Una guía para principiantes para tener un buen desayuno Paleo

Tener un buen desayuno ya implica una dificultad para la mayoría de las personas. Ahora, cuando uno empieza en la dieta Paleo el desayuno puede volverse todo un reto. Desde el inicio pareciera que este estilo de vida es demasiado restrictivo. El desayuno Paleo limitará el consumo de alimentos a los que estábamos muy acostumbrados a comer por la mañana (granola, avena, pan tostado).

Guía para desayuno Paleo
Una buena opción para el desayuno paleo

Pero hay muy buenas razones para esto: la mayoría de los alimentos característicos del desayuno no te preparan lo suficiente para el día. Sigue leyendo para descubrir por qué, y aprende cómo puedes acostumbrarte al desayuno Paleo.

La anatomía del desayuno típico occidental 

Si te detienes a observar la dieta típica occidental, te darás cuenta de que la mayoría de los desayunos entre semana se dividen en dos categorías: café y carbohidratos. Muchas personas dejan alimentos como las salchichas, el tocino y los huevos para el fin de semana cuando «tienen tiempo para cocinar». Al salir de casa los martes, simplemente toman una taza de café y se llevan un sándwich o pan para comer en el auto.

Y así es la mayoría de las veces: primero te tomas tu café y después comes tus carbohidratos. Casi todas los alimentos que se consumen típicamente en el desayuno en un día laboral son básicamente carbohidratos refinados y nada más, o tal vez un poco de grasa encima si estás comiendo un pan con queso crema o con mantequilla de maní. 

Las donas, los croissants, la granola (sí, incluso la granola «alta en proteínas»; lee la etiqueta de información nutricional y descubre por ti mismo la poca proteína que tiene en verdad), avena, cereales para el desayuno … todo esto es un gran festín de carbohidratos.

Esta combinación de café y carbohidratos no es accidental. He aquí por qué es tan popular:

  • El café te despierta después de haber tenido una noche de sueño insuficiente.
  • Los carbohidratos refinados elevan tus niveles de azúcar en la sangre rápidamente para darte un impulso de energía y mejorar tu humor. Por supuesto, te volverá a dar hambre dos horas después cuando este pico de energía descienda, pero para eso están los snacks de las 10:00, ¿verdad?

Esto es como una bebida energética en forma de alimento. Y al igual que una bebida energética, ocasionará que tus niveles de azúcar en sangre estén en una montaña rusa durante el resto del día. Esto podría presentarse como cambios de humor, antojos de azúcar, aumento y disminución de la energía, etc.

La solución: el desayuno Paleo

En la dieta Paleo, el enfoque para el desayuno es básicamente el opuesto. En lugar de hacerte susceptible a fluctuaciones del azúcar en la sangre, un desayuno Paleo está diseñado para brindarte energía estable y duradera mediante el consumo de proteínas y grasas, y así mantenerte con energías hasta el almuerzo. Aún puedes seguir tomando café si lo necesitas, pero es posible que ya no lo hagas una vez que empieces a dormir adecuadamente.

Entonces, ¿cómo se vería este desayuno? Esta es la anatomía de un desayuno Paleo.

  • Proteína: huevos, carne, pescado o yogur (si toleras los lácteos, no todos los toleran)
  • Grasa saludable: aceites Paleo saludables, aguacate, aceitunas o carnes grasas como el tocino.
  • Verduras: sí, es bueno comer verduras en el desayuno.También puedes comer algunas frutas, pero no reemplazarán a las verduras.

Puedes comer los alimentos que quieras, siempre que contengan proteínas, grasas y verduras. No necesariamente tienes que comer “alimentos para el desayuno” en el desayuno. Esta es la lección más importante que un principiante puede aprender sobre los desayunos Paleo. 

Sí, estás acostumbrado a comer alimentos específicos para empezar el día, pero eso no significa que tengas que hacerlo así. Eres adaptable: si lo haces de manera diferente, esta nueva forma se volverá «normal» rápidamente.

No hay absolutamente ninguna razón por la que el desayuno deba verse diferente de cualquier otra comida. Pero claro, las empresas de alimentos invierten mucho para poder venderte bolsas de hojuelas azucaradas llamadas «cereal para el desayuno» y así convencerte de que el desayuno requiere un tipo específico de alimento o imagen.

Este es un cambio bastante drástico; es totalmente comprensible si quieres empezar con omelettes y otros alimentos tradicionales para el desayuno durante las primeras semanas. Pero luego diversifica: ¡podrías descubrir algo que amas y que nunca hubieras probado de no ser por la dieta Paleo!

Conclusión

El desayuno es una de las mayores dificultades para los principiantes en el Paleo, pero también es una de las comidas más importantes, ya que puede prepararte para tener un gran día. Si estás llevando una dieta Paleo, puedes tener un desayuno saludable (proteínas, grasas y verduras, como cualquier otra comida) o ayunar si así lo prefieres. 

Limita las imitaciones Paleo de los hotcakes, granola, muffins y otra comida chatarra: son buenos como golosinas, pero nutricionalmente no son los mejores.

Es un gran cambio, pero si te sumerges directamente hacia él, te acostumbrarás muy rápido y el desayuno Paleo se convertirá en tu nueva «normalidad».

Acerca del autor

Nutrición y Vida

Nutrición y Vida

Somos un equipo de redacción orientados en temas de nutrición y estilo de vida saludable. La información que compartimos tiene solamente un propósito informativo.