Alergias Salud

Síntomas de alergia a los animales y cuáles son las causas

La alergia a los animales es aquella desencadenada por el contacto directo o aspiración de pequeños restos de orina, suero, secreciones de glándulas sebáceas y salivares o excretas, provenientes de animales, y que contienen los alérgenos causantes de la aparición de síntomas de rinoconjuntivitis, asma bronquial, urticaria y hasta shock anafiláctico.

alergia a los gatos

Los alérgenos penetran en el organismo del individuo alérgico y producen una reacción de hipersenbilidad a través de la producción de anticuerpos del tipo IgE que al reaccionar ocasionan la liberación de histamina y de otro mediadores inflamatorios en la mucosa nasal, ocular o bronquial y posteriormente la aparición de síntomas típicos de alergia.

Esto repercute en la calidad de vida de los pacientes produciendo alteraciones en ritmo del sueño, irritabilidad, dificultad para la concentración, reducción y limitación de la actividad física por agotamiento, deterioro del rendimiento escolar y laboral, requiere de tratamiento médico recurrente, y con frecuencia asistir a consultas médicas y servicios de urgencias.

¿Cuáles son las causas de alergia a los animales? 

Los animales que poseen pelo son los principales causantes de alergia, pero también se ha evidenciado en contacto con animales con plumas y escamas en el caso de los reptiles. Siendo estas últimas poco frecuentes.

Se han descrito 366 especies de animales capaces de desencadenar reacciones alérgicas en seres humanos. Los gatos y los perros son los más comunes debido a que son las mascotas más populares, sin embargo, se han descrito alergias en otras especies animales tales como caballos, conejos, cobayas, háms­teres, ratas, ratones, jerbos, chinchillas, hurones, ardillas, aves, y reptiles, etc.

Existen factores hereditarios  que predisponen a sufrir de alergia a los animales. Los antecedentes alérgicos en la familia, aumentan el riesgo de desarrollo de alergia en los niños.

La posibilidad de desarrollar alergias dependerá de la frecuencia con que la persona está expuesta al animal. A mayor exposición al animal aumentará la probabilidad de volverse alérgico. Sin embargo, un sujeto puede llegar a ser alérgico a animales con los que nunca ha estado en contacto, esto debido a que los alérgenos de los animales permanecen en partículas diminutas inferiores a 5 micras flotando en el aire durante largo tiempo y se esparcen con mucha facilidad en el ambiente, además de que pueden ser transportadas en fómites como ropa y en el cabello humano, pudiendo sensibilizarse si frecuenta lugares con suficiente concentración de alérgenos.

En algunos casos no es el animal quien desencadena la reacción sino el entorno que lo rodea, la presencia de garrapatas u otra infestación de parásitos, así como también el desarrollo de ácaros que se nutren de la descamación de la piel del animal o de los hongos que circundan ambientes húmedos.

Perro  y gatos

El pelo no es la principal causa de atopia a los animales sino a los alérgenos presentes en las partículas de caspa y en las glándulas salivales y sebáceas. Al descamarse estas células se formas partículas microscópicas que permanecen suspendidas en el aire y pueden perdurar largos periodos de tiempo, cuando estas son inhaladas producen síntomas respiratorios y en ojos.

El pelo también puede ocasionar alergia pero en menor proporción ya que este se deposita en el suelo y no permanece en el aire. En el caso de los gatos, la probabilidad de desarrollar asma bronquial si las personas son alérgicas a este animal es entre 4 y 6 veces mayor que en los no atópicos.

Roedores

 En el caso de los roedores su orina es la principal fuente de alérgenos, queda adherida a las partículas de polvo al secarse y se mantienen en el ambiente.

Aves

Existen casos documentados de rinitis y asma por las plumas de aves. Se ha demostrado que esta alergia se debe a los ácaros que colonizan las plumas.

Existen diversos casos descritos sobre otra afección respiratoria llamada neumonitis por hipersensibilidad producida por las plumas y las deposiciones de las aves, la cual aqueja con frecuencia a criadores de aves, las manifestaciones clínicas que se presentan son tos seca dificultad para respirar, escalofríos, fiebre y malestar general, estos aparecen aproximadamente en 4 – 6 horas posteriores al contacto con las aves.

Reptiles

Están descritos casos aislados de alergia a ranas, iguanas, lagartos entre otros reptiles. Las escamas que estos desprenden pueden originar reacciones alérgicas.

Referencias

  • Simpson A., y A. Custovic. «Pets and the development of allergic sensitization». Curr Allergy Asthma Rep., 5 (3), (2005): 212-220.
  • Platts-Mills, T. A. E. «Indoor allergens». En Middleton’s Allergy:Principles and Practice. 6.ª ed. Filadelfia: Mosby INC, 2003:557-572.
0/5 (0 Reviews)