Hay algunas personas dañinas que están mejor fuera de nuestras vidas

Las ausencias duelen, pero es un sufrimiento que, con el tiempo, disminuye y finalmente desaparece. Sin embargo, cuando compartes tu vida con personas dañinas, el dolor es mucho más largo y profundo.

Dibujo mujer sola en tina, alejarse de tipos de personas dañinas

Un amigo, un miembro de la familia o un compañero pueden arruinar tu vida, y si es así, es tu trabajo alejarte de ellos para vivir plenamente.

Si una persona te subestima, no te ama; si te critica para lastimarte, no te ama; si te insulta o abusa, no te ama; si te ignora o si simplemente es indiferente, no le gustas.

¿No es mejor que esa persona no sea parte de tu vida?

Personas dañinas cuya ausencia en nuestras vidas es algo bueno

Hay ciertas personas de las cuales resulta saludable alejarnos, y con quienes tenemos que poner una distancia que nos permita ser nosotros mismos y vivir en un ambiente de bienestar y seguridad.

Lee más de este artículo y descubrirás ejemplos de tipos de personas dañinas cuya ausencia en nuestras vidas es algo bueno.

El pesimista

Puede manifestarse en tu vida en muchas ocasiones: entre tus amigos, en tu pareja, en el trabajo … Lo primero que debes hacer es identificar a la persona pesimista con la que estás pasando parte de tu tiempo.

Los pesimistas son estas personas dañinas que no dejan de quejarse, para quienes todo está mal, y les encanta reprochar cosas de los demás, sin ningún fundamento.

De hecho, una persona pesimista tiene baja autoestima y le gusta transmitir su preocupación.

Estar preocupado es humano, pero nuestra preocupación debe motivarnos a encontrar soluciones, ser saludables y positivos, pero no paralizantes. Se trata de aprovechar cada situación para crecer, no para estancarse.

El manipulador

Un manipulador te hará creer que, por casualidad, lo mejor para ti también es lo mejor para él, para que termines haciendo cosas que no quieres hacer.

Una persona manipuladora es una persona que sabe cómo manejar las emociones y que se beneficia de esta habilidad. Y es una especialista cuando se trata de identificar tus debilidades para que hagas lo que él quiere.

Por eso es importante ubicar el manipulador lo más rápido posible.

Para esto, se debe saber que este último puede aparecer en diferentes caras: alguien que dedica su tiempo a victimizarse y te hace culpable de todas sus desgracias, alguien que es agresivo por lo cual prefieres complacerlo y no enfrentarlo, o alguien que reinterpreta tus palabras para hacerte decir cosas que no dijiste.

Te puede interesar:
Problemas emocionales por querer tener siempre la razón

El posesivo

Una persona posesiva te impedirá construir vínculos con otras personas, te aislará y te hará creer que estarás mejor así.

Para esa persona, tú solo eres un objeto más que puede poseer exclusivamente para él mismo. Y te dice cosas como “Eres mío/a”.

Es mejor para ti que este tipo de personas dañinas salga de tu vida, porque nadie tiene derecho a poseerte; Eres una persona, no una cosa.

Tienes emociones y sentimientos, vives y respiras, construyes relaciones con otros… en resumen, eres humano.

Agresivo

A una persona agresiva le gusta discutir con otros e insultarlos; tal comportamiento le permite sentirse poderoso.

La agresividad es su razón de ser, y no tiene otro fundamento que su propia falta de confianza y autoestima.

Manténte alejado de este tipo de personas dañinas lo antes posible. Ámate a ti mismo y cree en ti mismo, no dejes que nadie te subestime o te haga sentir inferior.

Como persona, eres diferente de los demás. Ni mejor ni peor; Simplemente único.

Déjate llevar por la soledad – Aléjate de las personas dañinas

La mayoría de las personas están convencidas de que en la vida, para ser feliz, necesitan a otros, estar en una relación y tener amigos.

Sin embargo, la felicidad es algo personal que nos concierne íntimamente a cada uno de nosotros como individuos.

Algunas personas pueden tener parejas y estar rodeadas de amigos, pero son profundamente infelices, porque para ellos, su bienestar depende de los demás.

Piensa en algo que pueda hacerte feliz; andar en bicicleta, escribir, leer, etc., todas esas cosas que pueden hacerte feliz independientemente de los demás, porque la satisfacción que surge está dentro de ti.

Entonces, deja que la soledad te envuelva, te proteja, te permita conocerte y aceptarte.

Deja que invada tu vida de vez en cuando. Disfruta el silencio, tu propio espacio de soledad, sal a caminar, observa a los demás. Siente cuán beneficiosa puede ser la ausencia de esas personas dañinas que te lastimaron.

Acerca del autor

Avatar

Dayerlin Sosa López

Socióloga y Psicoterapeuta egresada de la Universidad Central de Venezuela con componente Docente en la Universidad de Oriente. Se desempeña como facilitadora de talleres de crecimiento personal para empresas. Es escritora, dedicada al trabajo terapéutico y Psicoterapeuta Gestalt.

Deja tu comentario

avatar
  Subscribirse  
Notificar