malta, extracto de levadura, levadura de cerveza, almidón de maíz, almidón de trigo, almidón de alimentos modificado, gelatina, proteína texturizada, proteína de suero, proteína de soja, salsa de soja, caldo, aderezos.

Sabores naturales

Cualquier ingrediente con un nombre como saborizante natural tiene oculto el MSG. El sabor a cereza natural, el sabor a naranja natural, el sabor a limón natural, el sabor a fruta natural, no son solo extractos de fruta, y no son tus amigos.

Lo mismo ocurre con el sabor a humo, sabor a pavo, sabor a carne de res, sabor a menta natural, sabor a arce natural, sabor a chocolate natural, sabor a vainilla natural medicinal y todos sus primos “naturales” y “saborizantes”. Aunque el extracto puro de vainilla es seguro de usar.

Cada tipo de sabor natural potencialmente contiene múltiples riesgos biológicos y compuestos químicos. El saborizante natural ha pasado desapercibido y se le ha permitido ingresar a miles de productos de tiendas de alimentos saludables que se anuncian como buenos, seguros y saludables para ti y tus hijos.

Mamás, presten atención. Los sabores naturales son uno de los trucos más nuevos y sigilosos para esconder el MSG. Ten cuidado al leer las etiquetas para que tú y tu familia puedan evitar este ingrediente oculto.

Sabores artificiales

Los sabores artificiales pueden representar cualquiera de los miles de productos químicos que nacieron en un laboratorio. No corras riesgos al consumirlos. En la medida de lo posible, lo mejor que puedas, mantente alejado de los aditivos químicos si sufres de enfermedades crónicas.

Edulcorantes artificiales

La mayoría de los edulcorantes artificiales actúan como neurotoxinas porque contienen aspartamo. Esto puede interrumpir tus neuronas y tu sistema nervioso central.

Los edulcorantes artificiales a largo plazo pueden causar crisis neurológicas y derrames cerebrales. Si anhelas los dulces, come tanta fruta como quieras. La fruta combate las enfermedades y tiene poderosas propiedades curativas.

Ácido cítrico

En comparación con los otros aditivos en este capítulo, el ácido cítrico no es tan malo. Dicho esto, es muy irritante para los revestimientos del estómago y el tracto intestinal, por lo que puede crear mucha inflamación e incomodidad si eres sensible.

El ácido cítrico (el aditivo) no es lo mismo que el ácido natural en los cítricos. Intenta no confundir a los dos. El cítrico en sí es un alimento curativo. El ingrediente aislado ácido cítrico, sin embargo, a menudo es derivado del maíz.

Especialmente si experimentas algún tipo de dolor de estómago, está atento al ácido cítrico en las etiquetas de los ingredientes y considera omitir los alimentos que lo incluyen.

Acerca del autor

Equipo Editorial

Equipo Editorial

Equipo editorial de Vida Lúcida. Somos un equipo de trabajo comprometido con la propuesta de temas informativos y redacción basada en fuentes serias y confiables para asegurar un artículo de calidad a nuestros lectores.