Estar con amigos es bueno para tu salud, según estudios

¿Sufres de estrés excesivo, ansiedad, estado depresivo? Hay una buena manera de mantener estas molestias a raya: los amigos. “Nos mantienen saludables”, dice Franz J. Neyer. Durante más de 20 años, este psicólogo de la Universidad de Jena ha estado explorando el fenómeno de las amistades. El apoyo social real, como entre amigos, reduce cualquier forma de estrés, dice Neyer. Esto asegura el bienestar y fortalece las defensas del cuerpo y del alma.

Dos mujeres felices. Amigos buenos para la salud.

Los beneficios de estar con amigos para nuestra salud mental.

Beneficios de estar con amigos para nuestra salud

Un estudio canadiense de casi 25,000 personas confirmó que las amistades tienen un efecto de bienestar. Los participantes con amigos se sentían menos estresados ​​y más saludables que aquellos no tenían. Su bienestar permaneció permanentemente alto, especialmente si a menudo se encontraban con sus amigos en persona y no solo hablaban con ellos o chateaban en Internet.

Las actividades en compañía como cocinar, salir o simplemente conversar en el sofá son verdaderos refuerzos de autoestima. Esto también lo muestra un equipo de investigación alemán-holandés.

En un diario en línea, 241 estudiantes alemanes informaron diariamente durante tres semanas y media, si habían conocido amigos, qué tanto se habían divertido y qué tan personal fue el encuentro para ellos. Al mismo tiempo, debían evaluarse a sí mismos cada día y declarar si se consideraban personas valiosas.

Mayor autoestima

Los resultados mostraron que los participantes se vieron a sí mismos de manera más positiva en aquellos días en que habían hecho algo con sus amigos. Los estudiantes que se veían con amigos con mayor frecuencia durante el período de estudio tuvieron una autoestima mayor en general que las personas más retraídas. Sin embargo, las reuniones solo estimularon la autoimagen cuando los sujetos se sintieron cómodos y seguros en la salida.

El bienestar mental en las amistades surge de interacciones positivas como conversaciones y noches de cine, pero también por el apoyo emocional”, dice Cornelia Wrzus, de la Universidad de Mainz. “Si la otra persona está allí para mí en momentos de crisis, entonces es un verdadero amigo“, dice la psicóloga.

La soledad, por otro lado, puede enfermarte, incluso físicamente. Estudios de los años setenta y ochenta muestran evidencia exacta de cuán fuerte es el efecto: los grupos de investigación observaron que las personas sin relaciones cercanas mueren más que aquellas con amigos cercanos.

Te puede interesar:
3 métodos para eliminar las emociones negativas y las toxinas

Amigos en lugar de psicoterapeutas

Sin embargo, las personas que tienen sus amistades no solo tienen una ventaja de supervivencia, sino que también pueden estar mejor protegidas contra las enfermedades mentales.

“Un adulto mentalmente enfermo después de una experiencia traumática como un ataque violento o un accidente automovilístico, por ejemplo, depende menos de qué tan mala fue la experiencia, y más de que tan bien la persona es acogida por su entorno social“, dice el psiquiatra Michael Linden, explorando la conexión entre enfermedades mentales y la red social de las personas.

Él aconseja no apresurarse a ir a un psicoterapeuta en tiempos de crisis, sino buscar primero conversar con amigos o familiares. “Por supuesto, no todos sus consejos son útiles, pero a veces surgen nuevas perspectivas que hacen que la situación sea menos dramática”, dice Linden. En un divorcio, por ejemplo, la experiencia de un amigo puede ayudar a ver no solo el fracaso, sino también un nuevo comienzo.

Este efecto también se encuentra en los niños. Investigadores canadienses investigaron a niños de 10 años que tenían un mayor riesgo genético de desarrollar depresión. Un solo buen amigo fue suficiente para reducir la probabilidad de que surgiera la enfermedad. Otros estudios muestran que las amistades de los niños pueden incluso amortiguar las consecuencias del acoso escolar o el abuso doméstico.

¿Amigos o familia?

Otra idea de la investigación: las amistades a veces pueden reemplazar a las familias rotas y brindar apoyo. Para un estudio, Franz J. Neyer y Cornelia Wrzus pidieron a unos 300 alemanes entre las edades de 27 y 54 años que describieran sus conexiones sociales. Cada persona debía indicar su edad, cómo se relacionan y qué tan cerca se sienten de sus conexiones.

Los participantes del estudio que enumeraron muchos lazos cercanos en la familia tenían menos amigos, mientras que los sujetos con vínculos familiares escasos tenían más probabilidades de nombrar numerosas amistades. Al mismo tiempo, se sentían más cercanos a sus amigos cuanto más distanciada estaba la relación con la familia.

Pero, ¿pueden los amigos activar ser tan cercanos como nuestra propia familia de sangre? De hecho, sí: Los participantes que formaron relaciones familiares cercanas a través de amistades fueron tan felices con sus vidas como aquellos más cercanos a su familia. La conclusión lleva al investigador de relaciones Wrzus a un punto: “No se trata de tener muchos amigos, sino buenos amigos”.

Acerca del autor

Equipo Editorial

Equipo Editorial

Equipo editorial de Vida Lúcida. Somos un equipo de trabajo comprometido con la propuesta de temas informativos y redacción basada en fuentes serias y confiables para asegurar un artículo de calidad a nuestros lectores.

Deja tu comentario

avatar
  Subscribirse  
Notificar