Por qué tenemos antojos de dulces incluso después de comer

El ansia de dulces es un sentimiento irresistible. ¿Por qué surge? ¿Por qué los dulces se antojan siempre, incluso después de tener un almuerzo o una cena muy abundante? Es muy evidente que el consumo de azúcar refinado trae muchos problemas de salud, son cientos de estudios los que lo demuestran.

Los efectos negativos del antojo de dulces

¿Qué es el azúcar?

Primero, averigüemos qué es el azúcar. Según la Organización Mundial de la Salud (OMS), los azúcares libres incluyen monosacáridos y disacáridos agregados a alimentos y bebidas por el fabricante, chef o consumidor, y azúcares que se encuentran naturalmente en la miel, jarabes, jugos de frutas y concentrados de jugos de frutas. Lo que solemos llamar azúcar es sacarosa.

Es un disacárido y consta de dos monosacáridos: glucosa y fructosa, en los que se descompone la sacarosa durante la digestión. La glucosa es el combustible más común para todas las células del cuerpo; se forma durante la descomposición no solo de la sacarosa, sino también de otros carbohidratos.

Te podría interesar leer el extenso artículo sobre el azúcar, denominado Azúcar: el dulce ladrón de la vida

“También existe el término “azúcares naturales”. Se encuentran en verduras, frutas, productos lácteos y se digieren más lentamente que el azúcar libre. Además, ingresan al cuerpo junto con otros nutrientes, vitaminas y minerales, fibra, lo que también ralentiza el proceso.

Por qué tengo antojos de dulce aunque haya comido recién

Los expertos médicos son unánimes en la opinión de que un alto consumo de azúcares libres está directamente relacionado con la mala calidad nutricional, la obesidad y el riesgo de desarrollar enfermedades crónicas. Por lo tanto, es importante comprender por qué tenemos antojos de azúcar y cómo reducir nuestra ingesta.

1. Subidón de insulina y la sensación imaginaria de saciedad

Una de las razones de los antojos de azúcar está en el mecanismo de absorción de glucosa. Cuando consumes carbohidratos rápidos y fácilmente digeribles (azúcar y dulces), los niveles de glucosa en sangre aumentan rápidamente. Se envía una señal al cerebro sobre la ingesta de alimentos y la sensación de el hambre se apaga.

Sin embargo, luego hay una liberación brusca de insulina, y el nivel de glucosa en la sangre cae. Después de un corto tiempo, la sensación de hambre reaparece y, a menudo, la persona nuevamente busca los típicos antojos dulces.

Si se trata de caramelos, galletas o bizcocho, el proceso se repite, creando una imaginaria sensación de saciedad a corto plazo, lo cual crea un peligroso círculo vicioso.

Los carbohidratos simples se encuentran en verduras, frutas y productos lácteos. Pero, como se mencionó anteriormente, la fibra dietética y las grasas de estos productos ralentizan su absorción y el proceso de producción de insulina es mucho más lento y fisiológico.

2. Tienes poca sensibilidad al sabor del azúcar

La percepción del gusto depende de la concentración de una sustancia particular (que causa sensaciones gustativas: dulce, amargo, ácido y salado) en la comida. Para que una persona sienta el sabor, en este caso dulce, la concentración de la sustancia debe alcanzar el umbral de detección. Hasta este umbral de detección, sus papilas gustativas no se sentirán dulces.

Cada persona tiene un umbral de detección individual y está influenciada por muchos factores, desde las características fisiológicas hasta la dieta. Si la persona tiene un alto umbral de detección de sabores dulces, necesitará más azúcar para sentirse satisfecho.

3. Lo dulce es una recompensa

Desde el punto de vista de la neurobiología y la neurofisiología, la glucosa está involucrada en el sistema de recompensa. Este es un conjunto de estructuras del sistema nervioso que regulan y controlan la conducta con la ayuda de emociones positivas y sentimientos de placer en respuesta a acciones o decisiones.

El consumo de dulces desencadena la llamada vía mesolímbica, cuyo componente principal es la dopamina, un mediador del placer. Le da al cerebro una recompensa instantánea. Este mecanismo nos induce a comportamientos favorables para la supervivencia de la especie.

Se dispara el sistema de recompensa, el sistema límbico refuerza la conducta. Es decir, intentaremos repetir una y otra vez la acción que provocó el placer. En este caso, este es el consumo de dulces. Por lo tanto, muchos han formado una asociación psicológica positiva con los dulces: el azúcar proporciona una liberación de dopamina a corto plazo, lo que mejora temporalmente el estado de ánimo.

4. Lo dulce después del almuerzo es un hábito

Para la mayoría de las personas, quizás en sus antojos de dulces se encuentra un hábito alimenticio establecido. El postre al final de una comida es una tradición formada históricamente. Era una conclusión lógica para una comida y dejaba un regusto agradable.

Desde el punto de vista del estómago vacío, la dulzura provocará un aumento a corto plazo de la glucosa en sangre, un aumento de la insulina y no traerá una completa satisfacción.

Los hábitos alimenticios también pueden prolongarse desde la niñez si se anima al niño con dulces después de cenar. Es así como se forma una conducta alimentaria estable, que también pasa a la edad adulta.

Niña comiendo dulces

5. Nuestro cuerpo requiere variedad

La saciedad sensorial específica o “saciedad sensorial” también puede ser la culpable de nuestro deseo de comer dulces después de la comida principal.

Este fenómeno explica por qué es más probable que comamos más alimentos cuando tenemos una amplia variedad de alimentos frente a nosotros. También se cree que la saciedad sensorial es un mecanismo evolutivo.

¿Cómo dejar de comer dulces?

El nutricionista aconseja: si eres un loco goloso, empieza a renunciar a los dulces gradualmente, reduciendo la cantidad de azúcar en tu té o café, eligiendo una porción más pequeña de postre o saltándolos en una de tus comidas. Nadie te está instando a que dejes los dulces por completo, no hay “comida prohibida”.

Es mucho mejor permitirse comer pequeñas porciones de tu comida favorita que rechazarla por completo. Esto puede provocar un deseo desesperado de comer solo eso.

Reemplaza los dulces ricos en calorías por los naturales (frutas, frutos secos – en pequeñas cantidades). Come carbohidratos más complejos, proteínas, no tengas miedo de las grasas, especialmente las saludables.

También puedes entrenar tus papilas gustativas reduciendo el consumo de dulces, empezando a tomar bebidas sin endulzar, y de esta manera lograrás que tu cerebro acepte otros tipos de sabores, dependiendo menos de los sabores dulces.

Esto editará tus preferencias de sabor y creará nuevas preferencias: comenzarás a disfrutar de frutas y verduras dulces como la calabaza en lugar de pasteles y galletas.

Bibliografía:
  1. Bhardwaj, B., O’Keefe, E. L., & O’Keefe, J. H. (2016). Death by Carbs: Added Sugars and Refined Carbohydrates Cause Diabetes and Cardiovascular Disease in Asian Indians. Missouri medicine113(5), 395–400.