Cáncer

Vegetales crucíferos y sus grandes propiedades anticáncer

Las estadísticas alarmantes ahora sugieren que más de la mitad de todos los cánceres en adultos por ejemplo en regiones occidentales, pueden ser causados por una dieta deficiente. Lo que estos números alarmantes significan es que gran parte de la muerte y la miseria causadas por el cáncer pueden prevenirse. Afortunadamente, la evidencia científica ha establecido que los vegetales crucíferos contienen componentes vitales para combatir el cáncer ya que ofrecen una poderosa protección contra los carcinógenos.

vegetales crucíferos

Los compuestos que se encuentran en ciertos vegetales respaldan el proceso natural de desintoxicación del cuerpo y ayudan a eliminar los agentes causantes de cáncer en nuestros alimentos, agua y medio ambiente.

El brócoli, la coliflor y otros vegetales crucíferos contienen únicamente fitonutrientes que promueven la salud y han demostrado ayudar a prevenir la aparición y detener la progresión de los cánceres de colon, mama, próstata, tiroides, cuello uterino y otros cánceres.

Estos compuestos naturales también promueven un metabolismo saludable de los estrógenos en el cuerpo, un componente crítico en cualquier estrategia de prevención de enfermedades, al tiempo que contrarresta el ataque diario de químicos que causan cáncer.

En este artículo, examinamos los extraordinarios compuestos preventivos de enfermedades que se encuentran en los vegetales crucíferos, cómo ejercen sus efectos multifacéticos para combatir el cáncer y cómo puedes aprovechar estos nutrientes para protegerte contra una multitud de agentes inductores de cáncer.

Lista de las verduras crucíferas

Si bien es posible que no haya escuchado antes el término verdura crucífera, es probable que hayas incluso, cultivado muchos de ellos en tu jardín. Incluyen:

Rúcula, Bok choi, Brócoli, Brócoli Rabe, Brócoli Romanesco, Coles de Bruselas, Coliflor, Brócoli Chino, Col China, Coles verdes, Daikon, Berro de Jardín, Rábano picante, Col rizada, Colmillo, Rutabaga, Tatsoi, Mizuna, Mostaza, Mizuna, Mostaza – semillas y hojas, Pak choi, Nabos – raíz y verdes Wasabi, Berros.

¿Representa el cáncer una deficiencia de vegetales crucíferos?

Los científicos ahora creen que una razón importante por la que tantas personas contraen cánceres mortales es que no comen suficientes frutas y verduras saludables. Solo un pequeño porcentaje de la población consume las cinco porciones diarias de frutas y verduras que se recomienda para una buena salud.

Aún más angustiante, nuestra dieta diaria es sorprendentemente deficiente en algunos de los alimentos disponibles más potentes para combatir el cáncer: vegetales crucíferos como el brócoli, la coliflor, las coles de Bruselas y la col rizada.

Las verduras crucíferas son ricas en vitaminas, minerales y antioxidantes, que sin duda contribuyen a sus efectos saludables. Sin embargo, los científicos han identificado otros compuestos bioactivos en estos vegetales que son específicamente responsables de sus efectos preventivos del cáncer. Estos compuestos, que se llaman glucosinolatos, se transforman en indol-3-carbinol (I3C) y diindolilmetano (DIM) en el cuerpo.

Una deficiencia de nutrientes de crucíferas puede contribuir al cáncer

Una deficiencia dietética de fitonutrientes que se encuentra en los vegetales crucíferos puede contribuir a la aparición del cáncer de muchas maneras. Todos los días, estamos expuestos a compuestos que inducen cáncer en nuestro entorno.

Las verduras crucíferas mejoran dramáticamente la capacidad del cuerpo para neutralizar estos carcinógenos, proporcionando así un apoyo esencial para prevenir el cáncer.

Otra causa importante de cáncer proviene del propio cuerpo. Cuando los estrógenos se metabolizan a través de ciertas vías bioquímicas, se vuelven más propensos a desencadenar cáncer. Los adultos mayores sufren de una alta prevalencia de cánceres asociados con un desequilibrio en el metabolismo del estrógeno.

Las crucíferas contienen compuestos que promueven una ruta más saludable para descomponer el estrógeno en el cuerpo, protegiendo así contra el cáncer. Los compuestos vegetales de las crucíferas actúan a través de muchos otros mecanismos en el cuerpo para proteger contra el crecimiento y la propagación de los cánceres existentes.

Neutralización de toxinas dietéticas y ambientales

Las verduras crucíferas ayudan a protegernos del cáncer al proteger contra los compuestos tóxicos que se encuentran cada día en nuestros alimentos, aire, agua y medio ambiente.

Los compuestos similares al estrógeno en el ambiente se llaman xenoestrógenos. Ingerimos y absorbemos xenoestrógenos de plásticos utilizados en botellas de bebidas y recipientes de alimentos, productos químicos industriales y pesticidas. En el cuerpo, estos xenoestrógenos son compuestos tóxicos que potencialmente pueden desencadenar la aparición o progresión del cáncer.

También puedes leer:  Síntomas de las metástasis en los huesos y cómo se diagnostica

Al imitar los estrógenos, los xenoestrógenos influyen en los procesos regulados por las hormonas e inducen cambios en los factores de crecimiento, lo que puede sentar las bases para el cáncer.

Un ejemplo de xenoestrógenos particularmente tóxicos son los contaminantes ambientales conocidos como PCB, o bifenilos policlorados. Se han encontrado niveles peligrosos de PCB en adultos y niños que viven en áreas donde estos químicos han contaminado el suelo, el agua y el aire.

Es alarmante que, a pesar de la prohibición de su producción y uso en ciertos lugares, se abrieron paso en la cadena alimentaria, particularmente en ciertos tipos de mariscos como el salmón del Atlántico. Numerosos estudios demuestran que los PCB tienen una multitud de efectos adversos en la salud humana.

Toxinas ambientales neutralizadas por crucíferas

Por ejemplo, un estudio encontró que los hombres que habitan en zonas urbanas que comen pescado no solo tienen los niveles más altos de PCB y toxinas relacionadas, sino que también tienen la mayor incidencia de indicadores de infertilidad masculina, como bajo volumen de eyaculación, bajo recuento de espermatozoides y mala motilidad de los espermatozoides.

Algunos científicos creen que los PCB son responsables del aumento en la incidencia de alergias, enfermedades autoinmunes y cánceres dependientes de hormonas, como ciertos tipos de cáncer de mama y próstata. Otros investigadores informan que la exposición a estas toxinas en el aire puede afectar negativamente al cerebro, alterando el estado de ánimo y la concentración.

La exposición a PCB se ha relacionado con el aumento de las tasas de endometriosis en las mujeres, una enfermedad crónica asociada con el dolor pélvico y la infertilidad.

Aunque es casi imposible evitar por completo estos contaminantes, las investigaciones muestran que puede ser posible aumentar la protección contra ellos consumiendo cantidades óptimas de fitoquímicos saludables de las verduras crucíferas.

Estos fitoquímicos, que incluyen I3C y otros compuestos, mejoran la eficacia del sistema de desintoxicación primaria del cuerpo: los sistemas enzimáticos de las fases I y II del hígado. Estas enzimas ayudan a transformar toxinas y carcinógenos nocivos en compuestos inocuos que el cuerpo puede eliminar de manera segura.

Promover un saludable metabolismo del estrógeno

Como se señaló anteriormente, un desequilibrio de los estrógenos en el cuerpo puede preparar el escenario para el cáncer, y los adultos mayores son particularmente susceptibles a los cánceres asociados con el aberrante metabolismo de los estrógenos. Afortunadamente, los compuestos vegetales crucíferos como I3C y DIM pueden proporcionar una poderosa protección contra el cáncer promoviendo el metabolismo óptimo del estrógeno.

El estradiol es el estrógeno primario en circulación en el cuerpo, así como uno de los más activos. El cuerpo metaboliza el estradiol a través de dos vías separadas.

Una vía da como resultado la conversión de estradiol en una forma menos potente de estrógeno (2-hidroxiestrona), mientras que la otra vía aumenta la producción de un metabolito de estrógeno más tóxico (16 alfa-hidroxiestrona). Los investigadores creen que las mujeres que metabolizan principalmente el estradiol al metabolito tóxico pueden tener un mayor riesgo de cáncer de mama.

Este delicado equilibrio de estrógenos también es crucial para la salud de los hombres. En un estudio que examinó la proporción de metabolitos de estrógeno en relación con el riesgo de cáncer de próstata, los niveles elevados del metabolito más activo se relacionaron con un mayor riesgo de cáncer de próstata.

Estos hallazgos importantes sugieren que la proporción de metabolitos de estrógeno en un hombre puede ofrecer una perspectiva importante sobre su riesgo de cáncer de próstata.

Afortunadamente, los compuestos vegetales crucíferos I3C y DIM son efectivos para cambiar el metabolismo del estradiol a la vía más beneficiosa, reduciendo así los niveles de 16 alfa-hidroxi- estestrona tóxica y aumentando los niveles de 2-hidroxiestrona protectora. Esta modulación beneficiosa del metabolismo del estrógeno se ha correlacionado con un menor riesgo de cáncer de mama y otros tipos de cáncer, incluidos los cánceres de cuello uterino, próstata e incluso de cabeza y cuello.

También puedes leer:  Cómo usar aceite de oliva para prevenir el cáncer de mama

Los compuestos vegetales crucíferos I3C y DIM pueden por lo tanto jugar un papel importante en la lucha contra el cáncer mediante la promoción de un metabolismo saludable del estrógeno.

vegetales crucíferos anticáncer

Cómo obtener los beneficios de los vegetales crucíferos

Si bien los beneficios para la salud de las verduras crucíferas son indiscutibles, puede ser difícil obtener cantidades óptimas de estos potentes combatientes contra el cáncer solo con la dieta. Los estudios han demostrado que incluso si se comen estas verduras todos los días, sus glucosinolatos beneficiosos pueden perderse durante el almacenamiento de alimentos, o ser degradados o lixiviados durante el procesamiento de alimentos.

Además, cocinar verduras crucíferas tiende a inhibir la conversión de gran parte de su contenido de glucosinolato en compuestos beneficiosos para combatir el cáncer.

Para ayudar a todos a beneficiarse del poder de lucha contra el cáncer de los vegetales crucíferos, los científicos han identificado y aislado sus compuestos más bioactivos y los han puesto a disposición como suplementos dietéticos concentrados de bajo costo. Estos fitonutrientes que combaten el cáncer pueden ser más beneficiosos cuando se consumen con las comidas, ya que ayudan a neutralizar los carcinógenos de la dieta.

Conclusión

Por increíble que parezca, las verduras y las hierbas que se encuentran fácilmente en el pasillo de cualquier supermercado contienen algunos de los compuestos más potentes para combatir el cáncer que se encuentran en toda la naturaleza.

Los fitonutrientes naturales derivados de vegetales crucíferos como el brócoli, la coliflor y el berro, junto con los poderosos polifenoles antioxidantes como el ácido carnósico y el carnosol de romero, ofrecen un apoyo amplio y de gran alcance para mantener un metabolismo saludable del estrógeno y proteger contra la ubicua y provocadora de cáncer. Agentes encontrados todos los días en nuestro entorno.

La incorporación de estos compuestos extraordinariamente potentes a base de plantas en un programa de suplementación diaria es una forma segura, efectiva y económica de protegerse contra muchos de los cánceres más comunes y letales de la actualidad.

Las carnes carbonizadas elevan el riesgo de cáncer

La carne que se ha cocinado a altas temperaturas es una de las fuentes más comunes de carcinógenos en la dieta. Cuando se cocinan a un estado “bien hecho”, las carnes contienen compuestos peligrosos, incluidas las aminas heterocíclicas. Se sabe que estos compuestos causan mutaciones en el ADN y el cáncer en animales. Los científicos han confirmado recientemente que comer carne bien hecha también representa un riesgo para la salud de los humanos.

Los estudios epidemiológicos han relacionado el consumo de carne bien cocida con los cánceres de colon, mama y estómago en adultos. En los hombres, un mayor consumo de carne bien cocida se ha relacionado con un mayor riesgo de cáncer de próstata.

Es importante destacar que la ingesta de carne total, roja o blanca no aumentó el riesgo de cáncer de próstata, lo que llevó a los científicos a concluir que son las aminas heterocíclicas producidas por la cocción a alta temperatura, en lugar de la carne en sí, lo que aumenta el riesgo de cáncer de próstata.

Si bien las aminas heterocíclicas en sí mismas no son cancerígenas, se transforman en el cuerpo en compuestos químicamente reactivos que pueden interactuar con el ADN para desencadenar el inicio del cáncer. Los científicos creen que es posible reducir los riesgos de estos carcinógenos potenciales mediante el uso de nutrientes y dietéticos.

Los compuestos protectores derivados de los vegetales, especialmente los vegetales crucíferos, pueden ayudar a disminuir los peligros de los carcinógenos potentes derivados de la carne al prevenir su activación o al aumentar su desintoxicación.

Los científicos han notado que los vegetales crucíferos ayudan a proteger contra el daño al ADN y los cambios precancerosos que las aminas heterocíclicas pueden inducirlas. Por lo tanto, asegurar una ingesta regular de compuestos vegetales crucíferos (y suplementación), puede ayudar a proteger contra una de las fuentes más frecuentes de carcinógenos en la dieta.

Bibliografía:
Vegetales crucíferos y sus grandes propiedades anticáncer
5 (100%) 3 votos

Deja tu comentario

avatar
  Subscribirse  
Notificar