El consumo de aceite de oliva virgen extra durante el embarazo mejora la calidad de la leche materna

Durante el embarazo, las decisiones alimenticias de las futuras madres pueden tener un impacto significativo en la salud tanto del bebé como de la madre.

Investigaciones recientes sugieren que la inclusión de aceite de oliva virgen extra (AOVE) en la dieta durante el embarazo no solo beneficia a la gestante, sino que también mejora la calidad de la leche materna, proporcionando beneficios nutricionales al recién nacido.

La importancia de una dieta equilibrada durante el embarazo

La dieta durante el embarazo desempeña un papel crucial en el desarrollo fetal y en la salud de la madre. Según un estudio publicado en el Journal of the Academy of Nutrition and Dietetics, los ácidos grasos presentes en la leche materna son influenciados por la dieta de la madre durante la gestación.

Aceite de oliva virgen extra y ácidos grasos esenciales

El aceite de oliva virgen extra, conocido por su composición rica en ácidos grasos monoinsaturados, ha sido objeto de interés en estudios relacionados con la salud cardiovascular.

Sin embargo, investigaciones recientes, como la llevada a cabo por la Universidad de Barcelona, sugieren que los beneficios del AOVE pueden extenderse al periodo de lactancia.

Estudio sobre el consumo de AOVE y la calidad de la leche materna

En un estudio realizado por investigadores de la Universidad de Barcelona, se examinó la relación entre el consumo de aceite de oliva virgen extra durante el embarazo y la composición de la leche materna.

Se encontró que las mujeres que incluyeron AOVE en su dieta durante la gestación tenían una mayor concentración de ácido oleico, un ácido graso monoinsaturado presente en este aceite, en su leche materna comparadas con aquellas que no lo consumieron.

Beneficios nutricionales para el bebé

El ácido oleico es esencial para el desarrollo del sistema nervioso y cerebral del bebé, y su presencia en la leche materna puede contribuir a mejorar la salud del recién nacido.

Además, el AOVE también es una fuente natural de vitamina E y antioxidantes, que pueden brindar protección celular y fortalecer el sistema inmunológico del bebé.

Recomendaciones y consideraciones

Aunque estos hallazgos son prometedores, es importante que las mujeres embarazadas consulten con su profesional de la salud antes de realizar cambios significativos en su dieta.

Las fuentes de grasas saludables, como el aceite de oliva virgen extra, pueden ser beneficiosas en el contexto de una dieta equilibrada y variada.

Conclusión

El estudio resalta la importancia de considerar la calidad de la dieta durante el embarazo y sus impactos a largo plazo en la salud del bebé.

Incorporar aceite de oliva virgen extra como parte de una dieta balanceada podría no solo mejorar la salud cardiovascular de la madre, sino también enriquecer la leche materna con componentes nutricionales esenciales para el desarrollo infantil.

Bibliografía:

  1. «Dietary Intakes of EPA and DHA Omega-3 Fatty Acids among US Childbearing-Age and Pregnant Women: An Analysis of NHANES 2001-2014», Journal of the Academy of Nutrition and Dietetics, 2019.
  2. «Olive oil during pregnancy is associated with lower odds of wheeze and asthma in the offspring at 6 years», The Journal of Allergy and Clinical Immunology: In Practice, 2019.