10 signos de que estás teniendo pérdida ósea y cómo solventarlo

Todos conocemos a una persona mayor con osteoporosis: es uno de los problemas más comunes del envejecimiento, que afecta a más de la mitad de los adultos mayores de 50 años. Todos esperamos que la osteoporosis no nos suceda, ya que los huesos débiles pueden provocar fracturas, y las fracturas, a su vez, conducen a todo tipo de consecuencias aterradoras. Pero, hay algunas señales que pueden indicarte que estás teniendo pérdida ósea así puedes comenzar a solventarlo.

pérdida ósea

Pero ¿cómo saber si tus huesos son lo suficientemente resistentes como para mantenerte a salvo? Es complicado, porque la osteopenia, el proceso de adelgazamiento óseo que precede a la osteoporosis en toda regla, puede ocurrir sin síntomas obvios.

Signos de que estás teniendo pérdida ósea

Estas son las 10 principales señales de advertencia de pérdida ósea, junto con consejos sobre cómo puedes responder:

Fracturas recientes

Has tenido más de una fractura en los últimos dos años, o has tenido alguna fractura que fue mucho más seria de lo que parecían las circunstancias

Hay un casi de una mujer que descubrió que tenía osteopenia u osteoporosis leve, cuando se fracturó el tobillo simplemente al salir de la acera. Tus huesos deben ser lo suficientemente fuertes como para soportar un impacto, y si no lo son, querrás saber más sobre lo que hay detrás de eso.

Lo que puedes hacer: Hazte una prueba de densidad ósea, también llamada prueba DXA o densitometría, que es un tipo especializado de rayos X que mide la cantidad de calcio y otros minerales clave para endurecer los huesos dentro de cada segmento óseo.

Los médicos consideran que las pruebas de densidad ósea son un predictor bastante preciso del riesgo de fractura, porque muestran si tus huesos son densos y sólidos o porosos (lo que los hace frágiles).

Tus huesos son naturalmente delgados

Desafortunadamente, si tus huesos son pequeños y delgados para empezar, tienes menos hueso que perder. Es probable que las personas con huesos pequeños y delicados desarrollen osteoporosis a una edad más temprana.

Esto no significa que las personas grandes o de huesos gruesos no contraigan osteoporosis; solo que las personas delgadas o de huesos pequeños no tienen que esforzarse demasiado para estar en riesgo de fractura.

Alcanzamos el pico de masa ósea y dejamos de construir hueso cuando tenemos entre 20 y 25 años, y en algún punto entre los 30 y 40 comenzamos a perder hueso.

La tasa de pérdida ósea depende de nuestra genética y de cuán vigilantes estamos con respecto a la dieta, el ejercicio y otros factores que mantienen nuestros huesos fuertes.

Lo que puedes hacer: si tienes menos de 40 años, haz todo lo que puedas en tus 30 años para desarrollar hueso: coma llevar una dieta rica en lácteos y otros alimentos ricos en calcio y haz mucho ejercicio de alto impacto, que es cualquier cosa que implique correr o saltar.

Si tienes 40 años o más, continúa comiendo nutritivamente, añade algún suplemento de calcio, magnesio y vitamina D y haz ejercicios de entrenamiento de fuerza además del ejercicio de impacto. Se ha demostrado que el entrenamiento de fuerza previene la pérdida ósea.

Tomas prednisona o algún otro corticosteroide para tratar una condición autoinmune

Tomar medicamentos con cortisona durante un largo período de tiempo interfiere con los niveles hormonales de una manera que lixivia el calcio, la vitamina D y otros nutrientes de los huesos.

Las personas que tienen enfermedades autoinmunes como la enfermedad de Crohn, el lupus o la artritis reumatoide tienen osteoporosis a una tasa mucho más alta que la persona promedio debido a los corticosteroides utilizados para tratar estas afecciones.

Es más probable que esta señal de advertencia sea importante para las mujeres, porque para empezar son más propensas a contraer enfermedades autoinmunes.

También son más propensas porque tener niveles normales de estrógeno son necesarios para mantener un hueso sano.

Tomar una hormona tiroidea para la tiroides baja o tomar antidepresivos de los tipos ISRS, también está relacionado con niveles más altos de pérdida ósea, aunque los expertos aún no están seguros de por qué.

Qué puedes hacer: si necesitas tomar corticosteroides para tratar una afección de salud, el riesgo resultante para tus huesos requiere la supervisión cuidadosa de un médico.

La mayoría de los médicos ahora hacen que los pacientes se realicen un análisis de densidad ósea poco después de recibir corticosteroides, para asegurarse de que tengan la masa ósea necesaria para resistir el efecto de los medicamentos.

Tu médico también puede ordenar un análisis de calcio en orina de 24 horas y una prueba de vitamina D para verificar tu nivel de este nutriente que fortalece los huesos.

Si tomas corticosteroides a largo plazo, es probable que te hagan una radiografía de la columna vertebral, ya que a veces se producen pequeñas fracturas que al principio no puedes sentir. Muchos médicos también recetarán bifosfonatos, que son medicamentos para la formación de huesos.

Fumas

Los expertos no saben exactamente por qué fumar afecta la salud de los huesos, pero en numerosos estudios está claro que lo hace. Fumar tiene una alta correlación estadística con la osteoporosis, por lo que si has sido fumador durante toda tu vida adulta, es muy probable que hayas comprometido tus huesos.

Lo que puedes hacer: nadie quiere que se le diga una vez más que deje de fumar, pero eso es exactamente lo que tus huesos te piden que hagas. La buena noticia es que, sin importar tu edad cuando dejas de fumar, aún puedes aprovechar los beneficios para la salud de no fumar y darle a tu cuerpo la oportunidad de recuperarse.

Tomas más de una bebida alcohólica al día

El alcohol es un debilitador de los huesos; lixivia el calcio, magnesio y otros minerales de los huesos. Cuanto más bebas, más probable es que suceda esto. Las mujeres son más vulnerables a este tipo de pérdida ósea que los hombres, quizás porque son más vulnerables a los efectos del alcohol en general.

Lo que puedes hacer: Desafortunadamente para aquellos a quienes les gusta beber, la solución principal aquí es reducir el consumo. Intenta saborear una o dos copas de vino por noche, luego cambia a té de hierbas o leche tibia con miel.

Eres intolerante a la lactosa o tienes otras razones para no consumir leche

La leche es uno de los mejores constructores de huesos, y no solo por el calcio. La vitamina D, un ingrediente importante en la leche fortificada, es aún más importante. La mayoría de los adultos tienen deficiencia severa de vitamina D, lo que los pone en riesgo no solo de tener huesos débiles sino de varios tipos de cáncer.

Y la leche comprada en supermercados, fortificada con vitamina D, es una de las únicas fuentes dietéticas de este importante nutriente.

Lo que puedes hacer: lo importante es el calcio, la vitamina D y otros minerales en la leche, no la leche en sí. Consigue leche de soya o arroz enriquecida con estos nutrientes y bébela regularmente.

También toma un suplemento que contenga calcio, magnesio y vitamina D; estos tres minerales trabajan sinérgicamente para construir y proteger los huesos.

Has luchado contra un trastorno alimentario

Un historial de anorexia es una gran señal de alerta para la osteoporosis. Esto se debe a que el peso corporal artificialmente bajo reduce los niveles hormonales, lo que provoca la omisión de periodos. Cualquier cosa que reduzca los niveles de estrógeno interfiere con la construcción ósea.

Qué puedes hacer: si tienes antecedentes de anorexia o bulimia, informa a tu médico o terapeuta. Existen programas de tratamiento que han demostrado ser exitosos para controlar los trastornos alimentarios, y esto es importante para que puedas proteger tus huesos en el futuro.

Además, asegúrate de beber leche fortificada con calcio y vitamina D.

Solo mujeres: tus periodos son irregulares o infrecuentes

Los niveles bajos de estrógeno generalmente son responsables de perder períodos o de un ciclo que comienza y se detiene. Desafortunadamente, el bajo nivel de estrógeno contribuye directamente a la pérdida ósea.

Los niveles bajos de estrógeno pueden ser causados por un trastorno alimentario, ejercicio excesivo o un síndrome de ovario poliquístico (PCOS).

Qué puedes hacer: si tus períodos son irregulares y no tienes bajo peso, habla con tu médico. Es posible que tengas una afección relacionada con las hormonas, como la enfermedad de ovario poliquístico (PCOS), que es fácilmente tratable.

Tu médico puede recetarte píldoras anticonceptivas de baja dosis, por ejemplo, que es una solución fácil para los períodos irregulares y las interrupciones hormonales que pueden estar detrás de ellos.

Parientes que tuvieron o tienen osteoporosis antes de los 50 o antes de la menopausia

Los antecedentes familiares son un indicador importante de que tus huesos se están debilitando. Si provienes de una familia en la que los adultos mayores tienen antecedentes de fracturas, mala postura o pérdida de estatura, es probable que los miembros de tu familia hayan tenido osteoporosis, ya sea que haya sido diagnosticada o no.

Y si la tuvieron, es probable que tú también.

Lo que puedes hacer: compila un historial de salud familiar hablando con tus padres, abuelos y cualquier otra persona que tenga información familiar. Si tuviste familiares que sufrieron osteoporosis, informa a tu médico.

Si eres más joven y tu médico se ha resistido a las solicitudes de un escáner óseo, esta información te ayudará en tu búsqueda.

Eres caucásico, asiático, mujer, o mayor de 50 años

Tener solo uno de estos factores de riesgo hace que sea más probable que tus huesos se estén adelgazando. Si las tres aplican en ti, existe una buena posibilidad de que tus huesos corran el riesgo de fracturarse.

Pero las mujeres afroamericanas también tienen motivos para preocuparse. Un estudio reciente mostró que una baja masa ósea es mucho más común de lo que se creía en todos los grupos étnicos, incluidos los afroamericanos.

Si tienes 60, 70 o más, presta aún más atención. El riesgo de adelgazamiento óseo aumenta con la edad; Los expertos en osteoporosis estiman que después de los 75 años, el 90 por ciento de las mujeres sufrirán una fractura.

Lo que puedes hacer: no puedes cambiar ninguno de los factores raciales, de género o de edad que te hacen quien eres. Pero saber en qué categoría de riesgo caes puede ayudarte a ser más consciente del estado de tus huesos y abogar por ti mismo con tu médico.

Si tienes más de 50 años y las pruebas muestran que tus huesos se están debilitando, tu médico debe hacerte una historia clínica y ordenar exámenes de laboratorio antes de prescribirte. Según tu historial y resultados de análisis, es el tratamiento que se te debe prescribir.

Bibliografía

Hunter, DJ y Sambrook, PN (2000). Pérdida de hueso. Epidemiología de la pérdida ósea. Investigación sobre artritis , 2 (6), 441–445. https://doi.org/10.1186/ar125

Marcucci, G. y Brandi, ML (2015). Causas raras de osteoporosis. Casos clínicos en el metabolismo mineral y óseo: la revista oficial de la Sociedad Italiana de Osteoporosis, Metabolismo Mineral y Enfermedades Esqueléticas , 12 (2), 151-156. https://doi.org/10.11138/ccmbm/2015.12.2.151

Acerca del autor

Avatar

Tay Cuéllar

Soy Tay Cuellar, administradora de Vida Lúcida y diversos blogs de temática salud, superación personal y bienestar. Te invito a mi espacio donde podamos compartir información y aprender sobre dietas saludables, ideas de ejercicios y motivación para mujeres (y hombres) que estén padeciendo enfermedades crónicas o autoinmunes. ¡Encuéntrame en mis redes sociales!

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.