Un mal jefe puede ser tan perjudicial para la salud como fumar

¡Esto sorprenderá a algunos, y probablemente ayudará a muchos otros! Según un estudio realizado por las prestigiosas universidades estadounidenses Harvard y Stanford , la influencia de un mal jefe sobre sus empleados podría ser tan dañina como la del tabaquismo pasivo. [¹]

Un mal jefe puede afectar seriamente tu salud

Para llegar a esta conclusión, los investigadores analizaron unos 200 informes de encuestas y todos los datos que lo acompañaban. Como resultado, después de meses de reflexión y comparaciones, descubrieron que el estrés laboral, generalmente provocado por los supervisores, era tan perjudicial para el funcionamiento del cuerpo como la exposición al humo del cigarrillo.

Una experiencia simple ha ayudado a confirmar esta conclusión. En la situación actual, muchas encuestas han demostrado que la principal causa de estrés en el trabajo es precisamente el miedo a perder el trabajo.

Y se ha demostrado que alrededor del 50% de los empleados que experimentan esta situación cotidiana (especialmente debido a las amenazas de su jefe) son más propensos a problemas de salud que otros, cuyo ambiente de trabajo es más saludable.

Otro elemento notable que aparece en el informe del estudio: cuanto más productivos, talentosos o eficientes son los empleados, más solicitados son por sus jefes.

Y ya que tiran de la cuerda con tanta fuerza, sucede lo que sucede, es decir, un terreno propicio para el aumento de las disfunciones en el cuerpo. Ten en cuenta que se ha calculado que tal actitud de un supervisor podría  aumentar los problemas de salud graves en un 35%. 

Sin embargo, una gran paradoja toma lugar el mundo de los negocios. Aunque el 75% de los estadounidenses admite estar estresado por su jefe, el 59% de ellos no desea renunciar.

Y de nuevo, la ciencia es implacable en el tema: cuanto más conserves un trabajo en el que tu jefe es una fuente de estrés, más importante será el daño a tu salud física y mental.

Señales de que tu jefe es abusivo

  • Te insulta verbalmente. Se sabe que los jefes que intimidan humillan a los empleados frente a otros. Por ejemplo, podría llamarte, o gritarte todo el tiempo. También puede hacer bromas insultantes al lado de ti. Los jefes verbalmente abusivos también hacen comentarios despectivos o hacen críticas injustas. Y son conocidos por burlarse y maldecir regularmente a sus empleados.
  • Te intimida. El comportamiento aterrador puede incluir la amenaza de ser despedido para retener el poder y el control. También puede hacer gestos amenazantes o amenazar con lastimarte físicamente. Otro ejemplo de comportamiento intimidante es apresurarte, intrusión en tu oficina y miradas intimidantes.
  • Solicita tu idoneidad y compromiso. Un jefe abusivo cuestiona tu adecuación al minimizar tus opiniones e ideas. Este comportamiento puede tener lugar de forma privada o frente a otros. También pueden culparte por problemas en el trabajo mientras se jactan de que tus habilidades son responsables de los buenos resultados. Puede cuestionar tu compromiso con el trabajo a menos que trabajes muchas horas y sacrifiques tu tiempo personal. Por lo tanto, si no pasas largas horas en el trabajo, puedes temer que te despidan.
  • Se entromete en tu privacidad. A veces los jefes te espían o incluso te rastrean. También puede escuchar tus conversaciones privadas, abrir tu correo y llegar a manipular tus pertenencias personales o equipos de trabajo.
Te puede interesar:
5 Pasos para terminar una relación con un narcisista

Qué hacer para no salir perjudicado

En primer lugar, es importante saber que en muchos casos los problemas son sólo relacionales. Esto significa que nunca serán mejores amigos, por supuesto, pero que no hay necesariamente ningún abuso por parte de su jefe. Aunque los jefes tiránicos existen de verdad, todavía no representan la mayoría de los casos. Y afortunadamente.

En segundo lugar, es cierto que con la situación actual del mercado de trabajo, es mejor estar seguro de lo que quieres antes de salir a intentarlo o arriesgarte a luchar para encontrar un trabajo estable.

Dicho esto, a pesar de la presión diaria que ejerce tu jefe, hay varias maneras de tratar de aclarar tu futuro en tu trabajo, dos de las cuales son particularmente eficaces. Aquí están:

  1. Escribe una lista de objetivos que alcanzarás durante el día y márcalos tan pronto como lo hagas. La sensación de avanzar en el trabajo ayuda a recuperar la confianza en uno mismo y a ver el vaso medio lleno.
  2. Durante sábado y domingo, apaga tu teléfono celular y silencia las notificaciones de correo electrónico. No hay nada mejor que un descanso REAL para obtener energía.
Bibliografía:
  1. Griffeth, R. W., Hom, P. W., & Gaertner, S. (2000). A Meta-Analysis of Antecedents and Correlates of Employee Turnover: Update, Moderator Tests, and Research Implications for the Next Millennium. Journal of Management26(3), 463–488. https://doi.org/10.1177/014920630002600305

Acerca del autor

Avatar

Dayerlin Sosa López

Socióloga y Psicoterapeuta egresada de la Universidad Central de Venezuela con componente Docente en la Universidad de Oriente. Se desempeña como facilitadora de talleres de crecimiento personal para empresas. Es escritora, dedicada al trabajo terapéutico y Psicoterapeuta Gestalt.