Metales pesados que afectan el organismo y cómo eliminarlos

Las toxinas en el cuerpo son todas aquellas sustancias que dañan nuestras células, entorpecen el desarrollo de funciones vitales y aceleran el envejecimiento. Los metales pesados ​​se encuentran comúnmente en el medio ambiente y forman parte de nuestra alimentación. En pequeñas cantidades se requieren para mantener una buena salud, pero en grandes cantidades pueden volverse tóxicos o peligrosos para el organismo, llegando a producir toda clase de enfermedades y padecimientos.

amalgama mercurio VL

Las toxinas del organismo se clasifican en orgánicas e inorgánicas. Las primeras se refieren a alcohol, medicamentos y drogas. Al dejar de fumar o dejar el alcohol u otras drogas, el cuerpo reanuda el proceso de eliminación de estas sustancias, y lo hace a través de la piel, los pulmones, la vejiga y el colon.

Por otro lado, se conocen como toxinas inorgánicas a la presencia de metales pesados en el cuerpo, que nuestro organismo no sabe eliminar. Éstos suelen saturar nuestro sistema linfático o acumularse en depósitos grasos o piedras de calcio en diferentes tejidos del organismo, sin que éste pueda eliminarlos de manera autónoma.

Cuando empezaron a aplicarse terapias por contaminación de metales pesado, principalmente plomo en las industrias armamentistas a mediados del siglo pasado, se descubrió que muchos de los pacientes no sólo perdían los síntomas conocidos por la sobreexposición al metal, también presentaban mejorías en otras áreas, como la visión, la capacidad auditiva y la movilidad. Estudios futuros permitieron descubrir los efectos nocivos de los metales pesados a largo plazo, y avanzar en la forma de combatirlos. [¹‚²]

Los metales que más afectan a nuestro organismo

Investigaciones anteriores han encontrado que el deterioro oxidativo de las macromoléculas biológicas se debe principalmente a la unión de metales pesados ​​al ADN y a las proteínas nucleares (Flora et al. , 2008 ).

1. Arsénico

Es considerado la sustancia más nociva para el organismo. Se encuentra en mayor o menor medida, en todas las fuentes de agua potable del planeta, como resultado de la contaminación del agua por los procesos industriales, su uso en pesticidas y la filtración natural.

Otras fuentes son las pinturas, veneno para ratas y producción de vidrio. El arsénico afecta la piel, causa problemas respiratorios, neurológicos y cardiovasculares. También está asociado con cáncer de pulmón, riñón, hígado, vejiga y piel. [³]

2. Plomo

Se clasifica como la segunda mayor toxina para el cuerpo. Se le utilizó con frecuencia en tuberías y pinturas hasta mediados del siglo XX. También está presente en baterías, armas, PVC y pesticidas.
El plomo causa problemas en el desarrollo de los órganos del feto en mujeres embarazadas, daños al sistema nervioso central, riñones, sistema reproductor y en el tracto gastrointestinal. Es una causa de problemas de infertilidad y de abortos. [4]

3. Mercurio

Las fuentes más comunes de contaminación por mercurio en las personas son las amalgamas dentales y el consumo de pescados y mariscos contaminados. Los peces más contaminados de consumo frecuente son el jurel, el tiburón, el pez espada, el blanquillo, el marlín y el atún.

Tristemente, el mercurio también es un ingrediente de algunas vacunas, como la de la influenza. Se le ha vinculado con autismo, Síndrome de Atención Dispersa y asma. [5]

4. Cadmio

Es utilizado en fertilizantes agrícolas. De hecho, se estima que el 50 por ciento del cadmio en nuestro organismo proviene de estas emisiones.

Afecta a riñones, pulmones, hígado, huesos y cerebro. En altas dosis, provoca vómito, diarrea e irritación en estómago y pulmones. La exposición prolongada se ha asociado con cáncer de pulmón e hipertensión. [6]

5. Aluminio

Es un contaminante presente en una amenazante cantidad de productos. Eliminar el contacto y la contaminación por aluminio se ha vuelto casi imposible en el mundo moderno. Se utiliza en la cocina, elaboración de cosméticos, está presente en el agua e incluso forma parte de aditivos de muchos alimentos

El aluminio está vinculado con Alzheimer, así como daños al sistema nervioso central, al sistema digestivo y a los riñones. Grupos activistas acumulan evidencia sobre la participación de la intoxicación por aluminio en el cáncer de mama. [7]

6. Cromo

El cromo es el séptimo elemento más abundante en la tierra (Mohanty y Kumar Patra, 2013 ).

Los principales factores asociados a la toxicidad de los compuestos de cromo son el estado de oxidación y la solubilidad. Los compuestos de Cr (VI), que son poderosos agentes oxidantes y, por lo tanto, tienden a ser irritantes y corrosivos, parecen ser mucho más tóxicos sistémicamente que los compuestos de Cr (III), dadas cantidades y solubilidades similares.

Aunque los mecanismos de interacción biológica son inciertos, esta variación en la toxicidad puede estar relacionada con la facilidad con la que el Cr (VI) puede pasar a través de las membranas celulares y su posterior reducción intracelular a intermediarios reactivos.

Cuando se inhalan, los compuestos de cromo son irritantes del tracto respiratorio, lo que produce irritación y obstrucción de las vías respiratorias, y cáncer de pulmón, nasal o sinusal. La dosis, la duración de la exposición y el compuesto específico involucrado pueden determinar los efectos adversos para la salud del cromo. [8]

Alimentos que ayudan a eliminar los metales pesados

El ayuno como recurso terapéutico y la terapia de colon son excelentes alternativas para purificar el organismo de forma acelerada y eliminar metales pesados. El ayuno debe llevarse a cabo con control médico ya que puede tener consecuencias contraproducentes en la salud, debido a que lo estresa y puede ocasionar cambios abruptos en la nutrición.

Te puede interesar:
Remedios naturales para la infección urinaria

Existen, por otro lado, alimentos que ayudan al cuerpo a combatir gradualmente los efectos de los metales pesados, y su consumo no tiene efectos secundarios, sino que incluyen además múltiples beneficios para el cuerpo.

1. Ajo

El ajo es un alimento con poderosas cualidades antibióticas y antivirales. También ayuda a eliminar los metales pesados. Inclúyelo en tu alimentación regularmente para evitar acumular contaminantes. Si los tienes, puedes incorporarlo a tu tratamiento, consumiendo entre uno y dos ajos todos los días en ayunas.

2. Cilantro

Esta planta mejora el sistema inmune y ayuda a eliminar el mercurio del cuerpo. Es una alternativa para las personas que tienen amalgamas o les fueron recientemente removidas. También se sabe que ayuda a expulsar aluminio y plomo.

Suero de leche

Se ha comprobado que el glutatión ayuda a la homeóstasis celular y es un poderoso antioxidante que remueve los metales pesados. Aún se llevan a cabo investigaciones sobre su aplicación médica, ya que su ingesta oral no parece metabolizarse adecuadamente, pero se sabe que el suero de leche puede aumentar los índices de glutatión en el hígado.

Zinc y Selenio

Estos dos nutrientes juegan un papel importante en las mejoras del sistema inmune. Se sabe que ayudan a la creación de enzimas antioxidantes que combaten los metales pesados en la sangre. Alimentos ricos en estos minerales son el arroz integral, la avena y los melocotnes.

Vegetales frescos

Existe una serie de vegetales con cualidades nutricionales y antioxidantes que ayudan a la desintoxicación. Lo hacen tanto actuando directamente sobre los metales pesados como purificando las vías de eliminación. Son particularmente benéficos el brócoli, el kale, la coliflor, la col y las coles de Bruselas.

Jugos para eliminar metales pesados

Podemos combinar estos alimentos en jugos y batidos para eliminar los metales pesados del organismo.

Como hemos visto, el cilantro es uno de los alimentos naturales que nos ayudan a eliminar metales pesados si es consumido regularmente. Una de las formas mejores para ayudar a tu cuerpo a desintoxicarse de estos metales es a través de jugos o batidos.

A continuación dos recetas de batidos que incluyen el cilantro entre una variedad de hierbas y jugos que harán de este batido más que saludable y productivo para su propósito de desintoxicación.

Primer jugo

Ingredientes:

  • 1 manojo de cilantro.
  • 2 tazas de piña.
  • 2 manzanas.
  • 1 limón (pelado, si no es orgánicos).
  • 2 pepinos (pelados si no son orgánicos).
  • 6 tallos de apio.
  • 1 diente de ajo.
  • 1 cabeza de lechuga romana.
  • 1 pequeño manojo de menta.
  • 3 tallos de acelga o col rizada/kale.

Instrucciones:
Introducir la piña, manzanas, apio y limón a través de un extractor, luego licuar con el cilantro, menta, lechuga y acelga. Mezcla bien y sirve. Lo mejor es beber con el estómago vacío antes del desayuno. Tómalo a diario o intercalado con otros durante la semana.

Otra alternativa de jugo

Ingredientes:

  • 2 peras orgánicas.
  • 1 manojo de cilantro orgánico.
  • 3 bananas orgánicas.
  • 3-4 dátiles orgánicos.
  • 1 cucharadita de arcilla de bentolita.

Instrucciones:

Lava todos los ingredientes. Colocar en tu licuadora y licúa a alta velocidad hasta que esté suave y cremoso. Servir y disfrutar. Sirve para dos prociones.

Nota: Para agregar terapia de quelación nutricional en estos dos batidos, agrega una cucharadita de Clorela. La clorela es una microalga unicelular y verde. Esta compuesta en un 60% de albúmina vegetal muy valiosa y contiene 19 aminoácidos, incluidos los 8 esenciales que deben ser ingeridos con la alimentación, ya que nuestro organismo no los puede producir por sí mismo.

Además, la Clorela es una fuente natural de sustancias minerales, elementos-traza y vitaminas, especialmente la vitamina B 12. Para que las sustancias que se encuentran en esta alga lleguen al organismo, las paredes de las células se abren cuidadosamente en éste y posibilitan de este modo una mejor asimilación de las muchas y valiosas sustancias.

Lo que hace tan especial esta alga de agua dulce procedente de Asia es su alto contenido en clorofila. La clorofila posee la cualidad de atraer hacia sí los metales pesados y otras sustancias perjudiciales en el cuerpo y eliminarlas después.

Bibliografía:
  1. Lars Järup, Hazards of heavy metal contamination, British Medical Bulletin, Volume 68, Issue 1, December 2003, Pages 167–182, https://doi.org/10.1093/bmb/ldg032
  2. Jaishankar, M., Tseten, T., Anbalagan, N., Mathew, B. B., & Beeregowda, K. N. (2014). Toxicity, mechanism and health effects of some heavy metals. Interdisciplinary toxicology7(2), 60–72. doi:10.2478/intox-2014-0009 [PubMed]
  3. Gordon JJ, Quastel GH. Effect of organic arsenicals on enzyme system. Biochem J. 1948;42:337–350.[PMC free article] [PubMed]
  4. Goyer RA. Lead toxicity: from overt to subclinical to subtle health effects. Environ Health Perspect. 1990;86:177–181. [PMC free article] [PubMed]
  5. Patrick L. Mercury toxicity and antioxidants: Part 1: role of glutathione and alpha-lipoic acid in the treatment of mercury toxicity. Altern Med Rev. 2002;7(6):456–471. [PubMed]
  6. Satarug S, Garrett SH, Sens MA, Sens DA. Cadmium, environmental exposure, and health outcomes. Ciência & Saúde Coletiva. 2011;16(5):2587–2602. [PMC free article] [PubMed]
  7. Krewski D, Yokel RA, Nieboer E, Borchelt D, Cohen J, Harry J, Rondeau V. Human health risk assessment for aluminium, aluminium oxide, and aluminium hydroxide. JJ Toxicol Environ Health B Crit Rev. 2007;10(S1):1–269. [PMC free article] [PubMed]
  8. Chromium Toxicity What Are the Physiologic Effects of Chromium Exposure?  Agency for Toxic Substances and Disease Registry. [Link]

Acerca del autor

Avatar

Julieta Sofía Medina

Julieta es nutrióloga clínica, especialista en: Dietética, Obesidad, Sobrepeso, Enfermedades Gastrointestinales, Enfermedades Cardiovasculares y Nutrición Geriátrica.