Psicología

Principales diferencias entre depresión y ansiedad

La depresión y la ansiedad son dos problemas que se dan con bastante frecuencia en la población a nivel mundial. Ambas comparten varias similitudes, sin embargo, son diferentes. Al ser un problema común, es importante reconocer las diferencias entre la depresión y la ansiedad.

Las diferencias entre la depresión y la ansiedad

Antes de nada, es importante definir qué es la ansiedad y qué es la depresión. De este modo, al comprender por separado qué es cada una, podremos ver con mayor claridad las diferencias que hay entre sí.

¿Qué es la depresión?

La depresión es un trastorno psicológico que se caracteriza por producirse a nivel cognitivo. La persona afectada tendrá una valoración negativa de sí misma, y del mismo modo, valorará su futuro y todo lo que se encuentre en su entorno. Esto da paso a la apatía, desmotivación, tristeza, aislamiento, entre otros síntomas.

¿Qué es la ansiedad?

Por su parte, la ansiedad puede presentarse de manera razonable o patológica. La ansiedad es aquella emoción que se da como respuesta ante una situación de peligro o amenaza. Esta emoción se presenta como una forma en la que el cuerpo nos prepara para escapar, lo que genera varios síntomas psicofisiológicos.

Diferencias entre depresión y ansiedad

Para lograr diferencia la depresión y la ansiedad, es necesario prestar atención a 5 puntos claves. Estos son los posibles pensamientos negativos o preocupaciones que afectan a la persona, la capacidad que posee para disfrutar, la motivación y las ganas de querer alcanzar los objetivos, así como las causas que generan los síntomas de depresión o ansiedad.

Pensamientos negativos o preocupaciones

Este es uno de los principales aspectos que diferencian la ansiedad de la depresión. Por un lado, las personas con depresión raramente tienen preocupaciones, pues sienten apatía por todo. Mientras que los pensamientos negativos hacia sí mismo, su entorno y futuro sí que están presentes de forma constante.

En cambio, las personas con ansiedad suelen tener preocupaciones casi obsesivas, a tal punto de no poder dormir bien, comer, entre otras cosas. Ese sentimiento persistente de estar en alerta puede ser bastante perjudicial para la persona afectada.

Capacidad para disfrutar

Otro factor que nos puede ayudar a diferenciar entre la depresión y la ansiedad es la capacidad de disfrutar, ya sea de un estímulo físico o por una situación en concreto. Las personas con depresión son incapaces de disfrutar.

Por su parte, aquellas con trastorno de ansiedad mantienen esa capacidad de disfrutar. No obstante, es importante señalar que, debido al estado de alerta o temor, es más difícil que las personas puedan concentrarse y disfrutar plenamente.

Otros factores que marcan la diferencia entre depresión y ansiedad

Además de los dos aspectos antes señalados, hay otros tres puntos fundamentales para diferenciar la depresión y la ansiedad.

Motivación

La motivación es la iniciativa que puede tener una persona para realizar actividades que le distraigan.

Las personas con depresión suelen tener abulia y anhedonia, lo que significa que no sienten ganas de hacer nada, por divertido o sencillo que parezca.

En cambio, las personas con ansiedad sí están dispuestas a realizar actividades que logren distraerles de sus preocupaciones.

Ganas de cumplir objetivos o trabajar en ellos

El deseo y las ganas de esforzarse por alcanzar una meta u objetivo son nulos en personas con depresión.

Esto se debe a que existe una gran apatía y una desvalorización de las capacidades de uno mismo. Por su parte, quienes tienen ansiedad, sólo procrastinan, es decir, dejan para después la realización de sus metas.

Causas

Las causas que generan el malestar en el individuo también ayudan a diferenciar si lo que experimenta es ansiedad o depresión.

La depresión puede aparecer sin ninguna causa específica, o bien, por una situación concreta. Además, este trastorno no desaparece solo porque pase el tiempo.

Mientras que, quienes tienen ansiedad, experimentan esto debido a distintos factores presentes en sus vidas cotidianas.

Asimismo, cabe mencionar que es muy posible que alguien pueda tener tanto depresión como ansiedad de forma simultánea. Esto, sin duda alguna, puede tener un impacto altamente negativo en la persona afectada.

5/5 (2 Reviews)