Cómo poner límites de una manera amable y asertiva

¿Qué son los límites? Los límites crean un espacio físico y emocional entre tú y los demás. Le muestran a la gente cómo quieres que te traten, qué te parece bien y qué no. Pero existen maneras de poner límites de una forma amable y asertiva. Descubre cómo hacerlo en este artículo.

poner límites

Los límites son esenciales en todas las relaciones: con tus padres, hijos, amigos, jefes, etc. Por ejemplo, debes establecer un límite con un compañero de trabajo que se come repetidamente tus yogures del refrigerador de la oficina y necesitas un límite con tu madre que te habla sobre los problemas que tiene con tu padre.

Sin límites, puedes sentirte sofocado, incapaz de expresar tus verdaderos sentimientos y necesidades. Y los límites te protegen de ser maltratado o usado porque comunican tus necesidades y expectativas.

Poner límites es bueno para todos

“Atrevernos a establecer límites se trata de tener el coraje de amarnos a nosotros mismos, incluso cuando corremos el riesgo de decepcionar a los demás”. – Brene Brown

A veces, los límites se encuentran con la ira o la resistencia (de ahí nuestra reticencia a establecerlos). Pero no está mal o es malo establecer límites. Los límites no están destinados a castigar o controlar a otras personas. Establecemos límites para nuestro propio bienestar, pero no solo son buenos para nosotros, son buenos para todos los involucrados.

Los límites realmente hacen las relaciones más fáciles. Si esto parece confuso, piensa en cómo es cuando otras personas establecen límites contigo. ¿No lo aprecias cuando tu jefe establece límites claros y te dice específicamente qué espera y qué quiere? Lo mismo ocurre con otras relaciones: los niños se desempeñan mejor cuando los padres establecen límites claros y las relaciones íntimas y amistades son más fáciles cuando ambas partes tienen claros sus necesidades y expectativas.

Y cuando no establecemos límites, a menudo nos volvemos resentidos y enojados, lo cual no es bueno para nosotros ni para nuestras relaciones. Los límites comunican nuestras necesidades y expectativas, y es amable, no egoísta, decirle a los demás cómo quieres que te traten, qué necesitas y qué esperas.

Sin embargo, incluso cuando entendemos la importancia de los límites, no siempre los establecemos.

¿Por qué tienes miedo de establecer límites?

Las personas evitan establecer límites por muchas razones, pero el miedo es una de las razones más grandes.

Los temores comunes acerca de establecer límites incluyen:

  • Miedo a enojar a la gente
  • Miedo a decepcionar a otros
  • Miedo a ser visto como difícil o egoísta
  • Miedo a ser malo
  • Miedo a arruinar relaciones

A menudo, tenemos miedo de establecer límites porque no queremos ser malos o ser vistos como difíciles o egoístas. A la mayoría de nosotros nos enseñaron la importancia de ser “buenas chicas” o “buenos chicos”, que debíamos ser agradables, amables y desinteresados. Y aún más, el mensaje que recibimos de niños era a menudo que teníamos que ser buenos o incluso perfectos o que nuestros padres (y otros) no nos amarían ni nos desearían.

Como resultado, sentimos que tenemos que hacer felices a los demás (o al menos no disgustarlos). En otras palabras, nos convertimos en complacientes con las personas. Y al hacerlo, comprometemos nuestros límites por miedo. Constantemente ponemos las necesidades de otras personas antes que las nuestras. Y sacrificamos nuestro derecho a la seguridad, el respeto, la individualización y la libertad de ser nosotros mismos, lo que esencialmente le dice a los demás que sus necesidades son más importantes que las nuestras y que pueden maltratarnos para obtener lo que desean.

También puedes leer:  Cómo superar el miedo a estar solo

Obviamente, este no es el mensaje que queremos enviar a nuestra familia, amigos, colegas y vecinos. Queremos valorarnos lo suficiente para pedir lo que necesitamos, ser tratados con respeto y permitirnos tener nuestros propios sentimientos e ideas. Y tenemos que establecer límites para hacer esto.

Cómo establecer límites con amabilidad

Comencemos recordando que establecer límites amablemente no garantiza que los demás no se enojen. No puedes controlar cómo otras personas responden a tus solicitudes. Sin embargo, el uso de estos consejos de comunicación puede reducir la probabilidad de que otros respondan con enojo.

Mantén el enfoque en tus sentimientos y necesidades

Establecer un límite se trata de comunicar lo que necesitas y esperas. En el proceso, puede ser importante señalar con cuidado el comportamiento hiriente de alguien, pero ese no debe ser el enfoque. Centrarse en lo que alguien ha hecho mal es probable que los ponga a la defensiva. En su lugar, dirígelo en con cómo te sientes y lo que necesitas.

Sé directo

A veces, en un esfuerzo por ser amables, somos insípidos y no pedimos claramente lo que queremos o necesitamos.

Se específico

Pida exactamente lo que quieres o necesitas. La especificidad hace que sea más fácil para la otra persona comprender tu perspectiva y lo que estás pidiendo.

Usa un tono de voz neutral

Tu tono de voz puede ser incluso más importante que tu elección de palabras, así que presta atención a cómo lo dices tanto como a lo que estás diciendo. Trata de evitar los gritos, el sarcasmo, la maldición y otros signos de enojo o desprecio; esto apaga a las personas de su mensaje: dejan de escuchar y comienzan a defender.

Elige el momento adecuado

Evita la tentación de decir cosas impulsivamente sin considerar si el momento es el correcto. Lo ideal es elegir un momento en el que estén tranquilos, sobrios, bien descansados y no distraídos por la televisión, el teléfono, otras personas o los problemas. En realidad, no siempre hay un momento perfecto para discutir los límites y, si espera demasiado, corres el riesgo de que se acumulen resentimientos.

Por lo tanto, elige el mejor tiempo posible. (Tenga en cuenta que algunos límites deben establecerse en circunstancias menos que ideales. Si tú u otra persona se encuentran en peligro inmediato, deberás seguir adelante y establecer un límite de inmediato (como dejar una situación peligrosa).

Tenga en cuenta las necesidades de la otra persona

Cuando estás estableciendo límites con alguien que te importa, es posible que también desees considerar sus necesidades. En otras palabras, a veces el compromiso es apropiado. El compromiso real es importante en las relaciones, pero ten en cuenta que no eres el único que está comprometido y que no estás renunciando a lo que es más importante para ti. Los que complacen a las personas tienen una tendencia a conceder en lugar de hacer concesiones, ¡es por eso que necesitamos límites!

También puedes leer:  Cómo aprender a decir lo que sientes sin miedos ni vergüenza

Algunos pensamientos sobre la ira

La ira es una sensación incómoda para la mayoría de nosotros. Y porque es incómodo, intentamos evitarlo. Pero cuando tratamos de evitar la ira de otras personas, hacemos cosas como no establecer límites, esforzarnos demasiado para complacer a los demás o tolerar el maltrato. Y, por supuesto, incluso cuando intentamos evitar la ira de otras personas, no podemos. No podemos controlar la forma en que otras personas actúan y se sienten, y algunas personas están disgustadas sin importar lo que hagamos.

En lugar de tratar de evitar la ira, puede ser útil hacer una pausa y preguntarte por qué la ira se siente tan incómoda. Intenta responder las siguientes preguntas para comenzar.

¿Se te permitió estar enojado cuando eras niño? ¿Qué pasó si estabas enojado?
¿Te han lastimado cuando estabas enojado?
¿Cuál es la diferencia entre la ira y la violencia?
¿Es posible estar enojado sin ser violento o agresivo?
¿Asocias la ira con estar fuera de control? ¿Por qué?
¿Enojarte te hace una persona “mala”?

Ejemplos de cómo establecer límites con amabilidad

A continuación, se muestran algunos ejemplos de lo que podrías decir para establecer un límite con amabilidad. Puedes adaptar estos scripts para que se ajusten a tus necesidades, personalidad, etc. Todos somos diferentes, por lo que necesitamos encontrar las palabras que mejor se adapten a nosotros, pero como hemos dicho, estos ejemplos te darán un lugar para comenzar.

Situación # 1: Te sientes avergonzado y herido cuando tu esposo bromea sobre ti a sus amigos. Le pediste que se detuviera en el pasado y te dijo que te “alivianaras”, solo estaba bromeando.

Establecer un límite con amabilidad: Cariño, me gustaría hablarte sobre lo que sucedió cuando tus amigos estuvieron aquí el viernes pasado. Me sentí avergonzada cuando bromeabas sobre mi cocina. Sé que no quisiste decir nada malo, pero realmente lastimó mis sentimientos. Me sentí como un fracaso, como una verdadera perdedora. Me gustaría que dejes de bromear así de mi con tus amigos. Significaría mucho para mí.

Situación # 2: estás en una relación nueva con alguien que te gusta mucho. Quieren tener más intimidad física, pero no estás lista.

Establecer un límite con amabilidad: realmente disfruto de nuestro tiempo juntos … y esto es difícil para mí hablar, pero creo que es importante. Me importas y no quiero herir tus sentimientos o que haya un malentendido, así que quiero ser sincera acerca de mis sentimientos. No estoy lista para tener relaciones sexuales todavía. Quiero tomar esto con calma y saborear donde estamos en esta relación en este momento y no apresurarnos.

Como puedes ver en estos dos ejemplos, son el comienzo de una conversación que, con suerte, conduce a la comprensión mutua y a personas que se sienten escuchadas y valoradas.

Ahora te toca a ti ponerlo en práctica. ¿Qué límites has tenido miedo de establecer? Intenta describir la situación y escribir un guion de práctica para comenzar a pensar cómo podrías expresar tus necesidades de manera amable y directa.

Cómo poner límites de una manera amable y asertiva
4 (80%) 6 voto[s]