Errores de salud que cometen las mujeres en sus 50

Al cumplir 50 años (o más) es el momento de poner en práctica todos tus conocimientos adquiridos con esfuerzo de vida saludable. Debes sabes cuándo tienes que ser examinada; conoces la importancia del ejercicio y la buena nutrición; probablemente te sientas y te veas increíble. Sin embargo, la mediana edad traerá algunos desafíos de salud especiales para las mujeres, y muchas cometen errores de salud que puede empeorar condiciones que están siendo tratadas.

errores de salud

6 principales errores de salud que cometen las mujeres en sus 50

La buena noticia es que ninguno de esos desafíos tiene que impedirte vivir una vida vibrante y productiva en las próximas décadas. Para mantenerte en la mejor salud, evita estos seis errores comunes de salud en la mediana edad y más allá.

1. Ignoras la salud del corazón

La enfermedad cardíaca es la principal causa de muerte de las mujeres, y el riesgo aumenta a medida que las mujeres envejecen. La menopausia no causa enfermedad cardiovascular. Más bien, son esos malos hábitos más temprano en la vida, como fumar, la obesidad y la falta de ejercicio, los que pueden comenzar a afectar la salud del corazón en las mujeres de 50 años o más, según la American Heart Association.

Un informe sobre la llamada «edad del corazón» versus la edad biológica, muestra que las mujeres en promedio, tienen corazones que son cinco años mayores que la edad cronológica real. Si una mujer tiene presión arterial alta (140 mm Hg o más), la «edad» de tu corazón es 18 años mayor aún, según el informe.

Pero la buena noticia es que no es demasiado tarde para cambiar los hábitos que aumentan el riesgo de enfermedad cardíaca.

Aunque es posible que ya te hayas hecho algún daño, la evidencia apunta al hecho de que los cambios que realices en términos de hacer más ejercicio, comer de manera más inteligente, perder peso y dejar de fumar, sin importar tu edad, beneficiarán a tu corazón .

De hecho, un estudio realizado por el Centro Alemán de Investigación del Cáncer de casi 9,000 personas entre las edades de 50 y 74, mostró que el riesgo de ataque cardíaco y accidente cerebrovascular se puede reducir en un 40 por ciento dentro de los primeros cinco años de dejar los cigarrillos.

Este es también el momento para asegurarse de mantenerse al día con las pruebas de salud cardíaca, como la presión arterial, la glucosa en sangre y las pruebas de colesterol. La prevención o detección temprana, cuando los problemas se pueden tratar fácilmente, ayudará a mantener a una mujer activa y saludable.

No tengas miedo ni te avergüences de pedir ayuda. Si tienes problemas con el ejercicio o la pérdida de peso y el control de la presión arterial, no pienses que tienes que hacer todo por tu cuenta. Habla con tu médico. Él o ella pueden ayudarte.

2. Soportas las miserias de la menopausia

Uno de los errores más grandes que cometen las mujeres durante este tiempo es pensar que tienen que aprender a vivir con síntomas menopáusicos como sofocos, dificultades para dormir y problemas vaginales y urinarios.

Aunque se ha demostrado que el uso a corto plazo de la terapia hormonal ayuda a muchas mujeres que se enfrentan a algunos de los problemas más graves de la menopausia, no todas las mujeres son candidatas o pueden tomar hormonas. Pero eso no significa que tengan que sufrir ya que hay otras ayudas disponibles.

Por ejemplo, si los sofocos están causando dificultades, la Sociedad Norteamericana de Menopausia publicó hallazgos sobre lo que realmente funciona para disminuilos. Según su informe, la terapia cognitiva conductual (incluidas las técnicas de relajación, aprender a sentirse más positiva con respecto a la menopausia y las estrategias para dormir) puede reducir la severidad de los sofocos. La hipnosis clínica también tiene buena evidencia.

Los problemas de la vejiga, como el estrés o la incontinencia urinaria, también pueden ayudarse con medicamentos, dispositivos y cambios de hábitos, quien aconseja a las mujeres que consulten a un médico con un interés especial en la menopausia si tienen dificultades menopáusicas.

3. Crees que el sexo ha terminado

La frecuencia sexual puede disminuir con la edad, pero una encuesta publicada en The New England Journal of Medicine muestra que incluso las personas de 75 a 85 años tuvieron relaciones sexuales dos o tres veces al mes, con más del 20 por ciento informando relaciones sexuales al menos una vez por semana.

Sin embargo, el sexo puede cambiar debido a trastornos hormonales en la menopausia, lo que puede causar sequedad vaginal y sexo potencialmente doloroso.

Pero los productos lubricantes de venta libre pueden ayudar, al igual que el estrógeno tópico recetado. (El yoga, los ejercicios de Kegel y la fisioterapia del suelo pélvico también pueden ayudar a algunas mujeres a mejorar la función sexual, según la Sociedad Norteamericana de Menopausia).

Es importante que las mujeres recuerden que el sexo puede ser muy beneficioso para nuestros cuerpos, mentes y espíritus, lo que a menudo resulta en un mejor tono de los músculos pélvicos, tejidos vaginales más sanos y un mejor bienestar psicológico.

A pesar de los desafíos, las relaciones sexuales pueden mejorar a medida que las personas envejecen, ya que las mujeres ya no temen al embarazo y las parejas tienen menos estrés por sus carreras o situaciones financieras, agrega.

4. Crees que el aumento de peso es inevitable

Aquí está la verdadera historia: el riesgo de aumento de peso aumenta debido a la edad avanzada, pero eso no significa que los kilos de más sean inevitables. Pero tienes que esforzarte más para mantener tu peso y perder peso.

Esto se debe a que los llamados gastos de energía disminuyen durante la menopausia debido a la pérdida de cambios musculares y hormonales. Si comes las mismas cosas y haces la misma cantidad de ejercicio que cuando tenías treinta años, aún podrías aumentar de peso. Las mujeres no quieren escuchar eso, pero es biología.

Un buen punto de partida es la recomendación de la American Heart Association de 150 minutos de ejercicio moderado cada semana, dividido en 30 minutos, cinco veces a la semana, o en incrementos menores, como 15 minutos dos veces al día.

Si bien el ejercicio es excelente, también debes comer un poco más inteligente. Un estudio publicado en el American Journal of Health Promotion siguió a casi 200 mujeres de mediana edad durante tres años, rastreando los patrones de alimentación, la salud general y el estilo de vida. Los investigadores encontraron que las mujeres que no cambiaron sus hábitos alimenticios, a medida que envejecían tenían un 138 por ciento más de probabilidades de aumentar casi tres kilos o más durante la mediana edad.

La solución es comer más frutas, verduras y proteínas magras y estar al tanto de lo que estás poniendo en tu plato.

5. Pierdes tu sentido de «propósito»

El «propósito» proporciona estructura a nuestras vidas. Y cuando se vislumbra la jubilación u otros desafíos relacionados con la edad, algunas personas pueden perder su sentido de «propósito» y positividad, lo que lleva a una mala salud y una peor sensación de bienestar, agrega.

Tener «propósito» en la mediana edad y más allá, no significa que tengas que esforzarte por cambiar el mundo, aunque si crees que puedes hacerlo, ¿por qué no intentarlo? Más bien, es simplemente encontrar significado en el día a día, ya sea haciendo jardinería, aprendiendo un nuevo idioma, ser voluntario en un refugio local para mascotas o incluso comenzar una nueva carrera si lo deseas.

Son estas pequeñas cosas las que pueden generar grandes dividendos. Un estudio de unas 6,000 personas, que formaron parte del estudio Midlife en los Estados Unidos, encontró un menor riesgo de mortalidad durante el seguimiento de 14 años de estudio entre participantes que tenían un sentido de propósito en la vida y mantenían buenas relaciones sociales.

Un estudio en la Universidad de Rush mostró que tener un «propósito» más tarde en la vida redujo el deterioro cognitivo en aproximadamente un 30 por ciento. Otros estudios muestran que el «propósito» reduce el riesgo de insuficiencia cardíaca, enfermedad de Alzheimer e incluso puede hacer que una persona sea más propensa a seguir un estilo de vida saludable.

6. Te saltas esas nuevas proyecciones

En este momento, ciertas pruebas de detección, como PAP, presión arterial, colesterol, son parte de tu rutina de vida saludable. Pero una vez que llegues a los 50 (y más), tu médico te recomendará otros, como la detección del cáncer colorrectal (a partir de los 50 años) y la detección de la densidad ósea (a los 65 años o menos).

Si decidiste no hacerte una mamografía a los cuarenta años, comienza ahora. Se recomienda que las mujeres de 50 a 74 años se realicen mamografías cada dos años a partir de los 50 años.

La Sociedad Estadounidense del Cáncer recomienda que las mujeres comiencen las mamografías a los 45 años y las realicen todos los años hasta los 55 años, y luego comiencen a realizarse cada dos años. Aunque, si eres de las que prefieren no entrar tanto a la radiación que conlleva este procedimiento, puedes distanciar más las pruebas. Comunica tus inquietudes con tu médico.

Acerca del autor

Equipo Editorial

Equipo Editorial

Equipo editorial de Vida Lúcida. Somos un equipo de trabajo comprometido con la propuesta de temas informativos y redacción basada en fuentes serias y confiables para asegurar un artículo de calidad a nuestros lectores.

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.