Fumar puede dañar la memoria

Para la persona que fuma aumenta su riesgo de dolor de espalda, problemas de memoria y pérdida de audición. A esta información la abalan los resultados de tres estudios recientes sobre los efectos a largo plazo del tabaquismo.

Fumar puede dañar la memoria

Fumar empeora la memoria y afecta el aprendizaje y el pensamiento lógico. Este es el resultado del Estudio Longitudinal Inglés sobre el Envejecimiento, publicado recientemente en la revista Age and Aging. El estudio también mostró que la presión arterial alta y la obesidad pueden afectar el cerebro, pero no tan rápido y tan fuerte como fumar.

Encuestas regulares a 8,780 británicos mayores de 50 años han demostrado que fumar tiene un impacto particularmente rápido en el rendimiento cognitivo en cuatro años .

  1. En comparación con los no fumadores, los fumadores pudieron recordar la menor cantidad de palabras en las pruebas de memoria a corto plazo
  2. En una prueba de memoria a largo plazo, se olvidaron más a menudo que otros para recordarle al experimentador un acuerdo negociado al final de la investigación.
  3. En otra encuesta, los fumadores pudieron recordar espontáneamente a pocos animales en el período de un minuto.

Esto les dio los peores resultados en un índice cognitivo.

Fumar solo los fines de semana también daña la memoria

Si te falla la memoria, es posible que hayas fumado demasiado este fin de semana. Así se desprende de un reciente estudio de la Universidad Northumbria (Reino Unido) que indica que los “fumadores sociales”, es decir, que solo fuman una media de 20 cigarrillos durante los fines de semana, normalmente en compañía de amigos y familiares, también sufren daños en su memoria idénticos a quienes consumen tabaco a diario.

Por qué el fumar puede dañar la memoria

A través de una serie de experimentos, los investigadores demostraron que, tanto quienes fumaban siete días a la semana como quienes lo hacían solo dos de cada siete días, obtenían peores resultados en las pruebas de memoria prospectiva -que nos permite recordar acciones programadas que los no fumadores. Tom Heffernan, coautor de la investigación que publica la revista Open Addiction, asegura que el deterioro de la memoria vinculado al tabaco se puede achacar a un declive cerebral acelerado y a que fumar encoge el cerebro.

Te puede interesar:
Síntomas de Pielonefritis y cuáles son sus causas

Otro estudio, publicado por investigadores franceses del Instituto para la Salud y la Investigación Médica en la revista Archives of Internal Medicine, también muestra que fumar hace que las personas tengan problemas en la memoria: más de 10,000 funcionarios de Londres entre las edades de 35 y 55 años fueron estudiados durante tres años.

Los resultados pudieron demostrar una conexión clara entre el hábito de fumar y la memoria y las dificultades de comprensión. “Fumar en la mediana edad está asociado con la debilidad de la memoria y la pérdida de la capacidad de pensamiento“, escriben los investigadores en torno a Séverine Sabia [¹].

Bibliografía:
  1. Hagger-Johnson, Gareth & Sabia, Séverine & Brunner, Eric & Shipley, Martin & Bobak, Martin & Marmot, Michael & Kivimaki, Mika & Singh-Manoux, Archana. (2013). Combined impact of smoking and heavy alcohol use on cognitive decline in early old age: Whitehall II prospective cohort study. The British journal of psychiatry : the journal of mental science. 203. 10.1192/bjp.bp.112.122960. [Link]
  2. Pineda JA, Herrera C, Kang C, et al. Effects of cigarette smoking and 12-h abstention on working memory during a serial-probe recognition task. Psychopharmacology. 1998;139:311–321. doi: 10.1007/s002130050722. [PubMed]
  3. Xu JS, Mendrek A, Cohen MS, et al. Brain activity in cigarette smokers performing a working memory task: effect of smoking abstinence. Biol Psychiatry. 2005;58(2):143–150. doi: 10.1016/j.biopsych.2005.03.028. [PMC free article] [PubMed]
  4. Wan L, Friedman BH, Boutros NN, et al. Smoking status affects men and women differently on schizotypal traits and cognitive failures. Personal Individ Differ. 2008;44:425–435. doi: 10.1016/j.paid.2007.09.002. [CrossRef]

Acerca del autor

Avatar

Julieta Sofía Medina

Julieta es nutrióloga clínica, especialista en: Dietética, Obesidad, Sobrepeso, Enfermedades Gastrointestinales, Enfermedades Cardiovasculares y Nutrición Geriátrica.

Deja tu comentario

avatar
  Subscribirse  
Notificar