La importancia del período menstrual, sus etapas y síntomas anormales

Es seguro decir que muy pocas mujeres, si es que las hay, esperan con ansias la llegada de su período menstrual. Entre los calambres, los cambios de humor, los antojos, los dolores de cabeza y otros síntomas del síndrome premenstrual, los períodos son la ruina de la existencia de la mayoría de las mujeres.

ciclo menstrual

A pesar de que los períodos no son nada agradables, un sangrado mensual natural es vital para la salud de una mujer. Realmente no deberían tener muchos efectos secundarios, pero eso es un tema aparte. Ya sea que estés intentando concebir o no, considera tu período como una boleta de calificaciones mensual sobre tu salud.

La amenorrea o la falta de un período durante al menos tres meses consecutivos (si no estás tomando anticonceptivos) no es normal. Hay varias razones por las que puede faltar tu período menstrual.

Importancia del período menstrual

La menstruación ha sido un tema tabú durante siglos. Como mujeres, se espera que ocultemos cualquier evidencia de nuestros ciclos y evitemos hablar de ellos a toda costa. O nos cubrimos con pantalones negros durante una semana completa cada mes, o corremos constantemente al baño para ver si hay fugas.

Las chaquetas son nuestros mejores amigos mientras estamos en bicicleta porque pueden ocultar cualquier percance en un instante.

Ya es hora de que terminemos con los períodos de vergüenza y los aceptemos por el hermoso proceso que dan vida. Después de todo, la menstruación es la mitad de la razón por la que cualquiera de nosotras estamos aquí hoy.

Además de permitir que la raza humana se reproduzca, los ciclos ovulatorios son críticos para la salud y el bienestar general de una mujer. Esto es cierto por varias razones, que incluyen:

Equilibrio hormonal

La ovulación es cómo las mujeres producen progesterona, una hormona vital femenina que fortalece los huesos y construye una reserva metabólica. La progesterona también ayuda a aliviar la ansiedad y a menudo se la conoce como la hormona “calmante”.

Cada mes que una mujer no puede ovular, todas las otras hormonas reproductivas en su cuerpo pierden el equilibrio. Este desequilibrio peligroso puede conducir a una serie de problemas de salud, que se discutirán en breve.

Indicación de salud

Tener un período natural cada mes le asegura a la mujer que su cuerpo funciona de manera óptima. Específicamente, significa que está comiendo suficientes alimentos (carbohidratos en particular) y manejando bien el estrés.

Diferencia entre sangrado de píldoras y ciclos ovulatorios

Una de las ideas erróneas más peligrosas sobre el control de la natalidad es que regula las hormonas y ayuda a las mujeres a recuperar su período perdido. Esta creencia no podría estar más lejos de la verdad porque el control de la natalidad no contiene hormonas femeninas bioidénticas.

Las progestinas, las hormonas que se encuentran en la mayoría de las opciones anticonceptivas hormonales, son completamente diferentes a la progesterona a nivel estructural.

Se fabrican en un laboratorio en lugar de ser fabricados por nuestros ovarios, y el cuerpo femenino sabe la diferencia. Las progestinas son en realidad más similares a la testosterona y como resultado pueden tener algunos efectos secundarios indeseables.

Estas son algunas de las diferencias clave entre la progesterona y la progestina:

Progesterona

  • Mejora la salud cardiovascular
  • Promueve el crecimiento del cabello
  • Antiandrogénico
  • Mejora el estado de ánimo y la calidad del sueño
  • Protege contra el cáncer de mama

Progestina

  • Aumenta el riesgo de coágulos sanguíneos
  • Causa la caída del cabello
  • Androgénica
  • Puede exacerbar la ansiedad y la depresión
  • Aumenta el riesgo de cáncer de seno

Claramente, el control de la natalidad no es el salvador hormonal que muchos médicos dicen que es. En cambio, parece causar mucho más daño que bien, tanto a corto como a largo plazo.

Las mujeres que toman anticonceptivos deben saber que su sangrado de abstinencia mensual no es lo mismo que un período natural. La ovulación es el evento principal del período menstrual; la sangre misma es simplemente un resultado inevitable.

Etapas del ciclo o período menstrual

Hemos cubierto la importancia de un ciclo menstrual natural y por qué las hemorragias por abstinencia del control de la natalidad no son períodos verdaderos. Ahora, analicemos cómo fluctúan las hormonas de una mujer durante todo el mes. Estas son las cuatro etapas del ciclo menstrual:

Menstruación

El primer día del ciclo menstrual es el primer día de sangrado abundante (las manchas no cuentan). Un ciclo menstrual saludable dura entre tres y siete días, produciendo no más de 80 mililitros de líquido en total.

Fase folicular

Una vez que termina el sangrado, comienza la fase folicular. El cuerpo de una mujer se está preparando para la ovulación, por lo que los niveles de estrógeno y LH (u hormona luteinizante) están elevados. La mayoría de las mujeres se sienten mejor durante esta fase y tienen mucha energía para la actividad física. Esta fase suele durar entre siete y 21 días.

Ovulación

Cuando el estrógeno y la LH alcanzan su punto máximo, los ovarios liberan un óvulo (ovulación). Este óvulo desciende por las trompas de Falopio, donde puede producirse fertilización si se conecta con el esperma y llega al útero.

La fertilidad es máxima durante la ovulación. La ovulación se caracteriza por un flujo vaginal que se asemeja a las claras de huevo y un pico en la temperatura corporal. Además, el cuello uterino es más alto de lo normal.

Te puede interesar:
Fácil receta de barras de granola con almendras, higos y dátiles

Estos signos son importantes si estás dejando de tomar anticonceptivos o intentando recuperar tu período. Reconocer la ovulación es crucial para comprender tu ciclo.

Fase lútea

Una vez que termina la ovulación, comienza la fase lútea. Durante este tiempo, los niveles de LH y estrógeno disminuyen y la progesterona aumenta a medida que el cuerpo se prepara para la implantación (un precursor del embarazo).

Este aumento de la progesterona a menudo es el culpable de muchos síntomas del síndrome premenstrual, como fatiga, antojos, brotes y piel grasa. Muchas mujeres también experimentan estreñimiento, cuya anticipación puede aliviarse con modificaciones en la dieta. La fase lútea debe durar alrededor de 14 días.

La menstruación comienza después de la fase lútea, y todo el ciclo se repite nuevamente todos los meses hasta la menopausia. Un ciclo saludable dura entre 21 y 35 días en total.

Señales de que tu período no es realmente un período normal

Ya discutimos cómo el sangrado por abstinencia como resultado del control de la natalidad no son períodos verdaderos. Sin embargo, varias otras situaciones pueden causar ciclos anovulatorios (períodos no causados por la ovulación). Algunas de estas razones incluyen:

  • Haber entrado a la pubertad
  • PCOS o síndrome de ovario poliquístico
  • Recuperándose de la amenorrea hipotalámica, o una combinación o sobre-ejercicio, falta de alimentación y estrés psicológico.
  • Transición de anticonceptivos hormonales
  • Acercándose a la menopausia

Los ciclos anovulatorios generalmente no se parecen a los regulares y, por lo tanto, se pueden distinguir. Aquí hay tres signos a tener en cuenta:

  • Sangrado que dura más de siete días.
  • Ciclos que duran menos de 21 días.
  • Ciclos que duran más de 35 días.

Todo esto puede sonar confuso, pero no tiene por qué serlo; en caso de duda, prueba. Tomar la temperatura diariamente y buscar un pico es el método más preciso para confirmar la ovulación.

Por qué debes atenderte si tu período se ausenta

Ahora ya sabes todo acerca de cómo es un ciclo saludable y por qué las hemorragias no son períodos realmente. Ahora, es hora de discutir qué significa cuando las menstruaciones de una mujer se pierden por completo. Estas son algunas de las cosas más comunes de las que debes preocuparte cuando esto sucede:

Estrés

Estar demasiado estresado puede afectar el hipotálamo, que es responsable de regular las hormonas reproductivas.

Bajo peso corporal

Pesar menos del 10% de lo que se considera normal para tu altura ejerce tensión física sobre el cuerpo. Esto también puede desencadenar una cascada hormonal que detiene la ovulación. Las mujeres que participan en ejercicio intenso, independientemente de su peso, también pueden experimentar amenorrea (pérdida del ciclo menstrual).

Obesidad

Al igual que tener bajo peso, un estado obeso también estresa al cuerpo. Hacer que tu IMC vuelva al rango normal (menos del 25%) puede restaurar la salud reproductiva.

PCOS

El síndrome de ovario poliquístico es un trastorno endocrino complejo que hace que el cuerpo produzca en exceso andrógenos u hormonas masculinas. Como resultado, se forman quistes en los ovarios, que pueden dañar o detener la ovulación por completo.

La resistencia a la insulina, típicamente asociada con diabetes, también es un factor en PCOS. Tratar esto es clave para sincronizar toda la danza hormonal.

Enfermedades crónicas como la diabetes y el celiaquismo

Como se indicó anteriormente, la desregulación del azúcar en la sangre puede afectar el ciclo menstrual. La enfermedad celíaca, o alergia al gluten, causa inflamación en el intestino delgado. Esto puede afectar la absorción de nutrientes y causar ciclos tardíos o faltantes.

Perimenopausia

La menopausia generalmente ocurre entre las edades de 45 y 55 años. El período justo antes de que cese la menstruación se conoce como perimenopausia, lo que significa que el suministro de óvulos de una mujer se acerca a cero. Los períodos perdidos son comunes (y normales) durante este tiempo.

Problemas de tiroides

La tiroides es la glándula reguladora maestra del cuerpo, por lo que los niveles hormonales pueden verse afectados cuando se sobrepasa o no funciona. Afortunadamente, la disfunción tiroidea se puede regular fácilmente con medicamentos.

Esta no es una lista exhaustiva, sino las causas más comunes de la ausencia de períodos menstruales. Comunícate con un médico de inmediato si tus períodos ausentes se acompañan de dolor abdominal intenso, fiebre, náuseas o vómitos.

Notas finales

La menstruación es vital no solo para la continuación de la humanidad sino también para la salud y el bienestar de las mujeres. Nos permite producir hormonas esenciales, combatir la depresión, proteger contra el cáncer y nos da una idea de nuestra salud.

El período menstrual puede desaparecer por una variedad de razones, ninguna de las cuales justifica celebrarlo. Los problemas de tiroides, el SOP, el estrés y el bajo peso son solo varios catalizadores para la pérdida de la menstruación.

Independientemente del desencadenante, la amenorrea siempre debe tomarse en serio. Debe tratarse lo antes posible para restablecer la función reproductiva y la vitalidad general.

Bibliografía
  1. Hawkins, S. M., & Matzuk, M. M. (2008). The menstrual cycle: basic biology. Annals of the New York Academy of Sciences1135, 10–18. doi:10.1196/annals.1429.018

Toggle content goes here…

Acerca del autor

Equipo Editorial

Equipo Editorial

Equipo editorial de Vida Lúcida. Somos un equipo de trabajo comprometido con la propuesta de temas informativos y redacción basada en fuentes serias y confiables para asegurar un artículo de calidad a nuestros lectores.