¿Por qué duele la articulación de la cadera?

El dolor en la articulación de la cadera es un motivo para consultar a un médico, traumatólogo-ortopedista o reumatólogo. Puede ser difícil para los pacientes comprender la naturaleza del dolor por sí mismos, porque las razones pueden ser completamente diferentes o pueden ser varias.

Causas del dolor de cadera

Pasemos primero al síndrome de dolor asociado con la propia articulación de la cadera.

La artrosis de la articulación de la cadera

También se le llama, coxartrosis, y es una enfermedad grave que, si no se trata, conduce a la discapacidad. Se desarrolla durante varios años y comienza con una sobrecarga o inflamación en la articulación.

Los pacientes notan la incomodidad, pero no le prestan mucha atención hasta que se convierte en dolor. Como resultado, el volumen de líquido en la articulación de la cadera disminuye, lo que “lubrica” ​​la articulación y nutre el cartílago hialino. Gradualmente, el cartílago se adelgaza y se daña, lo que causa dolor y un rango de movimiento limitado en la articulación.

Los huesos que forman la articulación también se deforman, aparecen excrecencias óseas: osteofitos. A menudo, las lesiones se convierten en la causa principal de la artrosis de la articulación de la cadera y luego hablamos de coxartrosis postraumática.

Displasia de cadera

La displasia de cadera es un subdesarrollo congénito del acetábulo. Afortunadamente, ahora hay cada vez menos pacientes con este diagnóstico, debido a la introducción del cribado con ultrasonido en la infancia. Esto permitió identificar a los pacientes antes y, por lo tanto, ayudarlos al comienzo de la enfermedad.

La displasia puede causar dislocaciones y artrosis, incluso en pacientes de edad avanzada. En este caso, hablan de coxartrosis displásica.

Necrosis aséptica o avascular de la cabeza femoral

La necrosis aséptica o avascular de la cabeza femoral ocurre cuando hay bloqueo (trombosis) o compresión del haz vascular que irriga la cabeza femoral. Como resultado de la exanguinación, la cabeza del fémur comienza a perder calcio gradualmente, se forman cavidades (quistes).

Con el tiempo, esto conduce a un dolor intenso y a la inmovilización de los pacientes. No es aconsejable autodiagnosticar este tipo de padecimientos, en su lugar se recomienda consultar a un traumatólogo-ortopedista ante la menor sospecha.

Fractura de cadera

Causas del dolor en la articulación de la cadera

A menudo ocurre en una afección como la osteoporosis (pérdida ósea de calcio). El cuello de la cadera, tiene una estructura ósea especial, le permite soportar cargas importantes a una edad temprana y, con el desarrollo de la osteoporosis, las personas son mucho más propensas a las fracturas de cadera.

Todo pensarán que una fractura de cadera sucede luego de una lesión, como es lógico, sin embargo, lo que es típico de las fracturas de cadera en personas mayores, es que la lesión puede ser completamente insignificante. Por ejemplo, una caída desde su propia altura o un hematoma luego de un golpe con el marco de una puerta.

Se puede sospechar una fractura si aparece un dolor agudo, los movimientos en la articulación se interrumpen, la pierna se acorta y se encuentra en una posición antinatural.

Si el diagnóstico se confirma mediante un examen de rayos X, entonces la fractura debe operarse, a menos que haya contraindicaciones graves de los sistemas cardíaco o respiratorio.

Inflamación de la articulación de la cadera

La inflamación de la articulación de la cadera (coxitis, coxoartritis) es otra causa de problemas en la articulación de la cadera. La inflamación puede ir acompañada de un aumento de la temperatura, un cambio en el estado general del cuerpo para peor.

Este tipo de daño articular ocurre en enfermedades reumáticas bastante graves como espondilitis anquilosante, artritis gotosa, psoriasis con daño articular, artritis reumatoide y lupus eritematoso sistémico.

Otras causas indirectas del dolor de cadera

También puede haber dolor de cadera que no se relacionan directamente con ella. Se pueden combinar en 2 grandes grupos:

1. Problemas en la parte superior del grupo

Pueden existir los trastornos en las estructuras adyacentes a la articulación de la cadera, pero que se encuentran más arriba. Por ejemplo, enfermedades como la hernia intervertebral de la columna lumbar, sacroileítis (inflamación de la articulación sacroilíaca), lesiones del cóccix y sacro. Todas estas condiciones pueden manifestarse como dolor en la articulación de la cadera.

2. Problemas en la parte inferior

Problemas en la articulación de la rodilla se pudieran manifestar como dolor en la cadera; podría ser más bien artrosis de la rodilla (gonartrosis) la que lo ocasione. Es justo decir que la articulación de la cadera a menudo es “recíproca”. Es decir, con dolor en las rodillas, al examinar a los pacientes, encuentran cambios en las articulaciones de la cadera.

Es por una variedad de razones que no siempre es fácil, incluso para los médicos experimentados, tratar el dolor de cadera.