Signos de la intolerancia a la lactosa en niños que debes tener en cuenta

La lactosa es un azúcar que se encuentra en los productos lácteos como la leche y el queso. Para poder digerirla, nuestro intestino delgado produce una enzima llamada lactasa. La lactasa transforma la lactosa en glucosa, que es utilizada como energía por el cuerpo. Sin embargo, en la intolerancia a la lactosa en niños y adultos, este proceso digestivo no ocurre apropiadamente.

Intolerancia a la lactosa manifestada en la piel

La intolerancia a la lactosa ocurre cuando tu intestino carece de lactasa. Si no produces lactasa, no podrás descomponer la lactosa correctamente. Lo cual puede derivar en varios problemas y síntomas gastrointestinales.

Síntomas de la intolerancia a la lactosa en niños

Cuando un niño no puede digerir adecuadamente la lactosa, puede causar muchos síntomas. Los signos de que tu hijo puede ser intolerante a la lactosa incluyen:

  • Hinchazón
  • Diarrea
  • Gases
  • Náuseas
  • Dolor de estómago y calambres

Los bebés con intolerancia a la lactosa pueden ser muy quisquillosos y no aumentar de peso ni crecer bien. Los síntomas de intolerancia a la lactosa pueden variar de leves a graves, según la cantidad de lactosa que consume un niño y la cantidad de lactasa que produce el cuerpo del niño.

¿Existe alguna diferencia entre la intolerancia a la lactosa y la alergia a la leche?

La intolerancia a la lactosa no es lo mismo que la alergia a las proteínas de la leche, la alergia alimentaria más común en bebés. Los bebés que tienen alergia a la leche son alérgicos a la proteína de la leche de vaca. Los niños que son intolerantes a la lactosa no pueden digerir adecuadamente la lactosa, que es un azúcar. 

Si bien ambos grupos pueden experimentar síntomas similares, las dos afecciones son muy diferentes.

Causas de la intolerancia a la lactosa en niños

La intolerancia a la lactosa en niños puede darse por diferentes motivos según su edad. Las razones pueden incluir prematurez, deficiencia congénita de lactasa, deficiencia primaria de lactasa y deficiencia secundaria de lactasa.

Prematuridad y deficiencia de lactasa

Aunque la intolerancia a la lactosa no es común en los bebés, algunos bebés que nacen antes de las 34 semanas no tienen un tracto gastrointestinal completamente funcional. 

Pueden carecer de lactasa y otras enzimas que necesitan para digerir los alimentos, aunque pueden desarrollarse más adelante a medida que el niño crece. Curiosamente, estos bebés prematuros aún pueden tolerar fórmulas a base de proteína de leche.

Deficiencia congénita de lactasa

En casos raros, los bebés pueden nacer con intolerancia a la lactosa, lo que se conoce como deficiencia congénita de lactasa.

Los bebés con deficiencia congénita de lactasa nacen sin ninguna enzima lactasa. Estos bebés son diagnosticados muy temprano en la vida porque tienen diarrea severa y no aumentan de peso. Podrás saber de inmediato si tu hijo la tiene.

Deficiencia primaria de lactasa

La causa más común de intolerancia a la lactosa en los niños es la deficiencia primaria de lactasa. Estos niños no tienen suficiente enzima lactasa y la cantidad de lactasa que tienen puede disminuir a medida que crecen. Si bien puede parecer que la intolerancia a la lactosa comienza de repente, empeora gradualmente con el tiempo y los síntomas se vuelven más obvios.

Aproximadamente el 65-70% de la población mundial se ve afectada por la deficiencia primaria de lactasa, que es una condición genética. Es extremadamente común entre las personas de ascendencia asiática y africana, así como entre los nativos americanos. 

Si bien la deficiencia primaria de lactasa puede comenzar a los 2 años, es posible que los síntomas no se noten hasta la adolescencia y la adultez joven.

Deficiencia secundaria de lactasa

Otros niños pueden desarrollar una deficiencia secundaria de lactasa, que puede ocurrir repentinamente después de una enfermedad.

Cualquier enfermedad que lesione el intestino delgado, como la gastroenteritis, puede resultar en una deficiencia de lactasa temporal o a largo plazo. Los bebés menores de 3 meses tienen más riesgo de verse afectados negativamente por esto. Pueden experimentar diarrea severa y un crecimiento deficiente.

Las afecciones crónicas como la enfermedad de Crohn o la enfermedad celíaca también pueden provocar deficiencia de lactasa.

¿Cómo se puede diagnosticar la intolerancia a la lactosa en niños?

Una forma sencilla de determinar si tu hijo es intolerante a la lactosa es dejar de darle productos lácteos (como leche, queso, helado, pizza) y ver si sus síntomas desaparecen. Para asegurarte de que tu hijo siga teniendo una dieta equilibrada, puedes ofrecerle sustitutos lácteos como la vitamina D y suplementos de calcio. 

El pediatra de tu hijo también puede ofrecer recomendaciones adicionales y proporcionar una derivación a un especialista para obtener más ayuda.

Un gastroenterólogo pediátrico puede diagnosticar la intolerancia a la lactosa en niños realizando una prueba de hidrógeno en el aliento. El aumento de la cantidad de hidrógeno durante la prueba después de beber un producto que contiene lactosa indica intolerancia a la lactosa.

Tu hijo también podría ser diagnosticado mediante una endoscopia, un procedimiento mínimamente invasivo para tomar muestras de los tejidos del esófago, el estómago y el intestino delgado. La muestra de tejido del intestino delgado puede analizarse para detectar lactasa y otras enzimas de azúcar.

Qué hacer si tu hijo es intolerante a la lactosa

Si tu hijo es intolerante a la lactosa, existen muchas soluciones que le permitirán tener una dieta sana y equilibrada. Con los alimentos y tratamientos adecuados, puedes ayudar a detener los síntomas de tu hijo.

Para los bebés verdaderamente intolerantes a la lactosa, se recomienda que los padres busquen la ayuda de un gastroenterólogo pediátrico para controlar esta afección. Debido a que estos bebés a menudo «no se desarrollan bien» y tienen diarrea, es posible que necesiten una fórmula especial y deben ser monitoreados de cerca para determinar un aumento de peso adecuado.

Los niños mayores tienen múltiples opciones, como consumir leche sin lácteos y productos de queso sin lácteos o ingerir tabletas Lactaid, que contienen enzimas lactasa. Las tabletas de Lactaid vienen en forma masticable para niños de 4 años en adelante.

Si el niño tiene una deficiencia de lactasa secundaria temporal, puedes ayudarlo a evitar los productos lácteos durante aproximadamente dos semanas y luego reintroducirlos. La intolerancia transitoria a la lactosa a veces puede ocurrir después de una gastroenteritis viral o bacteriana.

Acerca del autor

Equipo Editorial

Equipo Editorial

Equipo editorial de Vida Lúcida. Somos un equipo de trabajo comprometido con la propuesta de temas informativos y redacción basada en fuentes serias y confiables para asegurar un artículo de calidad a nuestros lectores.