Los increíbles beneficios que tiene dibujar para los niños

En este artículo te explicaremos de qué manera el hábito de dibujar puede ayudar en el desarrollo de las habilidades cognitivas, el pensamiento espacial, la motricidad y la creatividad.

Un niño dibujando

Todo el mundo sabe que el dibujo en los niños, además de desarrollar la motricidad fina de las manos (movimientos de la mano y los dedos) contribuye a la revelación de su potencial creativo a través de la autoexpresión de sus jóvenes, pero significativos sentimientos y emociones, y les permite plasmar su rica imaginación en una hoja de papel.

Todos los niños comienzan a dibujar a una edad muy temprana. Al principio son muchas líneas, “garabatos”, pero después de un año se convierte en algo más significativo, donde los pequeños creadores transmiten su amor por su madre, su hogar, familia y el mundo que los rodea.

Y, a pesar de los pequeños inconvenientes como la ropa, manos y, a veces, muebles manchados, el dibujo sigue siendo una forma de ocio relevante y popular para los niños.

Beneficios del dibujo para los niños

Echemos un vistazo, paso a paso, a los beneficios de dibujar en los niños de diferentes edades.

1. Es una actividad conjunta satisfactoria

Es difícil sobreestimar el papel de las actividades conjuntas en el desarrollo de los niños. Sin duda, esto tiene un efecto positivo no solo en el desarrollo del niño, sino también en sus emociones a partir de pequeños logros y victorias conjuntas, incluso si son solo entre ustedes.

2. Dibujar desarrolla las habilidades cognitivas

El dibujo involucra las partes del cerebro asociadas con visualizar y transformar imágenes. En cierto sentido, dibujar cualquier objeto es recordarlo. Al dibujar usando una referencia, un niño se vuelve hacia el mismo objeto muchas veces, lo estudia en detalle y fija sus propiedades físicas.

3. Desarrolla la motricidad fina

La motricidad fina en los niños se desarrolla desde el inicio de su nacimiento, pero el dibujo ayuda a acelerar este proceso, permitiéndole aumentar la capacidad de escritura, la destreza y la velocidad de reacción, lo que estimula las áreas del cerebro responsables del pensamiento, el habla, la visión y la motricidad, y la memoria y coordinación. Durante la actividad del dibujo, ambos hemisferios del cerebro están involucrados, y las conexiones interhemisféricas se desarrollan activamente.

4. Mejora su capacidad para expresarse

Como, en principio, cualquier creatividad – el dibujo es la capacidad de expresar tu “yo”. Los niños pequeños no siempre pueden describir sus sentimientos, emociones y estado de ánimo con palabras. ¡En este caso, la pintura y una hoja de papel son sus verdaderos ayudantes! Manifestando figurativamente su estado de ánimo, que se refleja en las obras dibujadas resultantes, los pequeños artistas se comunican metafóricamente con su yo interior.

5. Permite al niño desarrollar la cognición de su entorno

Los pequeños artistas a menudo carecen de los conocimientos necesarios para crear su obra: esto les hace notar más características del mundo en la vida real, lo que contribuye al desarrollo de la observación y la atención.

6. Libera su potencial creativo

En el mundo moderno, cada vez es más frecuente escuchar acerca de las habilidades creativas que son tan necesarias para el crecimiento profesional en el trabajo y el desarrollo productivo de una persona. El dibujo influye en el desarrollo del pensamiento alternativo y en la capacidad de encontrar diversas opciones.

¿Cuándo se recomienda que empiece a dibujar un niño?

Niño haciendo un dibujo de una casa

Los médicos aconsejan que se empiece a dibujar cuando el niño pueda sentarse de manera correcta por sí mismo, generalmente, esto sucede entre los 6 meses a 9 meses. Para las primeras lecciones, la manera más adecuada de comenzar sería pintar con 1-2 dedos utilizando pinturas que no contengan elementos nocivos

Será más conveniente poner al niño en su trona o en la mesa con su madre de rodillas. De antemano, es mejor cubrir el espacio para dibujar con un mantel y quitar las cosas que puedan ensuciarse en el proceso creativo; la ropa de la madre y el niño también debe ser apta para poder mancharse.

Al principio, el niño no comenzará a dibujar, se “familiarizará” con la nueva sustancia, intentará probarla, lo que, por supuesto, debe ser evitado.

El dibujo con crayón de cera se considera una técnica de dibujo útil para el desarrollo de la primera infancia. Debido al pequeño tamaño del crayón, será difícil para un niño apretarlo en un puño y, por lo tanto, será necesario usar 3 dedos, lo que tendrá un efecto positivo en el desarrollo posterior de la mano. En este momento, es mejor que mamá o papá muestren cómo dibujar líneas, lo más probable es que el bebé quiera repetir esto después de sus padres.

Este método ayudará a evitar la “suciedad” de la pintura y es más fácil de usar que pintar con pinturas líquidas. Después de que tu bebé tenga más de un año, puedes comenzar a presentarle el dibujo con rotuladores y lápices.

Será más fácil dibujar en hojas grandes de papel, ya que los niños de esta edad no perciben los “Límites” del dibujo, por lo que será más conveniente para él. Puede ser formato A3 (la mitad del papel Whatman) o el papel Whatman en sí.

Poco a poco, a la edad de 3 años, puedes reducir el tamaño de las hojas al A4 ordinario, debido al hecho de que el niño aprenderá a usar los dedos y un pincel para dibujar. Debes prestar atención constantemente a cómo tu hijo sostiene un bolígrafo, un lápiz o un rotulador. Aprendiendo a sostenerlo adecuadamente, se preparará para aprender a escribir posteriormente.

Después de dos años, puedes presentarle a tu niño el gouache, y enseñarle a combinar diferentes colores.

Los primeros dibujos en la infancia

Los primeros dibujos de los niños tendrán la forma de líneas caóticas dibujadas a lo largo de la hoja; así es como el niño aprende los primeros conceptos básicos de este arte.

Un poco más tarde, el propio niño comenzará a buscar formas significativas en sus dibujos. Este es un proceso intelectual difícil para un bebé. A menudo, los padres “apresuran” al niño, tratando de discernir ciertos objetos en sus dibujos. No debes influenciarlo con tus propias interpretaciones. Incluso después de los tres años, será mejor si el niño mismo explica lo que ha dibujado.

No se debe evaluar y menos aún criticar el dibujo del niño. Estos son sus primeros pasos, está usando su imaginación para dibujar un objeto que está conectado con su percepción personal de las cosas, por lo que es mejor simplemente elogiar su creación y decir lo que te gusta de su dibujo.

El valor de dibujar desde un punto de vista psicológico

Internet está repleto de artículos sobre cómo interpretar los dibujos de los niños, sin embargo, no debes confiar en todo lo que leas al respecto, busca fuentes confiables y con información respaldada por investigaciones y estudios al respecto.

Por ejemplo, se cree que el uso de colores negativos y oscuros indica la depresión de un niño, mientras que los colores claros y brillantes indican que es optimista.

Sin embargo, solo un psicólogo puede interpretar los dibujos de los niños en una reunión personal y una vez habiendo escuchado los comentarios del propio niño.

Por ejemplo, dibujarse como una pequeña figura de niño entre figuras enormes de adultos no siempre significará que el niño se sienta humillado, tal vez el pequeño genio simplemente esté dominando las proporciones; también se ve a sí mismo junto a sus padres en el espejo.

Si no te gusta algo en el dibujo de tu hijo o te preocupa, es mejor hablar con un psicólogo infantil y no inventar cosas fuera de lugar.

¿Qué puedes utilizar para dibujar?

El dibujo tiene un rico conjunto de herramientas con las que puedes crear varias composiciones creativas.

Lápices y rotuladores.  Adecuados para niños mayores, entrena la posición de la mano, y el agarre de los objetos, prepara la mano para escribir.

Crayones de cera. Adecuados para niños pequeños, también contribuyen al desarrollo de la motricidad fina de las manos.

Pinturas. Son las más brillantes y atrevidas para la autoexpresión de un niño. Permiten darle una idea de cómo funciona la combinación de colores.

Medios de dibujo no tradicionales: arena, cereales, plastilina. Desarrollan la imaginación del niño, permiten crear una composición no estándar.

Tableta gráfica. Adecuada para niños mayores con un fuerte deseo de dibujar y crear.