Bajar de peso

La panza engorda de estas maneras que quizás no te das cuenta

Para que quede claro, tener un poco de grasa abdominal es realmente bueno para ti, ya que protege tus intestinos, estómago y otros órganos delicados. Se convierte en un problema cuando tienes exceso de grasa abdominal. Las células de grasa extra que se encuentran en lo profundo de su abdomen, también conocida como grasa visceral, pueden causar problemas de salud como enfermedades cardíacas y diabetes. Revisa las siguientes maneras en que la panza engorda para que empieces a cambiar tus hábitos.

la panza engorda

La panza engorda de estas maneras que quizás no sabías

Para algunas personas cuando deciden perder algo de grasa del vientre, en realidad lo pierden. Por otro lado, a otros les resulta difícil perder la grasa obstinada del vientre. Después de leer esta publicación, comprenderá claramente algunas de las razones más comunes por las que estás llevando a tu panza a engordar atrapando grasa abdominal.

1. El estrés puede causar la grasa en la panza

¿Qué causa la grasa obstinada de la parte inferior del vientre? Es muy común comer de forma incontrolable cuando te sientes estresado o emocional. La próxima vez que te encuentres comiendo sin pensar trata de salir antes de que tu deseo de comida chatarra aumente. Existe una correlación directa entre comer emocionalmente y comer poco saludable.

Cada vez que pasas por un momento emocional, es más probable que comas alimentos chatarra que alimentos saludables. Eso es porque la comida chatarra es muy sabrosa y reconfortante (no es que los alimentos saludables no lo sean).

La mejor manera de responder al estrés es bebiendo un vaso de agua, dando un paseo relajante o simplemente hablando con un amigo. Intenta elegir una actividad que no implique comer ya que esto te impedirá consumir calorías adicionales cuando te sienta estresado o emocional.

Hay una hormona llamada cortisol que se produce cada vez que su cuerpo se siente estresado. El problema con esta hormona es que puede conducir al aumento de peso cuando se produce en exceso, especialmente en la zona abdominal. Lo que puedes hacer es ejercitar, ya que puede mejorar los niveles químicos del cerebro que regulan y mejoran el metabolismo de tu grasa y tu estado de ánimo.

2. Usar un plato grande cada vez que comes

No importa qué sea, una cena buffet o simplemente una comida normal en casa intenta prestar atención al tamaño del plato que utilizas.

Estudios han demostrado que las personas que prefieren platos más grandes que pequeñas o medianos, son más propensos a aumentar de peso. En un plato grande tienes más espacio para más comida, entonces ¿cómo es que esto causa que la panza engorde? Es muy sencillo.

Cada vez que utilizas un plato grande, es más probable que consumas más de lo que tu cuerpo necesita lo que generará más grasa almacenada en el cuerpo. Para evitar esto, simplemente usa un plato más pequeño cada vez y resiste el impulso de volver por más. Hacer esto asegurará que tus objetivos para tener un abdomen plano se logren más rápido.

la panza engorda comiendo muy noche

3. La panza engorda al comer muy tarde en la noche

Tu cuerpo quema grasa cuando duerme, pero si se va a la cama con el estómago lleno, no lo hará de manera eficiente.

Además del hecho de que puede causar grasa abdominal, comer hasta altas horas de la noche puede aumentar el riesgo de desarrollar reflujo ácido e indigestión. Esto sucede porque la gravedad ya no puede tirar de la comida directamente hacia abajo. Para evitar estos problemas, considera comer una pequeña cantidad de comida por las noches y no te acuestes durante al menos 2-3 horas después de la cena.

También puedes leer:  El calabacín es ideal para bajar de peso

4. Beber bebidas gaseosas con regularidad

Si de alguna manera sigues bebiendo refrescos regularmente, entonces no aprecias tu cuerpo. No hay otra manera de decirlo. Las gaseosas no hacen absolutamente nada para tu cuerpo, excepto que lo destruye.

Según estudios, consumir de 1 a 2 botellas de refresco al día puede aumentar tu panza al menos cinco veces más rápido que aquellos que apenas beben refrescos en el transcurso de la semana. Lo que pasa con los refrescos es que está diseñado para aumentar tu antojo de comida para que termines comiendo más de lo que deberías durante las comidas.

Incluso si la botella dice que es dietética, eso no la hace mejor que las normales, ya que todas contienen edulcorantes artificiales mortales que solo aumentarán tu apetito, causan aumento de peso, llenan a tu cuerpo con demasiada azúcar y aumentan el riesgo de enfermedades mortales como la diabetes y el cáncer.

Entonces, si estás ansioso por una gaseosa, opta por jugos verdes saludables, batidos o un vaso de agua mezclado con limón. Cada vez que eliges una bebida saludable en vez de las sodas, le estás haciendo un muy buen favor a tu cuerpo, no solo por perder grasa abdominal. Entonces es simple, deja de beber refrescos.

5. Beber demasiados jugos de frutas procesadas

Sí, son jugos de frutas, pero hay una trampa. Los zumos de frutas envasados generalmente contienen una gran cantidad de azúcar, incluso si dice 100% sin azúcar.

A pesar de que los jugos de frutas proporcionan algunos minerales y vitaminas, la fructosa que contiene puede aumentar tu resistencia a la insulina y aumentar la grasa abdominal. Una mejor opción es beber jugos de frutas sin procesar que puedes preparar desde casa mezcladas con agua y que sean de frutas que no contengan mucha azúcar, como las bayas y endulzar con edulcorantes naturales como la stevia cuando las frutas no están dulces.

la panza engorda tomando jugos procesados

6. No consumir suficientes grasas saludables

Mucha gente piensa que todas las grasas son malas, pero eso está muy lejos de la verdad. Tu cuerpo necesita grasas saludables, también conocidas como grasas monoinsaturadas. Este tipo de grasas saludables se puede encontrar en alimentos como las semillas de aceite de oliva y aguacates que hacen un trabajo derritiendo la grasa del vientre. Pero, aunque suena un poco contradictorio, ten cuidado al consumir demasiado de esto también, ya que todavía son alimentos altos en grasa. Debe hacerse con moderación y este tipo de alimentos harán un buen trabajo.

7. Tu dieta no tiene suficiente proteína

Cuando aumentas tu ingesta de proteínas, puedes equilibrar fácilmente tu nivel de azúcar en la sangre y reducir los niveles de insulina para promover una tasa metabólica mucho más rápida.

El adulto promedio necesita al menos de 20 a 25 g de proteína en cada comida. Sin embargo, depende de su nivel de actividad y tamaño corporal.

Otra cosa es que la proteína ayuda a controlar las hormonas que aumenta el apetito y que te ayudará a perder peso de forma natural. Para aumentar tu ingesta de proteínas intenta comer alimentos con alto contenido de proteínas, como pavo, queso, huevos, salmón, pollo sin piel y lentejas.

8. Menopausia hace que la panza engorde

Esto varía para todas, pero engordar durante la menopausia es muy común. Durante la pubertad, el estrógeno le indica al cuerpo que comience a almacenar grasa en áreas como los muslos y las caderas para prepararse para un posible embarazo. Esta grasa adicional no es dañina, aunque puede ser muy difícil de perder en diferentes casos o almacenarse mucha dependiendo también de los hábitos alimenticios de cada mujer.

También puedes leer:  Las formas efectivas de adelgazar las piernas

La menopausia generalmente ocurre un año después de que una mujer tiene su último período menstrual. Durante este tiempo, los niveles de estrógeno disminuyen drásticamente, lo que hace que la grasa se almacene en el abdomen en lugar de las caderas y los muslos.

Para algunas mujeres ganan más grasa abdominal durante este tiempo, aunque a veces depende de la genética. Pero con ejercicio regular y una alimentación saludable, siempre puedes mantener a raya el exceso de grasa del vientre.

la panza engorda tomando alcohol

9. Tomar alcohol forma panza

La cerveza se ha relacionado con la grasa abdominal y algunos estudios han revelado que la cantidad de alcohol y el tipo que consumes puede conducir al aumento de peso.

Algunos alcoholes son dañinos, mientras que otros son saludables. Por ejemplo, el vino tinto cuando se consume en cantidades moderadas puede reducir el riesgo de ataques cardíacos y accidentes cerebrovasculares.

Sin embargo, la ingesta elevada de alcohol puede provocar inflamación y enfermedad hepática. Otra cosa a tener en cuenta es que el alcohol también puede suprimir el proceso de quema de grasa, y el aumento de calorías extra, al beber alcohol, se almacena principalmente como grasa en el abdomen.

La solución es simple, controla la cantidad de alcohol que consumes semanalmente. Solo sé moderado, ya que hacerlo excesivamente no es bueno para ti.

10. No estás lo suficientemente activo

Una de las principales causas de la grasa del vientre es la falta de suficiente actividad física. Las personas que viven un estilo de vida inactivo y tienen una rutina de ejercicio irregular siempre tendrán un mayor riesgo de aumentar de peso.

El mayor problema con un estilo de vida inactivo es que hace que el proceso de quema de grasa sea incompleto, lo que puede conducir a una acumulación excesiva de grasa. Esto causa enfermedades como problemas cardíacos, diabetes e hipertensión.

Pero puede evitar esto simplemente haciendo ejercicio regularmente, incluso si son 15 minutos al día. Hacer ejercicios de alta intensidad es la mejor opción si no tienes mucho tiempo para hacer ejercicio. Otra cosa es que, si puedes caminar hasta tu destino, haz eso en lugar de tomar un taxi y en lugar de tomar el ascensor, toma las escaleras.

11. No hay suficientes entrenamientos de alta intensidad

Como se mencionó anteriormente, hacer entrenamientos de alta intensidad o HIIT puede resultar en la pérdida de grasa de la panza más rápido. Es tan efectivo porque es bueno para reducir la insulina, el cortisol y quema muchas más calorías en menos tiempo.

12. Comer demasiados alimentos con grasas trans

Te preguntas porqué la panza te está engordando y no sabes que es porque seguramente estás consumiendo alimentos con mucha grasa trans que es una de las grasas más insalubres y se crea al agregar hidrógeno a las grasas insaturadas para que sean más estables.

Las grasas trans se usan generalmente para extender la vida útil de los alimentos envasados, como galletas, galletas saladas, mezclas para hornear, muffins, comidas rápidas y el 95% de los alimentos fritos.

Los estudios han demostrado que las grasas trans causan inflamación, diabetes y enfermedades del corazón. También se ha relacionado con el aumento de peso.

Ahora debes tener ya una idea de lo que podría estar causando que no pierdas tu grasa abdominal y cada vez tu panza esté engordando más, pero al hacer algunos cambios simples en tu vida diaria, puedes perder grasa abdominal sin tomar ninguna píldora o crema especial.