Demencia Salud

¿Qué es la demencia? – Síntomas, causas y prevención

La demencia no es un síntoma de envejecimiento normal que afecta a todos los adultos. La demencia es una enfermedad que típicamente ocurre en la vejez pero no es una condición de la edad.

Mujer que padece demencia

La demencia es una de las enfermedades que afecta más comúnmente en la vejez: la pérdida de capacidad mental y funcional afecta a miles de personas a nivel mundial. Todavía no hay cura y no se conocen todas las causas. Sin embargo, hay nuevas terapias y opciones de atención para personas con este padecimiento.

Síndrome de demencia

El mundo habla de “demencia”, pero en realidad la enfermedad se llama “síndrome de demencia“. Debido a que este síndrome es una reunión de diferentes síntomas, que son los que finalmente hacen que la enfermedad se produzca.

Los que sufren de síndrome de demencia, pierden gradualmente sus capacidades mentales e intelectuales. La memoria, el pensamiento, el lenguaje y las habilidades prácticas están empeorando constantemente.

La Organización Mundial de la Salud (OMS) define el síndrome de demencia como consecuencia de una enfermedad cerebral crónica o progresiva que tiene varias consecuencias graves:

  • Conduce a trastornos de la memoria, el pensamiento, la orientación, la concepción, la aritmética, la capacidad de aprender, el lenguaje, el habla y el juicio.
  • Los síntomas deben persistir durante al menos 6 meses.
  • También hay cambios en el control emocional, el comportamiento social o la motivación.

Por cierto, el término “demencia” proviene del latín y significa “sin espíritu”, “sin comprensión”. Eso suena dramático, pero de ninguna manera describe el cuadro clínico de este síndrome.

Estadísticas

Actualmente, más de 45 millones de personas en todo el mundo sufren de demencia. Según los expertos, se espera que este número se triplique para 2050. Según las estimaciones, 40.000 personas al año son diagnosticadas en Alemania, aproximadamente 100 por día. La mayoría (90%) de ellos padecen la enfermedad de Alzheimer.

Básicamente, el riesgo de desarrollar demencia aumenta con la edad. Sin embargo, estadísticamente hablando, sucede sobre todo en personas mayores. Solo el 1,6% de las personas de 65 a 69 años padecen el síndrome, los mayores de 90 ya tienen un 40,95%. Dos tercios de las personas con demencia tienen más de 80 años, y el 80% son mujeres.

Demencia senil – un término coloquial

La demencia es una de las enfermedades más comunes en la vejez, por lo que el término “demencia senil” se ha convertido en algo común. Sin embargo, el término está “nebuloso” porque no existe una “demencia senil” como término médico para una enfermedad específica. “Demencia senil” es un término más coloquial por el hecho de que especialmente las personas mayores padecen demencia.

Aunque la mayoría de las personas solo desarrollan demencia a una edad más avanzada, desafortunadamente hay excepciones. Una demencia de 20, 30, 40 o 50 años es rara, pero de ninguna manera es imposible.

Por encima de todo, la demencia frontotemporal (FTD, por sus siglas en inglés), en la cual las células cerebrales en el cerebro frontal o en el lóbulo temporal (cerebro temporal) mueren, también puede afectar a las personas más jóvenes.

También puedes leer:  Después de leer esto no querrás tirar el agua de arroz nunca más

Es raro que se presente entre el 5 y el 10% de todos los casos de demencia, pero los cambios afectaron a las personas particularmente fuertes, porque conducen a anomalías en la personalidad, el comportamiento y el lenguaje. De hecho, las demencias frontotemporales a menudo ocurren entre los 50 y los 60 años, pero pueden comenzar a los 20 o 30 años.

Formas de demencia: primaria y secundaria

cerebro

“Demencia” es un término colectivo para una variedad de enfermedades que varían ampliamente pero que afectan el rendimiento mental. La primera distinción fundamental de las diferentes demencias es entre demencia primaria (cerebro orgánico/cortical) y secundaria (no cerebro orgánico).

Demencia neurodegenerativa

Los médicos describen las enfermedades del sistema nervioso como “neurodegenerativas” en las que las neuronas se pierden (neurodegeneración). Eso es exactamente lo que es este síndrome. Ya sea que los depósitos de proteínas dañen las células nerviosas (como en la enfermedad de Alzheimer) o los accidentes cerebrovasculares (como en la demencia vascular), las consecuencias son similares: la comunicación de las células nerviosas se ve afectada.

Las demencias neurodegenerativas incluyen:

  • Enfermedad de Alzheimer.
  • Demencia frontotemporal.
  • Demencia con cuerpos de Lewy.

En la enfermedad de Alzheimer o la demencia con cuerpos de Lewy, la causa es la misma: se trata de depósitos de proteínas en las células nerviosas del cerebro. Estos depósitos dificultan la comunicación entre las células nerviosas. Mala memoria, problemas del habla, dificultades de orientación son lis síntomas que comparten ambas enfermedades.

Demencia frontoremporal: En contraste con la enfermedad de Alzheimer, el comportamiento social de los afectados se ve particularmente afectado: algunas personas de repente se vuelven agresivas, aunque siempre fueron bastante tranquilas. Están irritables y son bastante fríos y desdeñosos hacia su prójimo.

Todos estos son descarrilamientos que solo atraen la atención cuando se acumulan y son incompatibles con el carácter de la persona en cuestión. Solo cuando las habilidades lingüísticas están deterioradas y también cuando las capacidades de memoria y orientación disminuyen, la sospecha de una demencia es cercana. Los problemas de comportamiento son causados ​​por el hecho de que la neurodegeneración se produce primero en aquellas regiones del cerebro que controlan el comportamiento social.

Demencia vascular

Los trastornos circulatorios en el cerebro pueden desencadenar la llamada demencia vascular, cuando los vasos sanguíneos que suministran al cerebro se estrechan o incluso se obstruyen. Las células nerviosas ya no reciben suficiente sangre y mueren (neurodegeneración). A veces, es una serie de muchos accidentes cerebrovasculares pequeños que conducen a la demencia: la demencia por multi-infarto.

En un derrame cerebral grande, los síntomas son casi obvios. Pero con accidentes cerebrovasculares más pequeños (demencia por multi-infarto), pueden pasar inadvertidos durante mucho tiempo.

Las demencias vasculares incluyen:

  • Demencia multi-infarto.
  • Enfermedad de Binswanger.
  • Demencia en el Parkinson.

Síntomas y Signos

No existe solo un tipo de demencia, sino toda una serie de diferentes tipos de síndromes y enfermedades relacionados al cerebro. En este sentido, siempre es difícil identificar la demencia en una etapa muy temprana y consultar a un médico. Existen los siguientes síntomas y signos que pueden estar indicándola:

  • Las personas afectadas se olvidan de dónde ponen sus lentes, sus billeteras o sus llaves, y luego los encuentran en lugares inusuales (por ejemplo, en la nevera).
  • Ya no pueden hacer frente a las tareas cotidianas, aunque siempre sabían cómo andar por allí (por ejemplo, el camino al supermercado).
  • Los afectados tienen dificultades para leer un artículo de un periódico o un libro porque ya no logran recordar lo que leyeron.
  • No pueden recordar las palabras para objetos cotidianos.
  • Es cada vez más difícil para las personas seguir conversaciones. Cada vez se olvidan más de lo que acaba de decir su interlocutor.
  • Los afectados tienen cada vez menos ganas de hacer algo. Todo es demasiado para ellos y les gustaría no hacer nada.
  • Los síntomas y signos de la demencia son muy diferentes. La inquietud persistente, el cansancio, la agresión repentina o incluso las alucinaciones pueden evidenciar la demencia.
También puedes leer:  Terapia de la pelota de tenis para aliviar la ciática

¿Demencia o depresión?

A veces, la depresión tiene síntomas muy similares a los de la demencia: aversión general, problemas de memoria y concentración.

Pero todos estos síntomas no son desencadenados por procesos de descomposición en el cerebro en una depresión, sino por la psique de la persona afectada. Por lo tanto, es importante averiguar si realmente existe una demencia o una depresión.

La depresión es tratable en muchos casos, por lo que los síntomas son reversibles. En contraste con la demencia, los síntomas de depresión también aparecen repentinamente, posiblemente después de una situación de crisis grave.

Prevención de la demencia

Dependiendo del tipo de demencia se puede prevenir o no la enfermedad. La enfermedad de Alzheimer no se puede evitar, ya que contra la degradación de las células nerviosas, no se encuentra remedio.

La situación es diferente en la demencia vascular, cuya causa es la constricción u obstrucción de los vasos sanguíneos. Los riesgos pueden ser identificados, y algunas veces incluso reducidos.

Fumar y la obesidad dañan los vasos sanguíneos y se pueden prevenir, al menos, en gran medida. Una presión arterial elevada también puede ser controlada. El abuso crónico de alcohol aumenta el riesgo de desarrollar demencia. También se pueden tratar eficazmente varias enfermedades cardíacas, como la insuficiencia cardíaca o la arritmia.

No todos los riesgos pueden evitarse por completo, pero, sin embargo, la demencia puede prevenirse al menos parcialmente. Los mayores factores de riesgo para la demencia son:

  • Arritmias cardíacas (riesgo 6 a 18 veces mayor)
  • Hipertensión (4 a 6 veces mayor riesgo)
  • Enfermedad cardíaca (riesgo 2 a 4 veces mayor)
  • Diabetes (2 a 3 veces mayor riesgo)
  • Adicción al alcohol (2 a 3 veces mayor riesgo)
  • Colesterol alto (riesgo 2 veces mayor)
  • Obesidad (1 a 2 veces mayor riesgo)

Cómo prevenir la demencia

Puedes hacer algo, incluso contra el riesgo de demencia:

  1. Nutricionalmente equilibrado, con una gran cantidad de ácidos grasos insaturados, ricos en vitaminas (especialmente la vitamina D debe actuar como preventivo) y debes estar consciente de las calorías.
  2. Evitar fumar y el consumo excesivo de alcohol .
  3. Muévete regularmente . Incluso una caminata diaria es una buena prevención.
  4. Revisa la presión arterial regularmente .
  5. Toma un papel activo en la vejez, participa y mantente en contacto con los demás.
  6. Entrena tu cerebro: ya sea con crucigramas, ejercicio mental o aprendiendo un idioma extranjero. Así que mantente mentalmente en forma.
5/5 (2 Reviews)